jueves, 15 de marzo de 2007

Humo, sexo y putas...




Dicen los argentinos que Gardel cada día canta mejor. Es cierto, sin ninguna duda. Hoy me puse la vieja cinta de tangos y recordé especialmente éste que canté con mi tía Lola la última vez que vino a España. Esa mujer, descendiente de italianos, era todo un volcán. Alma, corazón y vida. Al oír la cinta me he dado cuenta de que la afirmación de los argentinos es cierta, sin ninguna duda: Gardel hoy canta mejor que hace 10 años.

Siempre me encantó el tango e incluso aprendí a cantarlo cuando la voz me acompañaba. Esas historias de arrabal, los amores desgarrados, los machos muy machos y las hembras pérfidas y traicioneras.


Nada debo agradecerte
mano a mano hemos quedado
no me importa lo que has hecho
lo que hacés, ni lo que harás
los favores recibidos
creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica,
sin quererse me ha olvidado
en la cuenta del otario que tenés
se la cargás.

No sé que tiene el tango, pero es fuerza pura, pasión. Quizás como dijera alguien, es “una mujer que baila en las venas del hombre que la piensa”. Del tango también se ha dicho que “es canción de cuchillos y de lupanar. Que nació en el crimen y en el sexo que se compra”. Me parece una definición perfecta. El tango es exactamente eso.

Cuando suena el Bandoneón, el mundo se para y sólo hay sonido y danza.

Música de los 20 para toda la eternidad. Música que nació inmortal y que dota de sentido a la propia existencia. Música que se define y se moja.

Me voy cantando. Buenas noches.

"Lejana tierra mía, bajo tu cielo, bajo tu cielo, quiero morirme un día..."

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...