sábado, 10 de marzo de 2007

Hoja de ruta



Ayer en Caiga quien caiga un reportero acudía a las elecciones en el Ulster, zona en la que había un conflicto similar al vasco (con diferencias, evidentemente, pero similar) y que logró la paz mediante la negociación. Y su ejemplo, en un sonriente giro del "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar", trajo y trae (¿o ya no?) algo de esperanza y fe a los que siempre vivimos con escepticismo el conflicto vasco con el que crecimos.

Con el cachondeo característico de estos hombres de negro, se insitía en las semejanzas entre vascos e irlandeses, y se le preguntó a uno de los líderes del Sinn Fein por una Hoja de Ruta posible para España. Así, le presentaron en un tablero los distintos pasos a dar en el proceso de paz, para que los ordenara. No los recuerdo todos exactamente, pero más o menos venían a ser empezar por la legalización de Batasuna, seguir por el rechazo y condena de la violencia (de toda la violencia, insistió el político irlandés, la de Estado también), y el tercer o cuarto paso, no recuerdo bien, era la amnistía, que me pareció entender que comprendía la liberación de presos.

Y entonces me di cuenta de que aquí no va a ser posible un proceso de paz. ¿Es posible una Hoja de Ruta que no sea esa? Si no lo es, el proceso va a ser claramente imposible. Si por la prisión atenuada a un preso que ya ha cumplido su condena por sus delitos de sangre, condenado por amenazas de forma reconocidamente desmesurada (según algunos que entienden de leyes más que yo), y con su salud gravemente deteriorada por una huelga de hambre, algunos sectores reaccionan como reaccionan y se oyen las cosas que se oyen... no, no, dejemos de soñar, fue bonito mientras duró: no va a ser posible.

Las calles del Ulster, y sus gentes, estaban en paz. En paz. Tras años de enfrentamiento, bombas, terror y lágrimas, ahora acuden a votar en paz. El reportero le preguntóa otro líder político si aquello era un final o un principio. Es un principio, está claro, mucho antes y muy por encima de un final. Y yo creo que así habría que entender un proceso de paz, y dejar de azuzar el dolor que se canaliza cínica e interesadamente hacia la petición de una justicia ante todo vengadora.

Imaginemos por un momento ese día en que por fin hubiera paz, real, garantizada, para todos, en Euskadi. Imaginemos la ilusión, la tremenda ilusión de un amanecer así tras años y años y años de muertes, balas, bombas, amenazas. cartas siniestras, policía, mártires, cárcel, tortura, manifestaciones, secuestros, zulos, cócteles molotov, cajeros quemados, luchas campales en plena calle, escoltas por todas partes, desconfianza, terror, lágrimas, silencio, desgarro, desesperación. Para que llegara ese día habría que empezar a aprender a mirar hacia él. A mirar hacia adelante. Todos, hacia adelante. Si pudiéramos hacerlo, todos, sí sería posible.

Aquí hay sectores que sólo pueden mirar hacia atrás. Que no quieren la paz. Que sólo quieren la victoria y una justicia entendida como ellos la entienden, la del ojo por ojo que terminará por dejarnos a todos ciegos, y que se confunde con la venganza. Pensemos en un momento en lograr la paz no con una negociación sino así: con la guerra y la represión policial más pura y más dura. ¿De verdad alguien cree que sería posible? ¿Una paz duradera y permanente, basada en la no voluntad de usar las armas para reivindicar una causa que se defiende hasta ese punto, y que los que la defienden consideran justa ? Una causa que en sí misma, y al margen del uso de la violencia, tiene argumentos que la legitiman, y está lejos de ser descabellada para cualquiera que sepa mirar el tema con un poco de sensatez. ¿De verdad los que hoy se manifestarán creen que esa paz es posible, y que eso será una paz verdadera, sólida y fiable?

Yo no creo que un proceso de paz sea injusto con las víctimas (de hecho, muchas lo defendieron), ni eso de que "para negociar ahora hubiéramos negociado hace 30 años y nos hubiéramos ahorrado 800 muertos". No creo que sea injusta ni fraudulenta ni una cesión a un chantaje, la negociación, sobre todo si lleva, repito, a la paz, una paz que para Euskadi tiene que ser como un sueño... Creo que es simplemente la única salida real, la única hoja de ruta (qué bonita expresión) hacia un sueño que puede estar ahí, ahí, de verdad, para que no haya ni un solo muerto, ni un herido, ni una amenaza, ni un destrozo, ni un dolor más, en ninguno de los dos bandos. Por más que muchos se empeñen en que uno de los bandos siga sufriendo para "pagar" o "compensar" (que no evitar, ni reparar, ni calmar) todo el sufrimiento pasado.


