viernes, 4 de julio de 2008

De tiburones, hombres, cultura y pececillos.



Cuando yo hice el CAP, hace años y años ya, nos pusieron un montaje audiovisual sobre este texto para que reflexionáamos sobre la escuela y su función. Y a mí me resultó sencillamente esclarecedor sobre eso, sobre el verdadero papel de la educación a la que yo me iba a dedicar si la suerte me acompañaba. Y sigue siendo esclarecedor, por muy conocido y leído que sea. Sobre la escuela y sobre todo.

En estos días en que me ahogo en la didáctica hora calurosa tras hora calurosa, escuchando a los que buscan la suerte para verse seguros y con la vida solucionada dedicada a esto de la educación, no puedo evitar recordar mis propoios días de CAP, cuando no podía de ninguna de las maneras imaginar que llegaría a estar tan de este otro lado, aunque todo y yo hayamos cambiado tanto para en realidad no cambiar nada. Porque este texto de Bertold Bretch sigue haciendo reflexionar y evidenciando lo evidente, que parece no querer, o no saber, o no poder, cambiar.
— Si los tiburones fueran hombres -preguntó al señor K. la hija pequeña de su patrona- ¿se portarían mejor con los pececitos?

— Claro que sí -respondió el señor K.-. Si los tiburones fueran hombres, harían construir en el mar cajas enormes para los pececitos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto plantas como materias animales. Se preocuparían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca y adoptarían todo tipo de medidas sanitarias. Si, por ejemplo, un pececito se lastimase una aleta, en seguida se la vendarían de modo que el pececito no se les muriera prematuramente a los tiburones. Para que los pececitos no se pusieran tristes habría, de cuando en cuando, grandes fiestas acuáticas, pues los pececitos alegres tienen mejor sabor que los tristes. También habría escuelas en el interior de las cajas. En esas escuelas se enseñaría a los pececitos a entrar en las fauces de los tiburones. Estos necesitarían tener nociones de geografías para mejor localizar a los grandes tiburones, que andan por ahí holgazaneando.

Lo principal sería, naturalmente, la formación moral de los pececitos. Se les enseñaría que no hay nada más grande ni más hermoso para un pececito que sacrificarse con alegría; también se les enseñaría a tener fe en los tiburones, y a creerles cuando les dijesen que ellos ya se ocupan de forjarles un hermoso porvenir. Se les daría a entender que ese porvenir que se les auguraba sólo estaría asegurado si aprendían a obedecer. Los pececillos deberían guardarse bien de las bajas pasiones, así como de cualquier inclinación materialista, egoísta o marxista. Si algún pececillo mostrase semejantes tendencias, sus compañeros deberían comunicarlo inmediatamente a los tiburones.

Si los tiburones fueran hombres, se harían naturalmente la guerra entre sí para conquistar cajas y pececillos ajenos. Además, cada tiburón obligaría a sus propios pececillos a combatir en esas guerras. Cada tiburón enseñaría a sus pececillos que entre ellos y los pececillos de otros tiburones existe una enorme diferencia. Si bien todos los pececillos son mudos, proclamarían, lo cierto es que callan en idiomas muy distintos y por eso jamás logran entenderse. A cada pececillo que matase en una guerra a un par de pececillos enemigos, de esos que callan en otro idioma, se les concedería una medalla de varec y se le otorgaría además el título de héroe.

Si los tiburones fueran hombres, tendrían también su arte. Habría hermosos cuadros en los que se representarían los dientes de los tiburones en colores maravillosos, y sus fauces como puros jardines de recreo en los que da gusto retozar. Los teatros del fondo del mar mostrarían a heroicos pececillos entrando entusiasmados en las fauces de los tiburones, y la música sería tan bella que, a sus sones, arrullados por los pensamientos más deliciosos, como en un ensueño, los pececillos se precipitarían en tropel, precedidos por la banda, dentro de esas fauces.

Habría asimismo una religión, si los tiburones fueran hombres. Esa religión enseñaría que la verdadera vida comienza para los pececillos en el estómago de los tiburones.

