domingo, 30 de septiembre de 2007

Mientras se danza



Benditos ochenta aquellos, que tanto nos obligan a echar de menos estos tiempos raros a todos los de mi generación, la primera, creo yo, que se resite tozudamente a dejar de ser joven. En mediode la "movida" y la furiosa eclosión de tendencias de la cultura juvenil, empezaba a sonar la música de este señor italiano que no iba de joven. Por aquel entonces, el único medio de piratear música era grabar las canciones de la radio, en uno de aquellos radiocassettes que un simple par de décadas han convertido en prehistóricos, y cruzando los dedos para que al locutor de turno no le diera por hablar demasiado sobre la canción, que era un antipirateo mucho más eficaz que los cánones y demás triquiñuelas de la hoy todopoderosa SGAE.

Era, sin duda, un tipo peculiar, el Battiato. La música mezclaba el sonido de los sintetizadorea (entonces, lo más de lo más) con instrumentos mucho más tradicionales, y las letras eran poemas extraños, vitalistas y con alguna resonancia cuasifilosófica.

Pero lo más peculiar, sin duda, era el look que lucía, sin complejos ni pretensiones, Franco Batiatto. Desde la cara (parecidísimo a John Turturro, a un Groucho Marx sin bigote y con gafas enormes, o a una de esas semimáscaras de nariz, bigote y gafas) hasta la forma de bailar, moverse o hacer los vídeos. Daba la impresión de hacer lo que le daba realmente la gana, con una total esponaneidad y autenicidad expresiva repito, sin complejos ni pretensiones.

Yo atravesaba entonces la frontera difusa entre la infancia tardía y la adolescencia temprana. Supongo que vagamente entendería ls letras de Batiatto, y todo lo demás despertaba una mezcla de sorpresa e hilaridad. Pero tenían algo que atrapaba. Y de hecho, el recuerdo ha sido bastante más generoso y respetuoso con estas canciones que con muchas otras que entonces yo creía que me gustaban mucho más, pero de cuyo eco no puedo acordarme.

"Y todo gira en torno a la estancia, mientras se danza.." Danzar era entonces un juego de niños, a punto de convertirse en el juego de adultos habitual durante los años y las noches que vendrían después. Y que se convirtieron en pasado sin permiso ni aviso.

Ayer reapareació Batiatto en el Telediario, convertido en un señor mayor y canoso. Los telediarios son ahora revistas de variedades salpicados con las noticias que a alguien y por algo le interesa y beneficia dar. Danzar es ahora algo mucho más esporádico, mientras me resisto a dejar a frontera entre a juventud y algo que no sé como llamarlo, pero que quizás sea la temida "madurez". Nos hemos hecho adultos sin querer y sin darnos cuenta, y sin darnos cuenta nos hemos llenado de nostalgias.

Hoy bajamos canciones de Internet, pero ya no dejan que descubramos a artistas como Batiatto, que haberlos, seguro que haylos (ojalá, si no, ya no nos puede quedar nila esperanza). La espontaneidad y autenticidad expresiva solo pueden ser hoy fruto de una operación o un experimento de marketing cuidadosamente estudidado, que si no funciona de forma inmediata (y seguramente efímera, porque a lo más que puede aspirar es a moda pasajera) se corta inmediatamente de raíz, y a otra cosa mariposa.

"Y todo gira en torno ala estancia, mietrvas se danza". Y así se pasa la vida, mientras se danza. Y yo quiero verte danzar, y danzar contigo.

jueves, 27 de septiembre de 2007

¡Felicidades y felicidad!







¡Felicidades, José Antonio y Bea!

Estaba a punto de dedicaros "La boda", de Astrud, que me ha descubierto Galahan en el post anterior, pero como dice "No os caséis", y yo sé que vosotros ya lo tenéis muy decidido y no va a haber arrepentimientos de última hora ni nada de eso (y además, que tenemos ganas de boda, qué caray), os dejo el poema de Benedetti que mañana os arropará.

Tus manos son mi caricia,
mis acordes cotidianos;
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice, y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada;
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro.

Tu boca que es tuya y mía,
Tu boca no se equivoca;
te quiero por que tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero.
Y tu paso vagabundo.
Y tu llanto por el mundo.
Porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aurora,
ni cándida moraleja,
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso;
es decir, que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es por que sos
mi amor, mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Felicidades y felicidad, y que sigáis siendo, codo a codo, amor, cómplice, todo, y mucho más que dos. De corazón.


