viernes, 12 de enero de 2007

Voy en un coche



Hoy dejé mi ya viejo 106 azul en casa de mis padres, sintiéndome un poco como si le traicionara, y otro poco como si se cerrara una etapa. Hace nueve años, una tarde noche de Diciembre, lo recogía en el concesionario de mi primer amor, ilusionada, emocionada, con el entusiasmo cómplice de mi padre y mi hermana. Muchos nervios, muchas kilómetros y carreteras estrenadas, muchos sofocos, y nieblas, y lluvias, muchos viajes, muchas idas, muchos regresos, muchos motivos, muchas despedidas, muchos encuentros y reencuentros, muchas compras, muchas vueltas, muchas canciones, muchas ilusiones, muchas compañías, varias mudanzas, varios garajes, varias direcciones, algunas angustias, algunas incertidumbres, algunas decepciones, algunos sustos, algún pinchazo, algún rodeo y algunos rascazos -entre otras muchas cosas que a veces no puedo, y a veces no quiero, recordar o decir- hemos compartido él y yo.

Me alegra no tener que darlo lejos y me alegra que en cierto modo se quede en casa. Me alegra saber que lo miraré de reojo, y quizás aún le dé alguna vuelta, y quizás alguno de los míos también le coja cariño. Porque es poco potente, y pequeño, y un poco incómodo,y lleno de fallos, y está algo viejo, y ya no me preocupo ni de arreglarle los rascazos ni el retrovisor, ni de ponerle la barra antirrobo si duerme fuera, pero yo le tengo cariño, y por eso lo dejo pero no.

El caso es que tengo coche nuevo, y estoy como niña con zapatos nuevos, que en cierto modo, es lo que los coches son. Lo he cogido con nervios, me he sentido pequeña porque me ha parecido muy grande (aunque no lo sea tanto... es lo que tiene estar muy hecha al 106), he dado vueltas y vueltas porque me cuesta bajarme, he temido y he tardado en meterlo en una plaza de garaje de repente más estrecha y más mala que cuando la estrené... Pero estoy como una niña con zapatos nuevos. Así que carretera de recuerdos (que decía El último de la fila, en la canción que tanto le gusta a Dei), y hacia adelante.

Quizás sí se haya cerrado una etapa, o un tramo de la carretera, y quizás sí empiece, o haya empezado ya, tal vez hace tiempo y sin demasiado ruido, una etapa o un tramo nuevo. Quizás no. Quizás incluso sin el cambio de coche estaría ya en una carretera nueva y desconocida. Quizás no. Quizás yo también me vaya y no vuelva más. Quizás no. "Voy en un coche", pero lo importante no es el coche. Lo importante es que voy.

Eso sí, mi coche nuevo me encanta.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...