domingo, 27 de mayo de 2007

Frescos racimos y fúnebres ramos.


LO FATAL

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
¡Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos

y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

Rubén Darío


Soneto desgarrado, incompleto, inacabado, como si la angustia no le hubiera dejado terminar.


Soneto dolorido del en otros versos poeta de la música, la belleza, la armonía, el refinamiento, la suavidad, la luz, el tacto, el aroma, el azul, las princesas tristes de bocas de fresa, los sultanes con palacios de diamantes, los caballeros al rescate sobre caballos alados y, sobre todo, los cisnes, bellos, callados, blancos, serenos y enigmáticos desde su propia forma de signo de interrogación.


Soneto del hombre de excesos vitalistas (el mundo, el alcohol, la carne) para anestesiar el dolor de estar vivo sin saber adónde vamos, ni de dónde venimos, y el espanto seguro de estar mañana muertos .

Thanatos y Eros.

El nihilismo que se intenta llenar con el frenético y ojalá inconsciente impulso vital.
Los ramos de la muerte que se quieren cubrir con los racimos de la vida.
El horror que se intenta tapar con la belleza.
La duda hiriente que se intenta ignorar con vivir sin pensar.
El miedo al silencio que se acalla con hablar, con cantar, con gritar.
El desesperado vanitas vanitatum, el desesperante irreparabile tempus fugit que se quieren ahogar con un carpe diem con vocación de inconsciente.
El insoportable vacío que se trata de llenar, llenar, llenar.
El terror a la muerte que se intenta abafar con el impulso de vivir,comer, amar.

Detrás de todo lo bello, lo sonoro, lo deslumbrante, lo alegre, lo vital, late y se agazapa lo fatal.

2 comentarios:

observer dijo...

Bueeeeno tampoco es para tanto. Búscate aforismos de Cioran (que era un cenizo del copón) y ya verás cómo en el fondo ese rollo tremebundo en el fondo es muy gracioso: todo el día reflexionando sobre el sufrimiento, el dolor, el horror, el vacío, el silencio, el suicidio y la nada. Todo un plan para el domingo :-)

kamala dijo...

Jajja

Yo creo que mejor me voy a entregar al vitalismo, el carpe diem desesperado, los frescos racimos y todo eso. Para algo bueno que tiene el nihilismo.

Mañana empiezo, porque lo que es este finde ha sido de poco cachondeo, la verdad :(

Bicos, guapo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...