Además, si los tiburones fueran hombres, los pececillos dejarían de ser todos iguales como lo son ahora. Algunos ocuparían ciertos cargos, lo que los colocaría por encima de los demás. A aquellos pececillos que fueran un poco más grandes se les permitiría incluso tragarse a los más pequeños. Los tiburones verían esta práctica con agrado, pues les proporcionaría mayores bocados. Los pececillos más gordos, que serían los que ocupasen ciertos puestos, se encargarían de mantener el orden entre los demás pececillos, y se harían maestros u oficiales, ingenieros especializados en la construcción de cajas, etc. En una palabra: habría por fin en el mar una cultura si los tiburones fueran hombres.
BERTOLD BRETCH             

Y lo que cambia, sólo parece hacer al hombre más tiburón. O más hombre.

7 comentarios:

NoSurrender dijo...

Desde luego, es un texto muy reflexivo. Y tampoco creo que nada pueda cambiar. En la sociedad de los humanos, hasta las revoluciones más antisistémicas han acabdo engordando a los tiburones. Está todo bien atado. Sólo nos queda nuestra consciencia.

Un saludo!

kamala dijo...

Que a veces nos hace ver que contribuimos a este sistema feroz que urden los tiburones para merendarse (o merendarnos), sea de la manera que sea, a los pececillos.

Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Estimados Dei y kamala:

Hasta vuestros textos van a la par. 1º , el texto de no nos van a domesticar, y ahora este texto tan estremecedor sobre los pececillos y los tiburones.

Nos guste o no nos guste, ya estamos domesticados, más aún formamos parte de los tiburones, y tenemos a millones de pececitos (vease lo jodido que está este mundo, hambre, guerras, prostitución, turismo sexual,....), dentro de las jaulas (Africa, Asia, 4º mundo....).

NO VAMOS A CAMBIAR EL MUNDO, LA BATALLA ESTA PERDIDA, Y LOS TIBURONAZOS (Bush, Zapatero, Sarkozy,Banqueros,sindicatos, Estamentos eclesiasticos,y sobre todo nuestros miedos) NO NOS VAN A DEJAR CAMBIARLO.

Os rogaría que a la lectura de este comentario, publiqueis un post, o un contracomentario, en el que me digaís que puede hacer un mortal como yo, tiburón del 1º mundo,para acabar con los tiburonazos, o para liberarnos a los pececillos y a los tiburones.

Comentario final, el perito moreno se ha desplomado, esto no sucedia desde hace un fajo años.
¿Por qúé nos mienten?. No vale para nada que yo ahorre agua, y que recicle,el mundo tal y como yo lo conozco se extingue, desapareceran los osos, y los sarrios. No habrá arboles, ni flores.

La vida seguira existiendo, pero sin pececillos, y tiburones. Ese será el momento en el que la tierra sea más libre,cuando solo existan liquenes, algas, insectos,....pero ni un solo hombre sobre la tierra.

Seamos pesimistas,nuestra sociedad está condenada a desaparecer o bajo las olas o bajo las Hordas de pececillos. Entonces estad contentos, la vida eterna empieza en ese momento.

El Tre

Anónimo dijo...

noticia de la prensa, encontrada escasos minutos despues de escribir el comentario anterior.

AMAYA GARCÍA | ESTHER MUCIENTES
MADRID.- Los líderes de los países más poderosos están preocupados. La escalada del precio de los alimentos y del crudo está centrando la cumbre del G8 que se celebra estos días en Tokyo.

La pobreza en África, el envío de ayuda al continente o la escasez de alimentos centraron el debate de la primera jornada. Un debate que debió suponer un gran desgaste dado el festín gastronómico que se dieron los líderes de las grandes potencias mundiales.

Mientras las economías emergentes, formadas por Brasil, México, la India, China y Sudáfrica pedían a la ONU su intervención para paliar la crisis alimentaria, Bush, Merkel, Brown, Berlusconi, Sarkozy, Fukuda, Harper y Medvedev, con sus respectivas parejas, se daban una opípara cena formada por 19 platos.

Desde maíz con caviar hasta dados de atún con aguacate y gelatina de soja o almejas hervidas, pasando por salmón ahumado y erizos de mar. Así hasta casi 20 deliciosas creaciones con todo tipo de alimentos: gambas, ternera, verduras... Los mejores delicattessen para los más poderosos.

