jueves, 8 de febrero de 2007

Image Hosted by ImageShack.us



Noticia de El País.es :

Buenafuente rechaza un premio porque también se le concede a Losantos

Andreu Buenafuente (el director de Buenafuente, Antena 3) recibió hace unos días la comunicación oficial de que había sido premiado con el Micrófono de Oro de la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión, y ayer decidió rechazar el galardón porque también se lo han concedido a Federico Jiménez Losantos, director del programa La mañana de la Cope.

El presidente de honor de estos premios es Luis del Olmo, en cuya ciudad natal (Ponferrada, León) se entregarán estos galardones el próximo 21 de abril. Buenafuente dice que le ofende el estilo de Jiménez Losantos. "Y no sólo me ofende a mí: ofende al periodismo".

"Ante la libertad de premiar", decía ayer Andreu Buenafuente, "está la libertad de rechazar el premio, y este Micrófono de Oro lo rechazo porque no quiero estar en el mismo palmarés que un personaje cuya concepción de la radio es por completo ajena a la mía. Yo respeto mucho esta profesión, y la forma que tiene esta persona de llevarla a cabo me ofende. No es la radio que a mí me gustaría para este país. Se puede optar por la discrepancia en silencio, pero yo he optado por decir en voz alta que no soporto estos premios salomónicos que tratan de honrar colores imposibles. Así tratan de decir que todo vale, y poco a poco se va pudriendo el periodismo. Y quería dejar clara mi discrepancia. En voz alta".


Ole, Buenafuente.

Me encanta la gente que no se resigna, que actúa siempre según sus principios y que lleva sus principios muy cerca del corazón (y del estómago, como en este caso).

Porque no todo vale.
Porque hay un límite entre la libertad de expresión y el delito, y la ponzoña, y el daño, y el veneno, y la injuria.
Porque alguien tiene que decirlo, y aunque no le hagan caso, repetirlo con cabezonería.
Porque que las cosas estén mal y todo el mundo lo acepte, no implica que nosotros tengamos que aceptarlo.
Porque los gestos, aunque puedan parecer tontos, triviales e inútiles, sí son importantes.
Porque no hay que menospreciar las gotas de agua, ni olvidar que de gotas está hecha la corriente del río y la marea del océano.
Porque hay que mojarse, siempre, para que no todo esté perdido.
Porque a veces es importante decir no
e imprescindible la gente que sabe decirlo.

Ole, Buenafuente.



Image Hosted by ImageShack.us

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...