martes, 28 de octubre de 2008

El cielo, la tierra y la cruz.


El hombre nunca sabe para quién padece y espera. Padece, espera y trabaja para gentes que nunca conocerá y que a su vez padecerán, esperarán y trabajarán para otros, que tampoco serán felices, pues el hombre ansía siempre una felicidad situada más allá de la porción que le es otorgada. Pero la grandeza del hombre está precisamente en querer mejorar lo que es. En imponerse Tareas. En el Reino de los Cielos no hay grandeza que conquistar, puesto que allá todo es jerarquía establecida, incógnita despejada, existir sin término, imposibilidad de sacrificio, reposo y deleite. Por ello, agobiado de penas y de Tareas, hermoso dentro de su miseria, capaz de amar en medio de las plagas, el hombre puede hallar su grandeza, su máxima medida en el Reino de este Mundo"

Alejo Carpentier: El reino de este mundo.


El socialismo no es solo una doctrina obrera, sino que representa el ateísmo en su forma contemporánea: es la cuestión de la torre de Babel, que se construyó de espaldas a Dios, no por alcanzar el cielo desde la tierra, sino por bajar a la tierra el cielo.

Fedor Dostoiewski: Los hermanos Karamazov



The Cross - LoveSexy Tour Dortmund 1988


Día negro, noche de tormenta
sin amor
sin esperanza a la vista.
No lloréis, está llegando
no muráis sin conocer
la cruz.
Ghetos a nuestra izquierda,
flores a la derecha.
Habrá pan para todos nosotros
sólo con que llevemos la cruz.
Una dulce canción de salvación
canta una madre embarazada
vive en la inanición
y sus hijos necesitan todo lo que ella pueda traer.
Todos tenemos nuestros problemas
algunos grandes,otros son pequeños,
pronto todos nuestros problemas
se los llevará la cruz.
La cruz.

(por Prince, a su pesar...)

La cruz. Su cruz.
La esperanza que justificaba todo el sufrimiento
y toda la miseria
y toda la injusticia
y todo el dolor.

La esperanza de lo que vendrá,
La esperanza de lo que llegará.
La esperanza de lo que nos prometían
La esperanza de un cielo que hiciera
que todo lo malo en la tierra tuviera sentido;
la esperanza de que habría algo mejor al final del camino
que haría que el sufrimiento, y la miseria, y la injusticia, y el dolor,
y el propio camino
hubieran valido la pena.

La esperanza. La cruz.
Como la zanahoria delante del burro
que nos mantenía caminando por donde ellos querían,
sin rebelarnos,
cargando con la cruz y hacia la cruz,
siempre hacia la cruz,
que nos salvaría y haría, por fin, justicia.

Pero eran mentira,
la esperanza, la promesa, el cielo, la cruz,
y a lo largo del camino se nos fue cayendo la venda
con que nos taparon los ojos
y vimos al fin que la cruz era falsa,
y la esperanza y la promesa y el cielo, una estafa
y que al final del camino solo había -y habrá-
vacío, final, la nada.

El camino no lleva a ninguna parte
y el sufrimiento, la miseria, la injusticia, el dolor,
la cruz,
no sirven para nada.

El camino es lo único que existe,
el camino debe ser la única esperanza,
el camino es la promesa oculta,
el camino es el tesoro escondido.
No hay cielo más allá de la tierra
así que no hay que llevar ninguna cruz para que tenga sentido.

Hubo un momento en que el hombre pareció creer
por fin
que había llegado la hora de reivindicar y conquistar
para siempre
el camino
la alegría, el placer, la solidaridad, la libertad, la justicia
ahora ,
ya,
y de rebelarse, maldecir y exterminar de la tierra
el sufrimiento, la miseria, la injusticia, el dolor,
la promesa,
la esperanza engañosa,
el cielo,
la estafa
y su cruz.

Pero algo -no sé el qué- salió mal.
Porque abandonamos la esperanza, las promesas, el cielo,
y aquí siguen, en la tierra,
como siempre,
el sufrimiento, la miseria, la injusticia, el dolor.
La cruz.
Sin esperanza, sin promesas, sin cielo.
Sólo la cruz.

7 comentarios:

estefi dijo...

caminar , elegir el camino disfrutarlo cambiar de ruta dusfrutar el paisaje aprender de cada roca, de caa pozo, encontrarnos con alguien, mirarnos, hacer una fiesta y seguir el camino, haciendolo transformandolo creandolo sintiendolo, eso es vivir, me encanta el blogg!!!

Dei dijo...

No sabes lo feliz que le vas a hacer a la Kamalita.

Gracias :-)

Liz dijo...

Quizá la recompensa sea aprender a vivir sin perder la esperanza y luchar contra la injusticia, la miseria y el dolor, esas cruces que pesan tanto y de las que cuesta desprenderse, con la mejor de nuestras sonrisas.
Una entrada genial!

kamala dijo...

Estefi, yo también creo que eso es vivir, el problema es que a veces eso no es fácil... Buen gusto el tuyo ;-) Me alegro mucho de que te guste el blog. Un saludo.

(Cómo me conoces, Dei. Así es imposible hacerse la dura...)

Yo también lo creo, liz. Pero a veces me pregunto si la cruz es consustancial a la existencia humana, porque incluso siendo conscientes de su trampa, seguimos atrapados por ella. ¿De verdad podrá acabarse con ella alguna vez o tenemos que asumir que eso es imposible? ¿Era más llevadera la cruz cuando creíamos que al final habría una recompensa? ¿Es más llevadera para los que todavía lo creen? ¿Es peor este vacío que convierte a la cruz sin sentido? Si es imposible que la cruz desaparezca, ¿debemos, cómo Hamlet, plantearnos si realmente merece la pena una existencia bajo el peso de una cruz tras la que no hay nada al final del camino?

Y afortunados nosotros, que podemos sonreír, porque nuestra cruz no es tan pesada ni tan dura como la de otros... Gracias por tus palabras!!

Aprovecho para añadir que mí esta canción de Prince me pone los pelos de punta, tanto en esta versión en directo como la incluida en Sing o' the times...

http://www.youtube.com/watch?v=PYPZUwrzWTU

Liz dijo...

por tener la suerte de poder ser felices, estamos obligados a serlo sin que ello suponga una carga. No creo que haya que plantearse constantemente el sentido de esta vida sino intentar sacar de ella lo mejor que nos ofrece.
Merece la pena vivir, aunque unos días sean más grises que otros, siempre hay un momento por el que te sientes agradecido de estar aquí.
Quizá sea egoísta planteárselo así cuando sabes que hay cientos, miles de personas sin ninguna opción, pero no aprovechar las que se tienen sería de necios.

Feliz fin de semana!

kamala dijo...

Completamente de acuerdo en que los que podemos tenemos la obligación de ser felices, aunque a mí a menudo, demasiado a menudo, se me olvida.

Feliz fin de semana!!

estefi dijo...

No tenemos que olvidarnos de que esa cruz, es una invencion nuestra es el peso de esas cosas que nosotros le damos una importancia a traves del significado y su importancia social, si lo analizamos mas profundamente nada tiene sentdo su significado se lo damos nosotros arbitrariamente, por lo cual intentemos sacarle el sentido a esas cosas negativas, demosle mayor en cambio a eso qeu nos hace felices, y si no sabemos cuales son busquemoslas, la cruz no significa nada, completamente nada , el sin sentido es parte de nuestra vida usemoslo para nuestra propia conveniencia, vivamos livianos dejemos la carga atras usemos solo la experiencia para parender a ser felices, esa es mi forma de vivir,besos y saludos desde argentina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...