lunes, 3 de noviembre de 2008

Cuentos II. De la sabiduría.


Descubrí a Gibran hace muchos, muchos años; casi en el tiempo en el que lo descubrí todo.

Un día, un perro sabio pasó cerca de un grupo de gatos. Y viendo el perro que los gatos parecían estar absortos, hablando entre sí, y que no advertían su presencia, se detuvo a escuchar lo que decían.


Se levantó entonces, grave y circunspecto, un gran gato, observó a sus compañeros.

-Hermanos -dijo-, orad; y cuando hayáis orado una y otra vez, y vuelto a orar, sin duda alguna lloverán ratones del cielo.


Al oírlo, el perro rió para sus adentros, y se alejó de los gatos, diciendo:


-¡Ciegos e insensatos felinos! ¿No está escrito, y no lo he sabido siempre, y mis padres antes que yo que lo que llueve cuando elevamos al Cielo súplicas y plegarias son huesos, y no ratones?




K.G


4 comentarios:

Liz dijo...

siempre es un placer leer a Gibran, algunos de sus cuentos son realmente buenos.

Buen comienzo de semana!

Dei dijo...

Buen comienzo para ti también!

NoSurrender dijo...

Me ha soprendido Gibran: hasta ahora, pensaba que lo del cielo caía eran mujeres y cervezas :)

Dei dijo...

¿De veras has vivido creyendo eso? Que hermosa existencia has debido llevar, esperando el maná.

:-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...