jueves, 1 de mayo de 2008

¿1º de qué?




Hoy se conmemora el 1º de Mayo, fecha que recuerda la huelga y asesinato de trabajadores en Chicago en 1886, como consecuencia de la reivindicación de la jornada de 8 horas en los puestos de trabajo.

Aún recuerdo cuando iba con unos colegas a la maniestación del 1º de Mayo con la CNT. Sencillamente nos parecía la más auténtica.

¿Qué queda de las primeras manifestaciones? Apenas nada. En un país capitalista, donde la clase obrera ha perdido su conciencia de clase explotada en el mejor de los casos y en el peor de ellos, se encuentra absolutamene domesticada, en un país donde abundan los "obreros de derechas" y donde el PP se nutre fundamentalmene de "clase obrera", con una "izquierda" absolutamente absorbida por el sistema y contenta de ello, y otra (la que no se domestica) considerada como "radical", en un país, donde los sindicatos se encuentran subvencionados y son un instrumento más del Estado Burgués, estas manifestaciones no son más que algo folklórico, gracioso, que el sistema capitalista mira con cierta complacencia, cuando no con sorna.

Hoy, el que más puede gritar "viva este 1º de Mayo", es el propio sistema.

Hoy, se ha covertido pura y llanamente, ya, ni siquiera en el derecho al pataleo, sino en la propia conciencia de lo que un día fue y hoy se asume y se siente como perdido.

Hoy, este 1º de Mayo es la asunción absoluta de la derrota y el triunfo de la desesperanza.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante tanta pasión.

Hoy precisamente me estaba preguntando qué significa ser de izquierdas hoy. Que significa de verdad, no como prejuicio social (ese lo entiendo muy bien), como forma de calificar de forma superflua a las personas. Me preguntaba que significa ser comunista y en qué consiste. Entiendo el comunismo como una idea (karl marx fue un gran teólogo político) fabulosa en el momento en que surgió y que nos sirvió para alcanzar derechos que entonces no existían.
Me preguntaba ésto hoy, Dei, y me alegra de haber encontrado este blog, porque así te lo pregunto: ¿qué significa realmente hoy en dia ser comunista? y, ¿en qué consiste "ser obrero de casta" (cuando en realidad lo que predica el marxismo es precisamente la abolición de las clases)?

FDO: Una ignorante a la que le cabrean las rebeldías sin causa (y entiéndase, por favor, con todos los respetos, como disputa puramente intelectual... aunque yo no lo sea)

Un saludo

Dei dijo...

La verdad, mi apreciada anónima, es que sería una disertación altamente interesante, pero bastante larga. Para mí, básicamente, ser comunista hoy, significa estar en absoluto desacuerdo con el sistema actual, desde un punto de vista auténticamente revolucionario. Tratar de romper el pensamiento único y la lógica de este sistema. La izquierda debe ser revolucionaria y buscar cambios radicales (desde la raíz) cambios traumáticos, o no ser izquierda. Ser comunista hoy, es buscar la transformación de este mundo, que vive de la miseria de los demás, y que nos lleva directamente al abismo. Para todo lo demás, ya está la "izquierda" sistémica (PSOE).

Saludos!

Anónimo dijo...

Mi querido disertador,

Gracias por tu (escueta) respuesta. Me sigo preguntando que significa ser comunista hoy, que problemática plantea, que intereses defiende, que soluciones aporta, que es exactamente lo que se pretende cambiar y lo que no. Estamos hablando, supongo, de opciones políticas y económicas, pero si lo que planteas es una revolución radical, una ruptura de raíz con todo el sistema, yo creo que eso no sería comunismo, habría que llamarlo de otro modo. El comunismo, tal como yo lo veo, y de ahí las dudas que planteo, pretende terminar con la lucha de clases en que hasta el momento en que surge y según la visión de Karl Marx, consistía la historia de las sociedades, abolir la propiedad privada. Su visión filosófica supuso una transformación del mundo y no una interpretación. Supuso una revolución social y política.

Pero vayamos a la sociedad actual. La lucha de clases no tiene sentido, la gran mayoría somos esa clase media que parece tener más de lo que necesita ("las masas de Ortega, que han olvidado el verdadero origen y valor de las cosas y que tienen acceso a todo sin comprender nada). La abolición de la propiedad privada (el capital) creo que está más que comprobado su fracaso, y la tiranía y la desigualdad siguen existiendo solo que en manos diferentes con nombres diferentes. Partiendo de esto, me pregunto cual es el interés que defiende el comunista de hoy, que plantea, que sistema vendrá a sustiutir al actual erroneo. Defender la revolución radical, de raíz, de todo el sistema por no válido es tanto como no defender nada. Las revolucones son ideas nuevas, las revoluciones son filosóficas, políticas, económicas, sociales, pero plantean una nueva visión en alguno o en todos los ámbitos sin la que es mposible el cambio. Consiste en darle la vuelta a algo, en cambiar su sentido.