La crisis alimentaria presente durante toda la primera jornada de la cumbre pareció evaporarse a la hora de la cena. Con el nombre de'Bendiciones de la Tierra y del Mar', el menú preparado por los chefs japoneses encargados de alimentar a los líderes mundiales deleitó a sus comensales con los platos típicos de la isla de Hokkaido. El cocinero encargado de tal festín era Katushiro Namakura, el primer chef japonés en ganar una estrella Michelin.

El banquete que se dieron los líderes del G8 no ha sido del agrado de todos. Dominic Nutt, de la ONG 'Save de Children', ha sido uno de los más críticos con la actitud de los primeros ministros. "Es profundamente hipócrita que los líderes mundiales coman plato tras plato mientras hay una crisis alimentaria y millones de personas no tienen ni qué comer".

Asimismo, diversas organizaciones han exigido a los Estados del G8 que cumplan con sus promesas de ayuda al desarrollo hechas en 2005. Entonces, prometieron aumentar la ayuda a África a 50.000 millones de dólares al año hasta 2010.

Sin embargo, hasta ahora no han cumplido e incluso se teme que desdigan lo pactado. "Necesitamos desesperadamente más dinero y deben ser nuevos medios financieros", dijo Max Lawson de Oxfam.

Anónimo dijo...

Extraido de Internet

Imagina lo siguiente:

1. Usando un pseudónimo, Ramón publica un comentario ofensivo sobre sí mismo en tu blog.
2. A continuación Ramón te demanda por violación de su derecho al honor.
3. Un juez que no conoce ni entiende Internet te condena a pagarle 1 millón de pesetas a Ramón, a pesar de que tú te apresuraste a borrar el comentario en cuestión.
4. Ramón repite el proceso con el siguiente blog, hasta conseguir acabar con toda la blogosfera.

¿Qué te parece? ¿Maquiavélico? ¿Escalofriante? Pues ese es el futuro que nos puede aguardar a los bloggers si Ramoncín/SGAE ganan la demanda que han interpuesto a la página alasbarricadas.org.

Primero lo intentaron colando el artículo 17bis en la Ley de Impulso de la Sociedad de la Información. Ahora quieren sentar precedentes en los que los administradores de las webs sean responsables de los comentarios de los visitantes.

Si queremos conservar la libertad de expresión en Internet, el momento de reaccionar es ahora:

• Usa tu blog para dar a conocer el problema

• Contraataca: recuérdale a todo el mundo que la LPI reconoce el derecho a copia privada, por lo que descargar música y películas de Internet es legal.

• Apoya a los grupos que hacen música libre, y no compres discos ni acudas a conciertos de grupos de la SGAE.

• Usa tu imaginación, seguro que se te ocurren muchas más ideas.

El Tre

Dei dijo...

Tre, te has quedado a gusto, ¿no?. La verdad es que tienes razón y eso ya lo sabemos. Vamos en un tren que va hacía el abismo y al que no paramos de echar más carbón.

¿La paz? Cuándo el hobre desaparezca, por supuesto.

¿Que no haya un ser humano sobre la tierra que pase hambre? Cuando no haya un ser humano sobre la tierra.

kamala dijo...

Manolo García describió la actual situación con una imagen que a mí me parece muy gráfica y muy acertada: la humanidad se ha convertido en una manada de búfalos que corre desbocada hacia el abismo. Y los que van abriendo camino ahora miran hacia atrás y dicen a los últimos que por favor no levanten polvo...

Pues eso. ¿Quién puede parar o cambiar el rumbo de toda una manada de búfalos desbocada? ¿Quién puede hacer cambiar de idea a los tiburones en su trato a los pececillos?

Pesimistas, Tre, sí. O mirando hacia otro lado, porque al fin y al cabo tenemos sólo una vida, tan breve y tan insignificante como las lágrimas en la lluvia... ¿Merece la pena la angustia de una gota de agua ante lo inevitable de ser arrastrada por la corriente del mar? Los orientales dicen que si tú problema no tiene solución, ¿por qué te afliges? Así que los convencidos de que no tiene solución... dejemos de afligirnos, y vivamos lo que y como podamos.

O no... Porque la corriente del mar se hace gota a gota. Quizás el pesimismo sea otra trampa, la más sutil y maquiavélica, de los tiburones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...