viernes, 10 de noviembre de 2006

Buenos días, buena suerte



Soy feliz y a veces se me olvida.

Cuántas veces tengo la suerte, la buena suerte, ahí delante, rodeándome, arropándome, y no la veo. Y sin embargo, bastaría que pasara algo triste, realmente triste o desgraciado, para que la felicidad consistiera precisamente en volver a la situación en la que estaba, en la que era feliz y no me daba cuenta. Cuántas veces me dedico a hacer listas mentales de quejas, lamentos y deseos varios, recordando lo que no está, lo que deseo, lo que me falta, lo que no tengo, en vez de hacer inventario luminoso de lo que sí tengo. Cuántas veces dejo que la carencia, la ausencia, lo que no está, defina mi vida.

Para dejar de desear algo, no hay como tenerlo. Y no hay como dejar de desearlo para pasar a ignorarlo. Y no hay como ignorar algo para pasar a mirar otra cosa. Y no hay como mirar una cosa para empezar a desearla. Y no hay como desear una cosa para darse cuenta de que te falta. Y no hay como darse cuenta de que lo que te falta para no ser feliz. Por tanto, no hay como tener cosas para no ser feliz. Los más afortunados, los que más tienen, serían, por este razonamiento absurdo, los menos felices. Ya decía un proverbio, creo que era celta, que "pobre de aquel al que se le cumplan todos los deseos".

Pero todo esto no es más que una falacia, un razonamiento tramposo que, curiosamente, a veces funciona inexorablemente en la práctica. Por suerte, todos tenemos la formula mágica para romper la maldición. Solo tenemos que saber mirar y saber mirarnos. Sólo tenemos que no olvidarnos nunca de apreciar más lo que está que lo que no está. Olvidar la mentira de que lo más bello es lo que nunca he tenido, y tener la lucidez suficiente para saber que no es más que la zanahoria delante del burro, que nos mantiene afanados corriendo y esperando lo que no tenemos, y que dejaremos de apreciar en cuanto lo tengamos, sustituido por una nueva ausencia. Promesa tramposa de que lo bueno está por llegar.

De hecho, hay quien dice que el deseo, la carencia, lo que nos falta, lo que no tenemos, lo que no está, lo que no es, es el motor de avance de nuestra vida. Pero avance ¿hacia dónde? ¿Avance hacia nuevas carencias y hacia nuevos deseos? ¿Nuestra vida no es más que un continuo desear sin fin? Si es así, algún dios macabro y sádico puso ese chip en el hombre como eterna condena a la infelicidad, y el hombre debería rebelarse contra ese dios, contra ese chip, contra la trampa de querer avanzar, siempre avanzar, y desear, siempre desear..

Ayer alguien me recordó que soy feliz y a veces, muchas veces, demasiadas, se me olvida.Por eso yo hoy no quiero recordar lo que me falta y lo que deseo, y no quiero avanzar. Quiero quedarme aquí, aunque sea un minuto, pararme, recordar y contemplar este instante en que soy feliz y apenas me doy cuenta. Quiero empaparme de mi buena fortuna. Quiero mirar mi buena suerte y abrazarla. Porque yo soy afortunada, muy afortunada, y a veces se me olvida.

Y sin embargo hay otras veces, algunas, en que lo recuerdo de golpe y de verdad. Y me emociono y me aferro a eso que tengo y que a veces creo que no merezco, que no entiendo bien como llegó a mi vida, que comprendo que pudo no llegar. Me aferro fuerte, muy fuerte, porque con la emoción de tenerlo se mezcla el temor de perderlo. Y temo siempre perderlo porque no me perdono, y el runrún de que no lo merezco no consigo acallarlo...

Soy feliz, a pesar de que, si el hombre tiene un chip para no ser feliz a modo de condena por no sé bien qué pecado, el mío es de calidad extra. Soy feliz y mi vida está marcada por una buena estrella, aunque a veces se me olvida, aunque a veces la temo, aunque a veces me temo. Soy feliz a pesar de mí.

Buenos días, buena suerte. Hoy no voy a darte, como siempre, la espalda.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidad, no te conozco más que por el ruído que haces al marcharte...

Anónimo dijo...

HACÍA TIEMPO, QUE NO PASEABA POR ESTE JARDÍN DE PALABRAS QUE TENEIS MONTADO. HOY HE PASEADO Y LA VERDAD QUE DA GUSTO CADA DIA HAY MAS VARIEDAD Y LAS FLORES ESTAN MAS HERMOSAS. GRACIAS POR HACER JARDINES DONDE AUN SE PUEDA PASEAR

JOSEAN

kamala dijo...

Gracias por pasear por aquí. Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...