martes, 8 de mayo de 2007

El pupitre de atrás



Cuando iba al colegio, yo nunca me sentaba en el pupitre de atrás. Al principio, porque me sentaban las profes, y solían ponernos a las chaponas (sí, yo lo era... pero reconocerlo es el primer paso para superarlo, ¿no?) en las primeras filas. Y luego, en el instituto, porque como era miope y astigmática nunca veía bien el encerado. Sólo en la facultad me decidí por las últimas filas, no sé si en una constatación o un deseo del anónimato y la distancia con que viví yo mi última etapa como estudiante.

En todo caso, está claro que hay tres clases de alumnos: los que se pelean por las primeras filas, los que se pelean por las últimas filas y los que no se pelean y terminan sentándose donde les dejan o donde coincide (yo era de estas últimas).

Así éramos nosotros, y así son hoy mis alumnos.

Los hay simpáticos, vagos, aburridos, alegres, listos, inteligentes, pelotas, impertinentes, maliciosos, trabajadores, ocurrentes, coquetos, desconfiados, ingenuos, gamberros, serios, tristes, sonrientes, inquietos. De todos los tamaños, formas, colores y acentos, como en botica. En la variedad está el gusto y, a veces, el disgusto.

Pero son chic@s. Y eso es todo lo que tienen que ser. Y sentarse, si quieren y pueden, en el pupitre de atrás. E intentar escaquearse, o engañarte, o burlarse de ti, que para eso estás.

Porque cuando no son eso (que también los hay), chic@s, en el fondo o en la forma... malo.

Aunque yo sea la profe y tenga que hacer como que no me gusta. Que a veces de verdad no me gusta, conste.

En cuanto al, parece ser, "polémico" Loquillo (a los comentarios del vídeo en el Youtube me remito), creo que queda claro por la recurrencia que a mí me encantaba y me encanta, el personaje y la persona que intuyo que estaba detrás.

Lo que no tengo claro es por qué justo en esta época me da por acordarme tanto de él. Quizás sea que yo también me hago mayor, como Dei ;-), y ya sólo me parece bueno (o al menos, me parece lo mejor) lo de antes. Aquellos maravillosos ochentas que me temo nos definen.

Qué putada.




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...