viernes, 28 de diciembre de 2007

Tú a mí y yo a ti



Dicen que somos jóvenes y no sabemos,
que no lo descubriremos realmente hasta que crezcamos
bueno, yo no creo que eso sea verdad
porque tú me tienes a mí y, cariño, yo te tengo a ti.

Te tengo a ti, cariño.

Dicen que nuestro amor no va a pagar el alquiler
que antes de que lo hayamos ganado, ya nos hemos gastado nuestro dinero.
Supongo que es así, que no tenemos mucho
pero al menos estoy segura de todo lo que tenemos

Te tengo a ti, cariño.

Tengo flores en primavera
te tengo a ti para que lleves mi anillo,
y cuando estoy triste, tú haces el payaso
y cuando estoy asustada tú siempre estás cerca

Así que dejalos que digan que llevas el pelo demasiado largo
No me importa, contigo no puedo equivocarme
y pon tu mano en la mía
que no hay ni colina ni montaña que no podamos subir.

Te tengo a ti...

Te tengo a ti para coger mi mano
Te tengo a ti para comprender
Te tengo a ti para caminar conmigo
te tengo a ti para hablar conmigo
te tengo a ti para darme un beso de buenas noches
te tengo a ti para abrazarme fuerte
te tengo a ti y no te dejaré ir
te tengo a ti para quererme así.

Te tengo a ti.

Esta es mi versión preferida de este clásico sencillo, precioso y optimista hasta la ingenuidad. La original aparecía interpretada por la entonces jovencísima y hoy superrequeteoperadísima Cher, una survivor que supo reinventarse (física y artísticamente hablando) a sí misma, al menos hasta los 90, y de la que hace muuuucho que no sé nada (mi Cher preferida, la de la película "Hechizo de luna", cuando Nicolas Cage no era todavía garantía de que una película era mala). A su lado, su exmarido, con el que formaba el dúo "Sonny & Cher", muy exitoso musical y televisivamente durante los últimos años 60, pero que terminaría en divorcio profesional y personal, parece ser que por el choque entre el paternalismo de él y el mayor éxito de ella. El tal Sonny Bono terminaría metido en política y gobernador de algún estado yanki, y parece que siempre mantuvo con Cher una buenísima relación, hasta que él murió (creo recordar que en un accidente de ski, pero tampoco me hagáis mucho caso), y a él estaba dedicado el disco más esplendoroso de la reaparición de ella en los 90, Believe (¿os acordáis?). Pues así cantaban esta canción los dos (ojo al look de Sonny, tan a lo príncipe de bekelar que resulta imperdonable hasta para un hippy, y la curiosa actitud de ambos, más propia de estar en casa aburridos mirando las molduras del techo y calibrando la necesidad de una manicura, que de estar cantando en un escenario):



De la canción hay muchas más versiones. La más curiosa, sin duda, la de la propia Cher, pero la de los noventa, acompañada de Beavis y Butthead, la pareja de gamberros de la MTV que parodiaban exitosamente a su propia audiencia. Algo así como el Neng de Buenafuente, pero en americano y en pegados a la tele...



Qué bonita la canción.

Y qué bonito cuando es verdad. Que a veces lo es.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...