viernes, 12 de diciembre de 2008

El sabor de lo efímero



Me voy de cena con unos cuantos (pocos pero bien avenidos) compañeros de instituto. Y a pesar de que dicen en la radio que hoy es el día por excelencia de las cenas de empresa, y todos los locales estarán llenos de empleados, compañeros y jefes desbocados y desfogados al son de música pachanguera y/o navideña, con toda su parafernaria de lamentables excesos, y el nuestro será el grupo más pequeño y con menos sitio, cómo me gustan las cenas.

Hubo un tiempo -más lejano de lo que mi conciencia se cree- en que todos los viernes noche eran noches de fiesta, y por eso ya ni me molestaba en esperarlos. Y mi vuelta a los viernes noche será como la vuelta de Débora Harry a Blondie y a la música: fugaz y pasajera, porque ya no tiene sentido que sea de otra manera.

Pero espero que sea también divertida y con la intensidad especial de lo efímero, que siempre, siempre, sabe mejor.

Feliz fin de semana, y a abrigarse, que el frío viene arrogante y con ganas. Tendremos que bailar mucho, qué remedio. Aunque sea con música de pachanga o de Navidad, que me da lo mismo y tanto me da.

2 comentarios:

Liz dijo...

ayy el viernes noche! es mi día y momento favorito de la semana, aunque mañana haya que madrugar para ir otra vez a trabajar, da igual. Me encanta la canción que has colgado, en general Blondie, son incombustibles y atemporales (para mí claro).

Cuando se está con quien a uno le apetece poco importa el sitio, la música, el menú... a disfutar!

besos y buen fin de semana.

kamala dijo...

Mi día favorito de la semana sigue siendo el sábado (ya lo era cuando era niña), pero el viernes noche tiene la emoción especial de las vísperas...

Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...