lunes, 23 de junio de 2008

Jetas


Como no tenemos tiempo para escribir ni un minipost minimamente decente(otra vez, esto parece un deja vu constante o una ejemplificación simplona del mito del eterno retorno) , y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y este dúo de humoristas geniales pasó por Zaragoza este fin de semana sin que nosotros pudiéramos ni plantearnos si íbamos a verlos, pues dejamos este clásico que reflexiona sobre una forma "sutil" (ejem) de colarse en el cine.

Estoy segura de que tod@s habéis visto situaciones similares pero que no os han hecho ni pizca de gracia. Tan clásico como este sketch y ya casi proverbial es el morro con el que las señoras mayores, que parecen profesionales de la compra y se creen que tienen algún tipo de derecho adiquirido o por la antigüedad o por la asiduidad, se cuelan en panaderías, mercados, fruterías y similares. Y pueden dar con el tímido pardillo que no les planta cara, o con otro que sí lo haga, generalmente por el rebote de que no sea la primera vez que le pasa. Yo antes era de los primeros. Pero cada vez me hago más de los segundos, sobre todo con los jetas y las jetas con los que tengo que sobrevivir en un lugar ya de por sí proceloso como el trabajo. Tal vez sea el instinto de supervivencia.

Que si lo bueno abunda, los jetas y las jetas (en esto sí que no hay discriminación) abundan más. Y no sólo en las colas, que es lo más triste.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...