sábado, 2 de junio de 2007

Botas


Nancy Sinatra: These boots are made for walking.

Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar

y para andar, muchas veces, nos ponemos unas botas.

Que nos identifican, nos definen, nos protegen, nos abrigan, nos defienden. Nos llevan.

Las botas son unas de esas prendas que, como las cazadoras, están rodeadas de toda una cultura y una mitología llena de mensajes, simbolos y nostalgias. Hay gente que alguna vez da con unas botas con las que se siente a gusto, completamente a gusto. Tan a gusto que casi podría ser que se siente identificado, aunque no sea demasiado consciente de por qué, y no va a deshacerse de ellas jamás, aunque pasen los años y las modas y ya ni siquiera se las ponga. E incluso si tiene que deshacerse, nunca las olvidará, y hablará de ellas evocándolas a la menor ocasión.

Las hay de tacón, planas, de cuña, de hebillas, de motero, de cow-boy, de cuero auténtico, de imitación, de goma, de agua, negras, marrones, brillantes, de colores, ajustadas, de caña alta, de caña baja, de punta...

Nunca es azaroso la que eliges y la que te pones. Con cada una se camina de una forma.

Las mías son siempre con mucho, mucho tacón.

Caminante, no hay camino,
y a veces nuestro camino lo hacen, en realidad, nuestras botas.


powered by ODEO
Marc Parrot: Mis botas


Mis botas mágicas pisando caracoles
No se paran a pensar en las pequeñas flores
Se agarran bien al suelo sobre un mundo que resbala
Resbalan por el mundo sobre un suelo que me atrapa

Mis botas comen barro, comen hierba y comen piedras
Van camino de la luz ¡qué se aparten las tinieblas!
Me llevan por senderos que no habría imaginado
Incluso han intentado ir cada una por su lado

Mis botas cruzarán la cuerda floja
Mis botas saben más que mis pies idiotas
A veces me hacen sonreir
Mis botas no andan para mí

Mis botas duermen justo al lado de mi cama
No tienen pesadillas, no sueñan nada
No piensan que sus suelas dejan huella en mi pasado
Descubren la belleza de un camino equivocado

No me llevan nunca por donde yo creo que hay que ir
Siempre escogen el camino más dificil de seguir
Dejan a través del tiempo una estela singular
Que no puedo predecir, ni tan siquiera imaginar
Pero me ayudan a escapar



powered by ODEO
Christina Rosenvinge: Las suelas de mis botas

Quieres que suba al cielo
a hacerte una almohada
de plumas de ángel.
Quieres cortarme el pelo
a cuchilladas
y que me aguante

Pegas donde más duele
cada vez duele más.

y como voy a discutir
si las suelas de mis botas
corren como dos idiotas
siempre detrás de ti.

Quieres que baje al infierno
a prenderle fuego
a tus cigarros
luego te pones tan tierno
sólo es un juego
tirarme al barro.

Un día cuando te vuelvas
descubrirás que no estoy
sólo estarán mis botas
mis botas de cowboy.

Yo estaré en alguna parte
probando otro par
unas que me obedezcan
cuando me quiero largar
y por más que lo intento no encuentro el momento de huir.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...