(Y los invitados, a ver como acabamos, eh....)

domingo, 23 de septiembre de 2007

Elegir una canción



¿Qué canción pondrías en tu boda?

Al margen de lo que pienses del matrimonio, de los papeles, del compromiso y de su relación con el amor, ¿qué canción elegirías como banda sonora y emblema a compartir de lo que para ti significa casarte (o comprometerte, o decidirte a compartir camino con alguien, o como tú quieras pensarlo)?

Dei se empeñaba en una de compromiso tipo "Yo pisaré las calles nuevamente" o "Cita con ángeles" de Silvio, pero ya le he dicho que eso será si se casa con otra, porque yo no les veo sentido en una boda. Así que la única que se le ha ocurrido que a mí me parece aceptable es esta versión de Silvio de una canción de Aute.

A mí, inevitable y paradójicamente, la primera canción que se me viene a la cabeza es toda una declaración de principios antiboda: el Contigo de Sabina. Porque yo no sé lo que quiero, pero sí sé lo que no quiero, y como decía Calamaro, "sé lo que no quiero, y no lo puedo evitar". ..


viernes, 21 de septiembre de 2007

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Risas y prisas



Que nos falte tiempo para todo, pero nunca para echarnos unas risas.

A mí, de momento, no me falta. Para reírme, digo. Para todo lo demás, sí, la verdad. Pero me he propuesto ser menos quejica. A ver si lo consigo. Que no me fío de mí pero nada.

Que me tengo muy calada.

Y en esto de las risas, pues que me sigo quedando con la Revuelta del Paco León. Qué crack. (Una vellosidad de persona... El muñeco tiene hasta novia ¿ No tiene novia Lauren Postigo? Pues por qué no la va a tener el muñeco, leches... XDDDDD)

lunes, 17 de septiembre de 2007

Recuerdo aquella tarde, cantando tus canciones...


"Somos cinco mil en esta pequeña parte de la ciudad, somos cinco mil, cuántos seremos en total en las ciudades y en todo el país".


Este fragmento forma parte del poema que escribió Victor durante su estancia en el estadio de Santiago de Chile, entre los días 11-16 de Septiembre de 1973. Estos días se cumplen 34 años de su muerte.


Ese poema, que se conoce hoy gracias a la memoria de los que estuvieron con él, fue su último escrito.

Pocos días después de que se iniciase la dictadura del general Augusto Pinochet, Victor Jara fue encontrado sin vida en el sur de Santiago, cerca del cementerio. Su cuerpo había sido atravesado por 34 impactos de bala. Sus manos, que habían sido golpeadas con la culata de los fusiles, "quedaron reducidas a una sola herida", según el dictamen judicial.


Su viuda, Joan Turner, relató en el libro "Canto truncado" que, antes de morir, el músico y director de teatro "apenas podía caminar, tenía la cara y la cabeza ensangrentadas, al parecer le habían roto una costilla y le dolía el vientre, donde le habían pateado".


A mí sólo se me ocurre poner un trozo de la Canción que Labordeta le dedicó.


Pienso en la ultima tarde

cantando tus canciones

frente a la gran montaña,

pienso en tu muerte sucia

batido por los golpes,

los gritos y las balas.


Escucho tus silencios

tercos como la lluvia

regresando a tu casa.

Repito tus caminos

tus ojos, tus mañanas,

perdidos por el agua

grito tu voz clavada

contra el alma desnuda

levantandose izada

como un toro que surge

en una tarde clara

frente a la tierra parda.


"Mientras cantemos sus canciones, mientras su valor, pueda inspirarnos más valor: Victor jara, no morirá"





viernes, 14 de septiembre de 2007

Poetas muertos y versos del capitán



¿A quién no le gusta esta película? ¿A quién no le emociona esta escena? Si se ha convertido en todo un tópico en esto de los gustos cinematográficos declarados... Pero para los profes de Secundaria de la actualidad, me temo que no puede ser vista sin teñir la mirada de amarga ironía nostálgica por lo que alguna vez quisimos pensar que debía ser y no fue.

