domingo, 25 de marzo de 2007

Aquellos maravillosos programas.

El primero y más importante, por la de años en que acompañó nuestras meriendas de nocilla y nuestra lucha con los deberes cada tarde,Barrio Sésamo.



Cómo no recordar su pinball para aprender a contar. De hecho, ahora se le reivindica mucho como programa educativo. Nosotros de eso, por supuesto, no nos dábamos cuenta Y eso sí que es realmente prodigioso, ahora que veo la enseñanza desde el otro lado.


Con sus teleñecos. Epi y Blas (la voz susurrante de Epi.. "Blas... eh Blas" y la respuesta nasal y cabreada de eéste), la rana Gustavo (el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo), Supercoco, el monstruo de las galletas, la cerdita Peggy.


Y aunque el que más duró fue Espinete, antes estaban la gallina Caponata y el caracol Perezgil.



Dabadabadá: con Mayra Gómez Kemp, el incombustible Torrebruno presentando concursos entre tigres (tigres), leones (leones), todos quieren ser los campeones, haciendo de detective o cantando a la que le daban el menor pie, y el señor aquel de los bigotes que dibujaba en un plis plas y sin ningún esfuerzo, con unos rotuladores negros de los gordos, unos dibujos impecables que tenían un aire a él mismo y que aparecían animados en la cabecera del programa.


Los payasos de la tele, y el ¿Cómo están ustedes? que tanto nos hacía gritar. Y lo que me costaba a mí entender que pudiera salir Fofó en la tele si estaba muerto. Cuando Emilio Aragón aún era Milikito y Fofito aún no iba por los platos de televisión contando las sordideces de su alcoholismo. Otra vez, bendita inocencia.



La bola de cristal. El motivo para levantarse los sábados por la mañana. Programa que pretendía "desenseñar a desaprender", con sus Electroduendes, Alaska, Kiko Veneno, Santiago Auserón, la Pandilla Basura, la familia Monster, y, por supuesto, la bruja Avería (Soy la bruja Avería, soy de la CIA y televisión española será mía. Tiembla, por Orticón, porque te voy a electrocutar en tu sillón Por Plumbicón y Saticón, me he apoderado de televisión. Yo presentaré el telediario y entrevistaré a un bibliotecario, a un millonario y a un incendiario.Y fundiremos en directo a un diputado electo y a un funcionario circunspecto y a un empresario selecto. Ja, ja, ja, !viva el dialecto¡ !Viva lo imperfecto! Soy mala, soy gorda y un poco sorda. Haré mi propia programación y retransmitiremos un ciclón y una ejecución. Tiemblo de emoción. Ja, ja, ja, qué mala soy, pero qué mala soy. Ja, ja, ja")...

Eso es tomarse en serio a los niños, y no tratarlos como idiotas o abobados consumidores. Luego, claro, llegaría Leticia Sabater, sus chachis mondonguis pirulis y su a mediodia alegría, ante la asombrosa indiferencia de la Unicef.



El libro gordo de Petete.- sólo he podido conseguir una versión sudamericana de este programilla con el que no sé si aprendíamos, pero que sí nos entretenía.


Fue muy parodiado. Yo recuerdo una parodia de Pedro Ruiz, que terminaba siempre con "Qué buena estás, Carolina". Aquí hay otra parodia también sudamericana, en la línea de desmitificación de estos nuestros iconos que ha sufrido también y sobre todo, por ejemplo, Heidi. Crecer es lo que tiene. Que te da una nueva perspectiva sobre las cosas. Insisto: bendita inocencia.


Y para irnos a la cama teníamos, primero, a la familia Telerín en blanco y negro :


Luego, a la familia Telerín a todo color:


Y finalmente, al gran Casimiro, , mucho más rockero y con aire más gamberro, que era capaz de sacarse los calcetines sin sacarse los zapatos, aunque de esto yo no me di ni cuenta hasta que vi un programa de esos que señalaba incongruencias de los dibujos animados y los programas infantiles, como que personajes que generalmente van desnudos -tipo Espinete o el Pato Donald de cintura para abajo- se pusieran un albornoz al salir de la ducha, pijama para dormir o un pantalón de deporte para practicar el ídem.


Y aunque no era estrictamente infantil, los sábados por la tarde teníamos a Aplauso... como banda sonora de fondo para nuestros juegos, con su look tan setentero, su bola de discoteca, sus luces, su humo, su robot y su ballet, con su calvo con bigote y con su china.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...