domingo, 25 de febrero de 2007

Lo dionisíaco y lo apolíneo



Lo dionisíaco: la pasión, los extremos, la desmesura, lo intuitivo, el claroscuro, los contrastes, las contradicciones, la confusión, el desorden, la exageración, la deformidad, el caos, el grito, el llanto, el desmadre, la euforia, la desesperación, el impulso, el desconcierto, lo irracional, la magia, lo mítico, la imaginación, la fantasía, lo fugaz, lo efímero, la carcajada histriónica, el genio, la inspiración, la espontaneidad, el sentimiento, lo visceral, el descontrol, el inconsciente, el terror, el misterio, el pathos, el barroco, lo oculto, el impulso, lo irrefrenable, el azar, lo salvaje, lo primitivo, lo atávico, lo arquetípico, lo dinámico, lo inestable, el descontrol, la contradicción, la casualidad, los sueños, la expresión, lo salvaje, lo primitivo.





Lo apolíneo: la razón, el justo medio, la mesura, la racionalidad, lo sensatez, la claridad, lo luminoso, la armonía, la simetría, el orden, la proporción, lo razonable, la reflexión, la serenidad, la vaga melancolía, el goce pausado, el poco a poco, , el optimismo, la seguridad, el análisis, la ciencia, la historia, el realismo, la verosimilitud, lo constante, lo esencial, la sonrisa , la palabra, el aprendizaje, la técnica, la planificación, el conocimiento, el control, lo consciente, la confianza, lo conveniente, el logos, lo mostrado, el clasicismo, la decisión, la voluntad, la causalidad, lo individual, la educación, lo estático, la estabilidad, el control, la coherencia, la lógica, lo didáctico, lo civilizado, el progreso.


Esta distinción (para mí clarísima, clave y aplicable a casi todo, desde personas o actitudes, y momentos en la vida de cualquier persona, a períodos históricos, movimientos artísiticos, formas de trabajar, obras de arte, y en general, cualquier actividad humana) fue establecida por Nietzsche a partir de su interpretación de la cultura y el arte griegos. Cuando me la explicaron en la Filosofía de Cou, recuerdo que me pareció reveladora, y casi como la concreción verbal de algo que yo ya intuía o sabía "dionisíacamente", pero que no había podido definir claramente (o "apolíneamente") hasta aquel momento.





"Apolo era uno de los dioses más venerados por los griegos, le erigieron muchos templos y a su oráculo acudían cuando deseaban conocer el futuro o aspectos oscuros de su existencia. Los griegos lo consideraron como el dios de la juventud, la belleza, la poesía, y las artes en general. Pero, según Nietzsche, expresaba para ellos mucho más, un modo de estar ante el mundo: era el dios de la luz, la claridad y la armonía, frente al mundo de las fuerzas primarias e instintivas. Representaba también la individuación, el equilibrio, la medida y la forma, la racionalidad. Apolíneo es, pues, todo lo relativo a la consideración del mundo como una totalidad ordenada, luminosa y racional.

Frente a lo apolíneo los griegos opusieron lo dionisíaco, representado con la figura del dios Dionisos, dios del vino y las cosechas, de las fiestas báquicas presididas por el exceso, la embriaguez, la música y la pasión; pero, según Nietzsche, con este dios representaban también el mundo de la confusión, la deformidad, el caos, la noche, el mundo instintivo, la disolución de la individualidad y, en definitiva, la irracionalidad.

Según Nietzsche, el pueblo griego antiguo supo captar las dos dimensiones fundamentales de la realidad sin ocultarse ninguna de ellas, dimensiones que este pueblo expresó de forma mítica con el culto a Apolo y a Dionisos. La auténtica grandeza griega culmina en la tragedia ática, género artístico con el que consiguieron representar de modo armónico lo apolíneo y lo dionisíaco de la existencia."*



Los seres humanos vivimos esa contradicción dionisíaca, pero apolíneamente identificada y analizada. El ser humano es el resultado de la dialéctica constante entre lo dionisíaco y lo apolíneo de su esencia y su existencia. Pero a veces predomina lo uno, a veces lo otro.





Y siguiendo dionisíacamente (es decir, de forma intuitiva, irracional y desordenada) esta distinción establecida por Nietzsche, me declaro dionisíaca hasta la médula e irremisiblemente, en todos los aspectos de lo que vivo, lo que siento y lo que hago. Admiro desde lejos las actitudes apolíneas (como la de Dei), pero porque las siento ajenas e inalcanzables. Y aunque alguna vez he intentado moderar mi carácter dionisíaco y he tratado de apolineizarme, hace tiempo que tiré la toalla. Sigo buscando actitudes e ideas apolíneas, para empaparme de ellas y que me alivien de tanto desenfreno y descontrol dionisíaco, pero nunca logro evitar terminar por rendirme a la hora de la verdad.

Todo esto podría estar relacionado con la distinción oriental entre el yin y el yang, no equivalente, pero sí paralela. "El yin y yang es un concepto surgido de la filosofía oriental fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales, opuestas pero complementarias, que se encuentran en todas las cosas. Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de ellos, deduciéndose de esto que nada existe en estado puro. Tampoco en absoluta quietud, sino en una continua transformación. Además, cualquier idea puede ser vista como su contraria si se la mira desde otro punto de vista." *



Los dionisíacos necesitaríamos por tanto a los apolíneos no solo para complementarnos o “compensarnos” (que me parece que también), sino también para definirnos. Y de aquí ya podríamos enlazar con una teoría sobre el amor, que es como el espíritu santo y termina estando al principio y al final de todas las cosas... (¿O soy yo la que me empeño en verlo en todas partes?).



Lo que tengo claro es que no se puede hablar de lo dionisíaco y lo apolíneo en términos de "mejor" o "peor". ¿A que no? Es más, está claro que lo apolíneo no tiene sentido sin lo dionisíaco, y lo dionisíaco no tiene sentido sin lo apolíneo. Como el día y la noche o la viday la muerte, sin ir más lejos...







*(Lo entrecomillado no es mío; lo he sacado de algunas páginas de internet, concretamente esta , esta, y la wikipedia)






4 comentarios:

Lucas A. dijo...

Justo hace un par de días di esto en clase, es que estoy estudiando Filosofía, y me ha dado por meter en google imágenes apolíneo y he aquí el blog. Está muy guapo

Anónimo dijo...

quiesiera saber como se llama la imagen que utilizan como representación de lo dionisiaco. esta muy bueno el blog!

kamala dijo...

¡Gracias!

Es un cuadro de Rubens titulado "El rapto de las hijas de Leucipo".

Un saludo

Teresa dijo...

muy interesante, también los vedas (India) recoge esta dualidad. dos caras de una misma moneda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...