El CAP (Curso de Adaptación Pedagógica) es la única aproximación al proceloso mundo de la Pedagogía y la enseñanza con la que contamos los que alguna vez encauzamos nuestros pasos por la senda de la Filología, la Lingüística, la Literatura, la Historia Antigua o la Medieval o la Moderna o la Contemporánea, las Matemáticas, la Física cuántica y la Física de la otra, la Química, la Biología, las Bellas Artes, la Filosofía y etc. etc., para encontrarnos con que el destino final al que nos ha llevado esa senda es la cruda realidad de la ESO, o como mucho, arañar con suerte algún curso medianamente "bueno" de Bachillerato, que tampoco es que sea ninguna bicoca en general. Pues bien, en el CAP lo primero que deberían hacer es ponerles a los futuros profes y profas esta película, y dejar bien clarito que la realidad con que van a encontrarse probablemente estará en las antípodas. Para evitar chascos y suavizar una frustración probable y tal vez, sobre todo en algunos casos, inevitable.

Yo no sé bien de quién es la culpa, y a veces se me cuela en la cabeza la idea de que quizás la enseñanza no sea como nosotros queremos por nuestra "culpa" (o lo que sea, que no me gusta esta palabra, y mira que a veces me siento en la necesidad de usarla sin alternativa... ¡un psicoanálisis quiero!); es decir, porque no somos capaces de llevar a la práctica la enseñanza que a nosotros nos gustaría, ni de generar las causas que produjeran la consecuencia de la actitud, la receptividad y el aprendizaje que soñaríamos en nuestros alumnos, ni de motivarlos, ni de casi entenderlos, tal vez ni de conocerlos, ni de nada...

Pero otras veces, sobre todo en días como estos del principio de curso, cuando la realidad se impone aplastante sobre cualquier atisbo de idealización que la distancia estival hubiera podido haber producido, me digo que no, que la realidad es objetivamente cruda, muy cruda, y aquí no hay poetas muertos ni versos del capitán. Hay institutos que intentan organizarse simplemente para cumplir los mínimos, salir del paso e ir tirando, hay profesores desencantados o desesperados, hay alumnos que parecen sacados de una película de macarrillas de instituto americano pero de las malas (ayer una llegó a escupir el suelo que yo pisaba y a llamarme zorra... como lo cuento... y más hazañas que en sólo el día de la presentación protagonizó la mozica, como por aquí les dicen), alumnos que como mucho quieren un título (aunque sea sin aprender nada... os juro que así me lo dijeron, antes de demostrarme que efectivamente, habían llegado a 4ª de la ESO sin aprender nada) y sobre todo, legisladores que se limitan a hacer leyes que son parche sobre parche, y todo este cóctel, unido a una falta total de fe y de presupuestos por parte de nuestros patrones (la Administración) hacen de la enseñanza la gran chapuza nacional sin que esto llegue a salir nunca en el Telediario en toda su dimensión, complejidad y crudeza.

Así que para compensar la escena de ciencia ficción en que se ha convertido el vídeo con que hoy abro este post, dejo aquí un textito que se hizo muy popular hace algunos años, cuando empezaba el follón este de la ESO (cuyo único logro, dicho sea de paso, ha sido convertir en buenos la EGB y el BUP que están ya en el altar de nuestras nostalgias y añoranzas), y que recrea lo que le pasaría incluso al Maestro por antonomasia si se viera de pronto como nosotros. Os juro que es bastante más realista. Quien lo probó, lo sabe.

En aquel tiempo Jesús subió a la montaña y sentándose en una gran piedra dejó que sus discípulos y seguidores se le acercaran. Después, tomando la palabra, les enseñó diciendo:

-"En verdad, en verdad os digo que serán bienaventurados los pobres de espiritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Que serán bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los perseguidos a causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos,..."

Entonces Pedro le interrumpió para decir: "¿Tenemos que saberlo de memoria?" Y Andrés dijo: "¿Tenemos que escribirlo?" Y Santiago dijo: "¿Tenemos que examinarnos de esto?" Y Felipe dijo: "No tengo papiro" Y Bartolomé dijo: "¿Te lo tenemos que entregar?" Y Juan dijo: "¿Puedo ir al servicio?" Y Judas: "¿Y esto para qué sirve?"

Entonces uno de tantos fariseos presentes, que nunca había enseñado, pidió ver la Programación de Jesús y, ante el asombro del Maestro, le inquirió en estos términos: "¿Cuál es tu nivel de competencia curricular?¿Cómo atiendes a la diversidad?¿Cómo has diseñado la motivación de intereses palestinos y gentiles? ¿Qué significatividad tiene el material de aprendizaje que pretendes enseñar?."

A Jesús se le llenaron los ojos de lágrimas y, elevándolos al cielo, pidió al Padre la jubilación anticipada.



Aquí no hay poetas muertos ni versos del capitán. Aunque aún haya algunos ilusos(?) empeñados en buscarlos y convencidos de encontrarlos, que haberlos haylos.

