sábado, 4 de octubre de 2008

Ángeles castrados



Cuanto más tendemos a una vida moral elevada, más debemos recordar que el espíritu tiene sus raíces en las vísceras.
Payot

Sin el animal que llevamos dentro, somos ángeles castrados
Herman Hesse

No hay que esperar que las flores se den en el vacío puro. Necesitan humus, y arcilla, y estiércol. Lo mismo sucede con el arte.
Aldous Huxley

Sólo nos diferenciamos por el tipo de autonegación que hemos elegido
Juan Carlos Onetti


Nos asusta hasta la negación nuestra parte animal, carnal, escatológica, inevitable y primordial.


La educación no es más que el proceso de aprender a no escucharla. A negar y olvidar lo que somos.

La tapamos, la escondemos, la disfrazamos, la amordazamos, la reprimimos, la aplastamos, la disimulamos. Pero siempre vuelve e impregna todo lo que hacemos , hasta aquello que hacemos sin contar con ella y que tal vez hacemos simplemente para escapar de ella.

Pero ella late detrás de la locura y del arte. Del crimen y de la poesía. Del egoísmo y de la solidaridad. De la religión y del pecado. Del temor y del heroísmo. De la ley y del delito. De la crueldad y de la compasión. Del perdón y del castigo. Del egoísmo y de la filantropía. De la rabia y del amor. Del poder y de la revolución. Del bien y del mal.

La convertimos en hombre lobo temido que sólo permitimos aullar por la noche confiando en la bala de plata que algún día lo matará. Nos creemos Dr. Jekyll y la convertimos en Mr. Hyde. La hacemos Ángel Caído condenado al Infierno por un Dios creado a nuestra imagen y semejanza. Escondemos al pobre Minotauro en un laberinto que él no llegará a comprender jamás. Y nos inventamos un Teseo que creemos que ha llegado, y lo ha matado ya.

El cuerpo y el alma, el instinto y la razón, lo natural y lo artificial, no son más que espejismos absurdos que encorsetan, entorpecen y definen nuestra vida.

No somos más que un bichito que cree que piensa, y eso le hace querer no ser un bichito. En vano.

2 comentarios:

NoSurrender dijo...

Hace poco leía que la división dual entre el cuerpo y el alma no es más que un invento ligüistico postgriego impuesto. Pensemos con el corazón, sintamos con la cabeza.

Salud!

kamala dijo...

Si, pero para eso detenemos que desaprender tantas cosas, y desmontar tantos malos hábitos tan arraigados que casi nos parecen inevitables, y no hay nadie para desenseñarnos... ¿o sí?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...