sábado, 27 de septiembre de 2008

Silbar mi melodía

video




...Ya el campo estará verde
debe ser primavera...

Como quien viaja a bordo
de un barco enloquecido
que viene de la noche
y va a ninguna parte,
así mis pies descienden la cuesta
de tu olvido,
fatigados de tanto
andar si encontrarte.

Luego, de vuelta a casa
enciendo un cigarrillo,
ordeno mis papeles,
resuelvo un crucigrama,
me enfado con las sombras
que pueblan los pasillos
y me abrazo a la ausencia
que dejas en mi cama.

Trepo , trepo,
por tu recuerdo,
como una enredadera
que no encuentra ventana
donde agarrarse, soy
esa absurda epidemia
que sufren las aceras.
Si quieres encontrarme
ya sabes dónde estoy...


Yo he sentido un nudo en la garganta, con estas palabras y el temblor de estas notas, desde el mismo corazón de la Calle Melancolía. Eran días helados y solitarios de un invierno luminoso lleno de blancos, que olía punzantemente a final y a derrota aunque yo no quería. Y a pesar de que un día pude pillar, por pura e improbable casualidad, el tranvía para mudarme de barrio, si cierro los ojos, todavía siento el mismo nudo, aquí, aquí mismo, en la garganta, casi casi igual, por algo así como el reencuentro o el recuerdo o la vuelta a la normalidad..

Porque los melancólicos somos una raza oscura y discreta, e incluso cuando creemos ser felices, llevamos la huella dormida de la melancolía de siempre flotando en algún rincón esquinero de todo lo que nos pasa. Y se despierta a veces.

Sobre todo, si suena la canción apropiada.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...