Y probablemente, esos ilusos, son los que nos salvan.


jueves, 13 de septiembre de 2007

Tiempo, por favor

No tengo tiempo ni para robar rosas. Tenía pensado poner un post sobre Death proof, o sobre la curiosa venta de mi piso, o sobre los cambios de vida, o sobre los problemas y avatares de decorar una casa, o sobre la vida pensada y la vida vivida... Pero no tengo tiempo. Lo que sí tengo es una clara intuición de que para esto de los post, pasado el día, pasó la romería. Así que quizás no ponga ninguno de los post que pensé en algún momento en medio de este huracán de ajetreo y calor que me ha traído Septiembre. Y por eso lo único que voy a hacer, antes de irme a la cama, porque mañana madrugo como en Verín sería inimaginable (y en cuanto empiece el horario normal, tendré que madrugar más, con lo que a mí me espanta), es dejar tres vídeos de la última película de Tarantino, sobre la que había escrito un larguísimo post hace algo más de una semana, pero que desapareció inexplicablemente por cosas de la informática, o del blogspot, o de mi torpeza, o del destino -vaya usted a saber-

Una canción, la de los créditos finales, botón de muestra de una magnífica banda sonora que Quintín Tarantino nos descubre a muchos, tan retro y genial como la estética deliberadamente deliberada de la película:


El Lap dance (¿alguien sabe por favor de dónde ha salido esta chica??): por supuesto, porque es casi hipnótico, porque incluso a los que no les guste esta película se les quedará en la memoria como un chicle en el zapato, y porque me temo que va a ser comentada, criticiada, imitada y parodiada como solo las escenas geniales que terminan formando parte de la antología de momentos inolvidables del cine pueden hacerlo. Es una escena narrativamente innecesaria, pero tengo la impresión de que Tarantino está filmando la escena que le gustaría ver en una película y que parece obligado a filmar porque nadie sino él va a hacerlo. Y le salió redonda. Sin prejuicios ni complejos, pero quizás con intención o pretensión... Ah, y la pongo también porque sé que a Dei, al que esta película no le gustó demasiado, sí le gustó este momento (obviamente, ¿no?)


Y por último, otro momento para mí genial de esta gamberrada de Tarantino, llena de guiños a sus colegas y a sus seguidores, y cuyo argumento no parece más que una excusa para eso, para ensartar momentos, conversacíones y escenas sueltas geniales visual y sonoramente, y utilizando sin complejo elementos del cine más kistch, cutre, serie b o como quiera llamarse. Esta escena, repito, me parece genial por la combinación de música e imagen. Pero ojo: si no habéis visto la película y no queréis que os la destripen (por eso de la emoción y las emociones, que esta película las busca de las fuertes), este vídeo lo hará. Y yo tuve que verla apartando la cabeza varias veces. Mu bestia. Tanto, que llega al cachondeo. Pero yo sigo siendo demasiado impresionable para esas cosas (y siéndolo, la siguiente película que vi -o entreví, para ser exactos- fue Wolf Creek... Nunca máis, de verdad. Qué mal rato). La canción es buenísima, me encanta.



Y espero recuperar pronto algo de tiempo para robar rosas. Lo echo de menos.

martes, 11 de septiembre de 2007

11-S Yo pisaré las calles nuevamente...

Hoy es una fecha histórica, imborrable para todos aquellos que todavía piensan que otro mundo, no es ya urgente, sino que es posible. Hace 34 años del derrocamiento y asesinato de S. Allende, presidente electo de Chile.

Como dijera Fidel, si cada trabajador chileno hubiera tenido un AK-47 como el que le regalaron a Allende, no hubiera habido golpe fascista.

Hoy, más que nunca recuerdo las palabras del presidente Allende: "América látina no puede seguir siendo sólo el continente de la esperanza(...)"

No puede seguir siéndolo por más tiempo. América Látina, con zonas como centroamérica o los Andes, con tasas del 70% de pobreza, no puede seguir mirando al cielo esperando la redención divina. Esperando que el neoliberalismo acabe con su miseria. Debe ser dueña -como dijera Allende- de su propio destino, y debe tomar conciencia de su derecho a la vida. Ámerica Látina, debe transformar esa voz, de pueblo hasta hoy día sometido, que deberá ser mañana la voz, de un continente libre.






"Más temprano que tarde, se abriran las grandes alamedas, por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor".






Hasta la victoria siempre, compañero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...