Tendría que aportar a este (diálogo?)algo de mi visión particular de la naturaleza humana, de la existencia, que lógicamente implica ideas políticas, las mias (ninguna de las actuales, si bien tengo que reconocer que soy conservadora en tanto no puedo aportar ideas nuevas que mejoren las anteriores, aunque no me resigno a que me clasifiquen por pensar como me da la gana). Primero el optimismo, que implica ser crítica, pero no por ello dejar de aceptar todo lo bueno que somos, lo que hemos conseguido, lo que con grandes ideas o con pequeños retos seguimos consiguiendo, nuestra lucha individual y social por la justicia, por la igualdad, por la libertad, por hacer mejor las cosas, nuestra lucha contra el sufrimiento, el hambre, la guerra, la tiranía... nuestra capacidad. Segundo, la conciencia de todas nuestras limitaciones como individuos y como sociedad, de nuestras debilidades, de nuestra fragilidad, de lo breve de nuestra estancia aquí, de lo mucho que pretendemos, de nuestra vanidad. La simple biología nos cierrra el camino, la biología que nos da una naturaleza animal, un entorno con reglas físicas, unos recursos limitados y muy poquito tiempo para inventarnos a nosotros mismos.

Por todo esto me sorprenden los radicalismos del tipo que sea, aunque me enternecen y me emocionan las ideas apasionadas, las grandes ideas y los grandes defensores. Pienso que cualquier dia, en alguna parte, surgirá algun gran hombre que lleve consigo más cualidades que el resto de las que nos engrandecen como especie, o en dosis mucho más altas, o con una idea revolucionaria y genial, y elevará la voz por encima de los demás, gritando lo que el resto nos resignamos a mascullar en silencio, y entonces daremos nuevos grandes pasos hacia delante. Eso es para mi lo más emocionante de vivir, y de pensar... nunca dejamos de ir hacia delante, aunque a veces nos perdamos, o nos desviemos del camino.

Un saludo, Dei. Yo, como ves, si tengo un poquito de ese tiempo, aunque lo he robado al sueño.

Dei dijo...

Las clases siguen existiendo, aunque pretendan hacernos creer que no, precisamente para evitar su lucha, El sistema capitalista es muy listo, y quiere acabar con la lucha de clases haciéndole creer que no existen clases y que todos podemos aspirar a vivir como las clases altas. Esa es la trampa en la que no debemos caer. Nadie. Y menos, la izquierda.

En cuanto a lo que dices del fracaso de la abolición de la propiedad privada, han fracasado modelos concretos; pero hay otros que siguen funcionando, y siguen funcionando además con todas las trabas que les ponen los vecinos capitalistas que les rodean, les oprimen e intentan propiciar su caída frotándose las manos y babeando, lo cual demuestra que sí, que pueden funcionar (te hablo de Cuba, claro). Cada país, cada grupo, debe buscar su propio modelo. El que está claro que ha fracasado es el sistema capitalista (España, 8 millones de pobres, los USA, 40, etc…) y ahí lo tienes, campando a sus anchas.

Y yo creo más en las ideas que en las personas, y por ello, ni espero ni necesito a nadie que nos salve ni nos guíe. Y por ello, no pierdo la fe. Y por ello, sé que el papel de la izquierda tiene que ser transformar el mundo. Sin adaptarse, ni resignarse, ni claudicar. ¿Por qué unos tiene que ir descalzos, para que otros tengan dos coches? ¿Por qué unos tienen que tener una esperanza de vida de 40 años, para que otros la tengan de 80?

Porque nos quieren hacer creer que no se puede, pero la izquierda no puede caer en esa trampa, tan sutil y astutamente urdida que sería su fin.

Hay que creer. Si no, sí que estamos definitivamente perdidos,

Un saludo, y no le robes demasiado tiempo al sueño, que puede que no merezca la pena...

Anónimo dijo...

Pues yo creo en las personas Dei, no en las ideas. La izquierda no es nada y tampoco la derecha si no están formadas por personas que acepten que otros piensan de manera diferente. Lo importante es lo que se hace y no desde que lado se hace. Lo importante es defender a las personas, no a las ideas. No creo en la izquierda reformadora y salvadora, como no creo en la derecha. Para mi solo son palabras huecas.

Un saludo y gracias por exponer tus puntos de vista.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...