sábado, 14 de julio de 2007

Llorar


Aerosmith: Crying

A Dei le gusta Alicia Silverstone (por cierto... ¿qué habrá sido de ella? ¿alguien lo sabe?), y a mí también, aunque solo la conozco por un par de vídeos musicales, y la película Clueless, reinvención contemporánea del argumento de Emma, de Jane Austen, en la que interprertaba a una pija frívola y buenaza, que vive en su propio mundo, tipo de personaje que ya he comentado en más de una ocasión que me encanta. Las escenas en que la pijísima e inconsciente Cher se examina del carnet de conducir, participa en la clase de debate o intenta seducir a un chico que en realidad es gay son buenísimas... En esa película salía además Brittany Murphy en uno de sus primeros papeles, jovencísima, morena, regordita y sólo reconocible sobreaviso o teniendo una habilidad especial como fisonomista, haciendo de patito feo. La peliculita, que no tenía ninguna pretensión pero que a mí me resultó muy entretenida, simpática y entrañable, dio lugar a una secuela en forma de serie de televisión, que me temo tenía poco que ver con la de la gran pantalla, y a la que le faltaba, además, la Silverstone como la inolvidable Cher.


A mí, además, me gusta mucho Aerosmith. Las canciones y los vídeos, aunque tengan una estética "videoclip" o "Mtv" muy convencional , cuidada y que se ha convertido casi en tópica y muy reconocible cuando el cine, por ejemplo, la imita. Me gusta esta canción, sobre esa clase de amores que hacen llorar al principio y al final (lloré cuando te conocí, ahora lloro para olvidarte; lloraba por conseguir tu amor, ahora lloro por haber dejado que me hicieras lo que me has hecho...), y me gustan Crazy (famosísimo vídeo donde salía, además de la Silverstone, la guapísima Liv Tyler, hija del feísimo Steven Tyler... la genética tiene estas cosas), Amazing, Blind man (conocí a un hombre ciego que me enseñó a ver...) Hole in my soul, Ain't that a bitch, Pink, What it takes , Living on the edge , Falling in love o Janie`s got a gun.

Feliz y caluroso fin de semana, pero es Julio y es lo que toca. Así que habrá que intentar llevarlo lo mejor posible o, incluso, disfrutarlo.

Y llorar, lo menos posible siempre. Porque dicen por ahí que aunque parezca que lloramos porque estamos tristes, a veces estamos tristes porque lloramos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...