viernes, 23 de mayo de 2008

A quien conmigo va


Alanis Morissette: Head over feet

No tuve más opción que escucharte
hablabas de lo que te pasaba
una y otra vez.
Yo pensaba sobre ello.

Me tratas como si fuera una princesa
y yo no estoy acostumbrada a que eso me guste
Me preguntas que tal fue mi día.

Me has conquistado en contra de mi voluntad
no te extrañes si me enamoro locamente.
No te sorprendas si te quiero por todo lo que eres.
No puedo evitarlo.
Es todo culpa tuya.

Tu amor es denso y me arrastró.
Eres mucho más valiente de lo que yo pensaba
y no lo digo por decir.

Me traes cosas incondicionales
contienes la respiración y la puerta
por mí
Gracias por tu paciencia.

Eres la persona que mejor sabe escuchar
de todas las que he conocido.
Eres mimejor amigo
mejor amigo con "beneficios"
¿Por qué tardé tanto?
Nunca me he sentido tan sana.
Nunca había querido algo racional.

Ahora me doy cuenta.
Ahora me doy cuenta.

Me has conquistado en contra de mi voluntad
no te extrañes si me enamoro locamente.
No te sorprendas si te quiero por todo lo que eres.
No puedo evitarlo.
Es todo culpa tuya.

Yo sigo confiando en que algún día Alanis saque otro disco que sepa hablar tanto y tan bien de nosotros como a3quel Jagged Little Pill, con el que sorprendió al mundo con sus letras directas y con sus diecinueve años. Yo lo escuchaba obsesivamente en mi walk-man (sí, de aquellos de cassette, tengo una edad, qué pasa) mientras iba y venía de Madrid a Villagarcía y de Villagarcía a Madrid tanteando qué era eso de las oposiciones, destino inexorable de la mayoría de los filólogos. Habia canciones que hablaban de mí entonces, pero yo no lo sabía, porque sabía muy poquito inglés, y había canciones, qué curioso, que hace más de diez años hablaban de mí ahora, y ahora que he aprendido algo más de inglés puedo darme cuenta.



Allí estaban canciones tan imprescindibles, tan redondas y tan de antología como Ironic, (It's meeting the man of my dreams, and then meeting his beautiful wife... ¿Puede haber algo más universal)), Hand in my pocket (viva la contradicción, la supervivencia y el entrenamiento del optimismo) o, por supuesto, You've oughta know (te vas a enterar por irte con otra como si nada y como si no me hubieras prometido amor eterno... dejémonos de chorradas: que viva el despecho, las ansias de venganza y las posibilidades de vengarse, que si en el amor y en la guerra vale todo, en el desamor no digamos).

Alanis sigue estando entre mis preferidas, y muchas de sus canciones siguen estando entre las que conmigo van, incondicionalmente y pase lo que pase, aunque su segundo disco me decepcionara (prácticamente, sólo me quedo con el maravillosísimo That I would be good ) y que luego me reconciliara un poco con ella con el Under rug swept, por el Hands clean , y sobre todo, el That particular time, que me emociona cada vez que la escucho, y la he escuchado cientos de veces. Pero últimamente , yo no sé qué le pasa a esta chica.

Estos días he vuelto a escucharla en el bus, entre la pereza y el sueño de estas mañanas en que ya es de día pero mayo nos ha salido rebelde y protesta (o nos bendice, tal vez) con esta lluvia que nos salvará, quizás, de trasvases.

¿Cómo afrontar un fin de semana de mayo en el que los hombres del tiempo nos han condenado a chubascos moderados? Con películas de DVD, citas para comer, paraguas, pereza, blogs y ganas de cocinar. Y buena compañía, claro. De esa que te hace llevar la cabeza hasta los pies, y sonreír por tu buena fortuna, y que la lluvia no te haga olvidarla. Y tarareando a Alanis. Y escuchando canciones del pasado que hablaban entonces de los que somos ahora, sin que nosotros lo supiéramos.

Feliz fin de semana. Apurad mayo, que se acaba. Decidle que ponga una bonita pose y saque su mejor sonrisa, que estamos a punto de enmarcarlo para el recuerdo.

Que eso es, al fin y al cabo, por lo que merece la pena esto de ahora: porque algún día lo recordaremos.


Y en el lote que hacemos para recordar nos llevamos siempre a los (y lo) que ahora nos acompañan. Que aunque ya dije una vez que hay canciones que son como cajitas de recuerdos, hay otras que son premoniciones, deseos, o tal vez, sortilegios.

1 comentario:

nandara dijo...

Kamala tienes un premio desde mi blog. Espero que te haga tanta ilusión como a mí.
Salud :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...