lunes, 7 de agosto de 2006

Imagina




Sé que se puede pensar que esta canción se ha convertido en un tópico que, de repetido y usado, se ha desgastado y perdido fuerza, y sé que puede parecer un recurso fácil e incluso inútil recordarla. Yo no lo creo así.

Su mensaje sigue más vigente que nunca pero, paradójicamente, cada vez más lejos de la realidad, y lo que es peor, de los sueños y la imaginación humana. Porque a veces siento que hemos renunciado a imaginar un mundo mejor, a creer en él, a caminar hacia él. El hombre se ha convertido en un cínico, que sabe que el mundo está mal hecho, pero que ha renunciado a cambiarlo e incluso a creer que pueda ser cambiado.

Caminamos en la dirección equivocada, pero nadie parece saber cómo cambiar de rumbo, porque nadie tiene demasiado interés: ya no se cree que exista un rumbo mejor, y preferimos no mirar hacia donde nos conduce éste. Nos dejamos llevar por la corriente, y nos excusamos diciendo que es demasiado poderosa. Y allá vamos, y seguimos, entre la inconsciencia fingida y necesaria, y el cinismo atroz.

Hubo un tiempo en que se creía en la revolución, que podía adoptar la forma de muchas revoluciones: pacífica o armada, lenta o rápida, total o parcial, repentina o gradual, usando el trabajo, la fuerza, el arte, las costumbres, las pancartas, el clamor, el amor libre, el ser realistas y pedir lo imposible, el no nos moverán, la imaginación al poder, libertad, igualdad, fraternidad, la tierra para el que la trabaja, el no no no, el huir a la sierra, el saber lo que no se quería e intentar construir, o buscar, o alcanzar lo que sí se quería... Tendrían sus fallos, tendrían sus lacras, sus errores, sus miserias... pero estaban bendecidos por esa fe que, según decían, mueve montañas.

Hoy, Fidel está enfermo y Estados Unidos babea frente al pastel con la careta de la lucha por la democracia, a Evo Morales se le mira con escepticismo esperando que cumpla un plazo inexorable, y mientras tanto, siguen los bombardeos, los atentados, los abusos, los llantos, el olor a muerte en el telediario, los negocios asesinos e implacables a costa de lo que sea, las desigualdades y las injusticias clamorosas, la ley del más fuerte siempre y todavía, la desesperación silenciosa de los aplastados, la compasión lejana de los privilegiados, el silencio cómplice de muchos que aún pueden pararse a pensar...

Y a todos estos males, se unen los brazos caídos y la resignación. Como mucho, se intentan poner parches... pero ya nadie imagina que otro mundo sea posible, y en consecuencia, nadie va a intentar construirlo. Estas son las reglas. Están mal, pero son las que hay y creemos que ya no es posible cambiarlas. Lo único que queremos y, por tanto, podemos hacer es intentar sobrevivir.

Por eso sería necesario, muy muy necesario, volver a escuchar a Lennon, de verdad y con el corazón, y hacerle caso un minuto, aunque sólo sea un minuto... e intentar imaginar... Si puedes imaginarlo, es que es posible. Es posible. No hay utopías, sólo verdades prematuras. Solo miedo a intentar. Solo miedo a la ver la propia responsabilidad. Solo miedo a perder. Solo miedo.

Quizás con la imaginación podría surgir una chispa de fe, y quizás algún día la fe vuelva a mover montañas. Quizás, como decía Gandhi, volveremos a ser lógicos e intentar caminar hacia las estrellas, aunque sea imposible alcanzarlas, y no seguir en dirección contraria. Quizás imaginar vuelva a ser nuestra estrella, nuestro norte y nuestro guía en estos tiempos de oscuridad y confusión.

Imaginemos, un minuto, aunque solo sea un minuto. Por favor, por favor, por favor


Imagina que no hay cielo.
Es fácil si lo intentas.
Que no hay infierno bajo nosotros
y sobre nosotros solo el cielo.
Imagina a toda la gente
viviendo para hoy.

Imagina que no hay países.
No es muy difícil
Nada por lo que matar ni por lo que morir
ni tampoco religión.
Imagina a toda la gente
viviendo su vida en paz

Puedes decir que soy un soñador
pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros
y el mundo sea como solo uno.

Imagina que no hay posesiones.
Me pregunto si eres capaz.
Sin necesidad de avaricia o hambre ,
una fraternidad de hombres.
Imagina a toda la gente
compartiendo todo el mundo.

Puedes decir que soy un soñador
pero no soy el único.
Espero que algún día te unas a nosotros
Y el mundo viva como solo uno.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...