miércoles, 27 de agosto de 2008

Agridulce vs. edulcorado



Tenía muchas ganas de ver Juno. Por varios motivos: había oído hablar de ella como una película entrañable y optimista; el tema -una embarazada adolescente y su peripecia para dar a su bebé en adopción- tratado en tono de comedia sonaba de lo más apetecible; la crítica no la ponía mal y una tal Diablo Cody (al parecer, apreciada bloguera de la blogosfera en inglés) se llevó nada más y nada menos que el Oscar al mejor guión. Y a mí me encantan las películas buenas por su guión. Pero tengo que decir que me he llevado un pequeño chasco.

Le pasa un poco lo mismo que a Little Miss Sunshine: tiene muchas cosas buenas, pero no es una película redonda. Queda claro qué es lo que pretenden los que la hicieron, y quizás ese sea su mayor problema: que queda demasiado claro porque no lo logran del todo. Lo que debería ser autenticidad suena a pose. Muchos personajes, situaciones y diálogos pretendidamente originales, excéntricos, alternativos, emotivos y rompedores se quedan en eso, en algo pretendido sin serlo de verdad, y que poduce un efecto similar al de una marioneta con hilos fluorescentes.

¿Por qué? No lo sé. No sé qué es lo que hace que a estas dos películas les pase esto y, por ejemplo, a Amelie no (siempre en mi rotundamente subjetiva, esencialmente relativa y fácilmente rebatible opinión, claro está). Hay cosas que chirrían (la reacción del padre adoptivo, por ejemplo, o el momento en que Juno les cuenta a sus padres que está embarazada, o la relación de Juno con su madrastra) y cosas que resultan directamente inverosímiles pero sin el encanto de lo increíble espontáneo, expresivo y necesario en otras obras.

Con todo, la película tiene una buena idea de fondo, momentos muy emotivos (la relación de Juno y su "novio", por ejemplo), colores vivos que le dan expresividad, viveza y calidez, muy buenas interpretaciones y una bonita banda sonora.



Pero para el tratamiento de los embarazos adolescentes y sus alrededores, me quedo sin duda, con Café Irlandes, de 1993. Película profundamente irlandesa, como deja ya claro su título, popular y entrañable, que sí logra resultar agridulce de forma auténtica, porque mezcla sabiamente lo agrio (lo sórdido del momento del embarazo, los cotilleos, la desesperación adolescente, el patético padre del bebé y su comportamiento, el realismo sin maquillaje en la recreación de personajes, ambientes y situaciónes, tanto en sentido físico como metafórico) con lo dulce (el personaje de la madre, la evolución del padre de la chica en su actitud, el momento del nacimiento que es feliz, porque un nacimiento es en sí mismo feliz, a pesar de sus circunstancias), haciendo que sea este último, el dulce, el regusto que queda en el espectador al terminar de verla.



Café Irlandés está basada en una obra literaria de Roddy Doyle, autor también de la novela a partir de la cual Alan Parker dirigióThe Commitments , que comparte ese mismo aire profundamente irlandés, ese tono agridulce y ese realismo costumbrista que ni embellece ni idealiza, pero sí sabe captar la belleza entrañable que se agazapa en lo cotidiano. Y además, Café Irlandés está dirigida por Stephen Frears, que firma también otra de las películas que no faltan en mi colección: Alta Fidelidad. (Menuda genealogía. Si no la habéis visto, os recomiendo que le deis una oportunidad).

Tengo la impresión de que, como estas, Juno también pretende ser una comedia agridulce, pero a mí me resulta simplemente un cóctel que mezcla unas cuantas buenas ideas e intenciones, que no se supo agitar y al que le quedó un sabor edulcorado artificial. Así que a quien le guste el dulce a toda costa y sea como sea, le va a encantar. A mí es que cada vez me gusta menos que se vea el azúcar. O que se note el edulcorante, que es peor.

****************************


Mi rosa robada de hoy: haber recordado Café Irlandés y decidir que volver a verla se sitúa en un lugar preferente entre todas las cosas que quiero hacer antes de que se me acaben estas también agridulces vacaciones, que gotean ya su fatídica cuenta atrás.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...