lunes, 14 de mayo de 2007

Ni gris, ni rosa. Rojo y negro.


Hoy no tengo ganas de escribir mucho, y además tampoco de explicarme. Hoy personalizaré.

Si justificas una dictadura, justificas todas; es una frase que suelen decirme los burgueses acomodados de este país (en este país son los que más se dejan oír). No deja de ser una frase que encierra una gran pobreza de ideas y que huye del debate serio. Para mí, la mayor dictadura es la pobreza. A partir de ahí, hablamos y discutimos. Me gusta cuando los burgueses de mi país se escandalizan poque la población cubana no come carne todos los días..tiene su guasa.

En mí país hay 8.000.000 de pobres, de ellos, 500.000 viven en situación de pobreza extrema (viven y mueren) con menos de 3€/día. No escriben en blogs, ni hacen discursos grandilocuentes acerca de política. No presentan telediarios ni concursos de belleza ni se sientan con sus trajes caros a decir lo malo que es Evo Morales o Fidel, mientras planean que harán el fin de semana. Hablan poco, o al menos los escuchamos poco.

Es un debate interesante cuando quiere hacerse. ¿Qué molesta más de Cuba, la "dictadura terrible" o que sea un país no capitalista y por tanto, un mercado todavía no apto para los países capitalistas?. ¿Por qué la "dictadura" cubana molesta más que la Saudí?

Sí, hoy soy rojo y negro. Sí, hoy tengo pocas ganas de escribir.

El que no esté con Cuba, con su Revolución, con Fidel Castro, está del otro lado, de la ignominia y de la traición. Si la Revolución Cubana se extinguiera, seríamos borrados de la pizarra del mundo.

Pablo Neruda

Fidel es un individuo con un carisma especial que, en medio de toda su lucha, no ha caído, como a veces acontece con los personajes, incluso, de la izquierda revolucionaria que de pronto pasa el tiempo y abdican de su pudor y su ética. En su caso, esa acusación no se puede hacer. Nadie se ha atrevido a acusarlo de corrupción ni de lujos inadecuados en su vida. Es un tipo que, equivocándose y acertando, ha querido el bienestar de su pueblo. Eso es respetable.
Fidel Castro es hoy por hoy la más importante figura política del continente americano y una de las más destacadas de la historia contemporánea. La figura de Fidel sigue siendo aleccionante.


Mario Benedetti

Fidel Castro es un lector voraz, amante y conocedor muy serio de la buena literatura de todos los tiempos, y aun en las circunstancias más difíciles, tiene un libro interesante a mano para llenar cualquier vacío. Yo le he dejado un libro al despedirnos a las cuatro de la madrugada, después de una noche entera de conversación, y a las doce del día he vuelto a encontrarlo con el libro ya leído. Además, es un lector tan atento y minucioso, que encuentra contradicciones y datos falsos donde uno menos se lo imagina. Después de leer Relato de un náufrago, fue a mi hotel solo para decirme que había un error en el cálculo de la velocidad del barco, de modo que la hora de llegada no pudo ser la que yo dije. Tenía razón. De modo que, antes de publicar Crónica de una muerte anunciada, le llevé los originales, y él me señaló un error en las especificaciones del fusil de cacería. Uno siente que le gusta el mundo de la literatura, que se siente muy cómodo dentro de él, y se complace en cuidar la forma literaria de sus discursos escritos, que son cada vez más frecuentes. En cierta ocasión, no sin cierto aire de melancolía, me dijo: "En mi próxima reencarnación yo quiero ser escritor".

Gabriel García Márquez

Fidel Castro es un símbolo de dignidad nacional. Para los latinoamericanos, que ya estamos cumpliendo cinco siglos de humillación, un símbolo entrañable.

Eduardo Galeano

Sigue viajando al futuro y sigue volviendo para contárnoslo. Gracias comandante.


1 comentario:

kamala dijo...

Supongo que en esa masa de "burgueses acomodados" estoy yo, porque más de una vez he dicho que si justificas una dictadura, no es que las justifiques todas, sino que abres la puerta a esa justificación.Ya sé que opino desde la confortabilidad de mi situación, pero no puedo evitar opinar, plantearme qué está bien y qué está mal, y no renunciar a creer que hay cosas que están bien y cosas que están mal. No puedo, no quiero, y no pienso pedir disculpas por ello.

Si crees que el fin justifica los medios, tú utilizas los fines que consideres legítimos para justificar unos medios concretos; otros lo harán con los fines que ellos consideren legítimos... Peligroso, muy peligroso.

A mí el tema de Cuba, el tema del conflicto entre pobreza y libertad, el análisis de si lo nuestro (y con este plural me refiero al occidente capitalista) es o no auténtica democracia, de si realmente es el menos malo de los sistemas posibles y de si tenemos derecho a exigirlo y/o imponerlo al resto del mundo, me parece un tema de grises, de muchos grises llenos de matices y complejidad.

Pero el problema, lo sé, es que mientras unos nos permitimos el lujo de reflexionar sobre la legitimidad y sus matices, y complicarnos con los grises teóricos, la práctica se impone y en el mundo hay hambre, falta de libertad, dictaduras, revoluciones y manipulaciones en la sombra, entre otras muchas cosas.

Ya lo sé. Pero sigo viendo gris por todas partes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...