miércoles, 3 de octubre de 2007

De piropos y señoras



Curioso fenómeno, el de los piropos.

Pueden ser halagadores, ingeniosos, poéticos, soprendentes, vacíos, galantes, machistas, ofensivos, inoportunos, interesados, reverenciales, acertados, irreverentes, hipócritas. Y hasta humillantes.

Pueden provocar sonrojo, halago, incomodidad, sonrisas, sorpresa, indignación, curiosidad. Y hasta vergüenza. A veces, de la ajena.

En Andalucía son especialmente propensos e ingeniosos en la práctica del noble arte del piropo, y una amiga mía decía que a ella unos días en Sevilla casi le subían la autoestima. Hasta los municipales cuando les pedías alguna indicación aprovechaban para soltarte alguno como si viniera a cuento.

Curioso fenómeno no sé si será tipical spanish, y que practican algunos a solas y algunos en grupo, no sabría decir ni discernir con qué intención o finalidad. Como siempre, admitimos (en realidad, rogaríamos, pero el temor a que sea en vano, como casi siempre, nos lo impide) cualquier sugerencia , hipótesis o teoría al respecto.

Creo que todas los hemos oìdo alguna vez. Pero llega una edad, que perciben siempre los demás antes que tú misma, en que dejas de oírlos y el mundo empieza a llamarte "señora". Y quizás sea ese el momento en el que el hecho de que haya piropos pueda ser más hiriente.

Y este corto, tan conocido, es buenísimo. Y no quería que faltara por aquí.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...