miércoles, 21 de febrero de 2007

Cien


Y van 100.

Aquí seguimos, casi sin darnos cuenta, y con las mismas pretensiones que teníamos
al principio: ninguna clara, consciente, premeditada o explícita, todas calladas, desdibujadas, desconocidas e intuidas.
Empezamos sin saber muy bien por qué ni para qué, y aquí seguimos, y ya llevamos cien.

Cien entradas, cien post, cien días, cien rosas (o quizás no tanto) robadas de las avenidas.
Cien monólogos silenciosos sin saber si hay alguien al otro lado.
Cien momentos. Cien impulsos. Cien tonterías.
Cien preguntas sin respuesta, cien respuestas sin pregunta.
Cien.

Por qué, para qué, aquí y en todas partes... Quién sabe.
Esto, sin ser arte, es también la "finalidad sin fin".
Aunque yo cuando leo a otros lo haga en el fondo con una finalidad tácita.Con la misma que aquel profesor descubría el porqué de leer y escribir al desorientado Holden Caulfield (quien, por cierto,terminaría recomendando al lector que nunca cuente nada a nadie, porque en cuanto uno se pone a contar algo, empieza a echar de menos a todo el mundo):

"No eres la primera persona a quien la conducta humana ha confundido, asustado y hasta asqueado. Te alegrará saber que no estás solo en eso. Son muchos los hombres que han sufrido espiritualmente como tú. Por suerte, algunos han dejado constancia de su sufrimiento. Y de ellos aprenderás si quieres. Del mismo modo que alguien aprenderá algún día de ti, si sabes dejar una huella. Se trata de un hermoso intercambio que no tiene nada que ver con la educación. Es historia. Es poesía".

JD. Salinger: El guardian entre el centeno.

Por supuesto, nosotros no aspiramos a dejar huella.
Nosotros seguimos las huellas de otros,
nos perdemos, desandamos lo andado,
nos atascamos y dudamos en las encrucijadas,
nos entrenemos y nos retrasamos,
hacemos el tonto y dejamos perderse lo mejor del paisaje,
extraviamos los mapas o los miramos al revés,
nos metemos en terrenos pantanosos, arenas movedizas
y caminos que no llevan a ninguna parte.

Nosotros sólo somos ladrones de rosas chapuceros y aficionados.


Caminante, no hay camino, se hace camino al andar
y la meta es el camino.
Y aquí dejamos la senda
de rosas robadas
por y para nosotros
para cuando queramos mirar atrás
y recuperar, aunque sea vagamente,
el aroma de lo pensado, lo soñado,
lo encontrado, lo perdido, lo intuido, lo amado, lo vivido.


2 comentarios:

observer dijo...

Holaaaaaaaaa!!!! Veo que tenéis cun blog curradísimo, vaya vaya, así me gusta, hay que ponerle corazón al asunto. Aún no he tenido tiempo de peinarlo completamente pero ya lo iré leyendo "a los poquitos". A mí me critican que mis textos sean tan largos pero lo cierto es que lo suelo redactar en un periquete, en la hora del café.
¿Todo bien? Lo de Verín estuvo bien pero mis invitados se mostraron un tanto distantes respecto al asunto: me encanta ir a Verín y ya tengo planeadas excursiones a la montaña coruñesa con mis amistades.Y a Berlín con Raquel en las letras gallegas, pero eso ya lo veremos...
Bueno un bico para tí y para tu chico y pasadlo muy bien. Ya os iré dejando posts.

kamala dijo...

Hala!!
Qué sorpresa (y qué alegría) verte por aqui!!

Una pena no coincidir en carnavales (a ver si el año que viene), y me alegro un montón de que lo pasaras bien. Al final te harás carnavalero como tus hermanas, ya verás.

Un biquiño, y gracias por dejarnos un comentario, que ya ves que andamos escasos ;-D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...