lunes, 25 de septiembre de 2006

Egoísmo y generosidad


powered by ODEO


“Sed siempre generosos”, recuerdo que nos dijo Mercedes Brea, a quien tengo muchas veces en mente cuando me propongo ser mejor profesora (y de paso, mejor persona). Sed siempre generosos. Y al cabo de los años, he acabado por comprender realmente una frase tan sencilla y repetida tantas veces que una ya no se plantea que pueda ser una gran verdad. Pero sí, es cierto: “Todo tiene quien todo da”. Así que si quieres tener, sé generoso.

Generoso, pero sin sacrificio ni lamento.
Generoso, pero no por los demás, no por nadie, no por nada: por ti mismo.
Generoso, para liberarte de la oscura carga de ansiar, de guardar, de desconfiar, de recelar, de temer perder.
Generoso, para quitarte de encima la mezquindad trabajosa y solitaria de acumular y contar, que empequeñece, ensucia y ciega el alma.
Generoso, porque eres esclavo de lo que tienes y dueño de lo que das.
Generoso, porque lo que das es lo más (o quizás lo único) valioso e importante que tienes.
Generoso, porque no eres lo que tienes: eres lo que das.
Generoso, para sentirte limpio, para vivir lleno y para estar alegre.
Generoso, porque dar te hace grande y libre.
Sed siempre generosos, sí, pero pero por egoísmo, por puro egoísmo.
Porque hoy, años después de aquel día en la facultad en que Mercedes Brea nos dijera aquella frase tan sencilla, estoy convencida ya de que ser generoso es, de verdad, uno de los pasos hacia la felicidad, donde quiera que esté.
Y si no, que os lo cuente y os lo cante El Último de la Fila, que llevan tiempo esperando en el apacible egoísmo de la generosidad.

4 comentarios:

Lui do Ruá dijo...

Yo soy de los que lo suele dar todo, pero ?porque a veces se hace tan dificil que no sentir el dolor de la no correspondencia?


Lo sé, ma culpa!

kamala dijo...

Hummm... NO se trata de culpa...

Verás: es el hecho de dar en sí mismo por sí mismo, sin importar la correspondencia, el que te hará grande, libre y feliz. En sí mismo y por sí mismo. Por todo lo que implica.

Dar esperando correspondencia(de forma más o menos directa, de forma más o menos explícita, de forma más o menos consciente) no es generosidad: es inversión. Y las inversiones hoy por hoy no te las garantiza nadie.

Y te pueden hacer mAs "rico", materialmente. Pero nunca te darán lo que te puede llegar a dar la generosidad en sí misma y por sí misma. La generosidad verdaderamente egoísta. La que implica que tú vales mucho más que lo que das, precisamente porque ni te cuesta ni te importa demasiado darlo.

Biquiños, artista.

Lui do Ruá dijo...

No sé si me creerás. Pero, mientras escribía pensaba en la respuesta que me ibas a dar.

No por nada, si no por que mi pregunta da pié a esa respuesta. Pero no implica el hecho racional de dar a cmabio de algo, de ahí la culpa. Si no, lo irracional. Sentir culpa irracionalmente. Cuando digo culpa, me refiero a decepción, malestar...


Es algo incontrolable, que igual es culpa mía. Pero igual has dado en el clavo al decir lo de valorar más lo que es uno mismo, que lo que uno dá.

Supongo que es debido a una inseguridad pasajera.

kamala dijo...

Claro que te creo... Y ojalá que esa inseguridad sea pasajera, que la inseguridad tiene cosas muy jodidas, aunque también tiene su parte buena.

Como casi todo.

Biquiños

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...