miércoles, 23 de mayo de 2007

¡Condones, Rose, condones!



Eran geniales las cuatro: Blanche, sus afanes amorosos y su tozuda coquetería, Rose y su ingenuidad, Dorothy y su mordacidad, y en este fragmento falta Sophia, su eterno bolso hasta cuando iba en camisón, su expresión inalterable tras las gafas enormes y sus "Sicilia, mil novecientos no sé cuanto. Una bella campesina...". Otro día la pongo.

Por cierto, que a mí me pasó algo parecido con unos condones en el Mercadona de abajo de mi casa, porque tenían un antirrobo indesactivable que no me dejaba salir sin que la alarma empezara a pitar estrenduosa y laaaaaaaaaaaargamente, mientras todo el supermercado me miraba, a mí, cargada de bolsas, colorada como un tomate, confusa, azorada y más torpe que habitualmente, que ya es decir. Por suerte, la dependienta era pelín más discreta que el bigotudo del vídeo, e intentó salvar la situación lo menos dolorosamente para mí posible, aunque fue inevitable consultar con otros empleados y finalmente llamar al encargado. Embarazosa (aunque desembarazante... perdón por el chiste fácil y tonto), fue una situación muy embarazosa. Que ya sé que comprar condones es de lo más normal, y bla bla bla, pero en los pueblos mucha gente aún no se ha (o no nos hemos) enterado.

2 comentarios:

observer dijo...

qué corteeeeeee!!!!! mamma mía, a mí me pasa algo similar y fallezco. Es una situación completamente "Mr. Bean" jeje

kamala dijo...

Pues como te lo cuento. Y conste que es el Mercadona de abajo, así que sigo yendo, como una campeona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...