Si somos capaces de imaginarlo es que es posible. Lo que quizás fueran errores del pasado no tienen por qué marcar nuestro presente. No deberíamos dejar que la sombra de ese pasado se alargase y se proyectase sombríamente sobre nuestro futuro. No deberíamos quedarnos atrapados en ese pasado oscuro y doloroso. Deberíamos ser capaces de romper el maleficio y salir, porque la puerta está ahí y sólo hay que tener la decisión y la destreza necesaria para saber abrirla. La cabezonería de mantener una postura que la práctica demuestra que tiene terribles consecuencias y soluciona más bien poco, a mí me parece una locura.

Las cosas llegan cuando llegan, y llegan porque llegan, y en la historia, como en la vida, todo tiene su momento. Quizás este sea, o hubiera sido, el nuestro. Y si no lo fue o no lo es, creo que queda claro a qué se debió: a la política más maquiavélica y asquerosa, que maneja y comercia con los sentimientos más comprensibles surgidos de años de sangre, muerte, dolor y lágrimas.

Qué pena, qué rabia y qué asco, de verdad.


Zombie, de los irlandeses The Cramberries, en 1994, cuatro años antes del acuerdo de paz, anunciado un feliz y emocionante 10 de Abril de 1998.

Otra cabeza cae
Un niño muere lentamente
Y la violencia causa silencio
¿Cuál ha sido nuestro error?

Pero ves que no soy yo
Que no es mi familia
En tu cabeza,
En tu cabeza ellos están luchando

Con sus tanques y sus bombas
Y sus bombas y sus armas
En tu cabeza,
en tu cabeza ellos están llorando

En tu cabeza, en tu cabeza
Zombi, zombi, zombi
¿Qué hay en tu cabeza?, en tu cabeza
Zombi, zombi, zombi

Otro corazón roto de una madre
Se está muriendo
Cuando la violencia causa silencio
Es que debemos estar equivocados

Es el mismo viejo tema desde 1916
En tu cabeza
En tu cabeza
Ellos aún están luchando

Con sus tanques y sus bombas
Y sus bombas y sus armas.
En tu cabeza
En tu cabeza ellos están muriendo

2 comentarios:

brisuón çafren dijo...

No se porque tendemos a pensar que lo que pasa en nuestro país es mas importante y mas gordo que lo que pasa en el resto del mundo.

Podemos alegrarnos por una solución consensuada que acabe con las atrocidades de determinados sitios pero no podemos aceptar medidas insignificantes que ayudan o ayudarían en el conflicto del nuestro.

Personalmente sigo pensando que el conflicto vasco no lo es tanto (conflicto) y que si ETA es la principal preocupación de los españoles, es solo por que los partidos se encargan de que así sea en busca de votos.
En España mueren muchas mas mujeres asesinadas en sus casas o trabajadores en sus puestos de trabajo que los que ha matado nunca la banda de asesinos y no nos lo recuerdan continuamente los fariseos en sus mitines.

Lo difícil de la situación actual a mi modo de ver, es que tenemos una derecha irresponsable extrema y unida que no tienen miedo a salir a la calle y mostrarse fascistas franquistas y ultracatólicos.
Lastima que la izquierda (entre la que me coloco) no tengamos huevos suficientes para salir esta tarde y demostrarles que somos mas y que gritamos cosas mas inteligentes, honestas.

Pero bueno esa es la historia de la izquierda de este país

kamala dijo...

Coincido en que cuantitativa (y quizás objetivamente) el "conflicto" vasco no es más grave que otros que sí tenemos. Pero ahí está, desde hace años, y los muertos y el terror, sean muchos o pocos, ahí están. Y a mí lo que me da rabia es que quizás si hubiera solución, y sí se podría poner fin a uno de los problemas con los que convivimos... que así se solucionan los problemas.

Pero no. Eso es lo que me da rabia, y asco, y pena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...