lunes, 8 de diciembre de 2008

¿Quién mezcló Madrid y cielo?


Quien fuera que mezcló Madrid y cielo en la misma frase, desde luego no tuvo que atravesar nuestra centradísima capital en inicio o final de puente. Doce horitas de viaje para recorrer los 900 kms que separan Zaragoza de Lisboa a la ida; a la vuelta, unas diez (sin parar nada de nada de nada, qué aguante tiene el Dei al volante, oyes, alucinadita me deja), aderezadas con lluvia cegadora y accidente de camión en la A2 a la entrada de Zaragoza: ese fue el precio por pasar dos días, que como siempre saben a poco, en la capital lusa, que en este viaje hemos hecho un poco más nuestra; tanto, que hemos decidido que si algún día nos compráramos algo así como "una segunda residencia", es decir, una casa en un lugar al que nos guste viajar a menudo, será en Lisboa (en tiempos de crisis y sin tener ni primera vivienda en propiedad, lo único gratis y sin riesgos es soñar).

Esa fue una de las decisiones que tomamos. La otra fue volver a Lisboa pero cuando no haya turistas (al menos, no tantos), y la otra no volver a viajar en puentes y fechas "punta" de vacaciones cuando haya que pasar por Madrid. Aunque será muy difícil, porque está en el medio y medio y de camino para casi todo, y mi trabajo no me permite viajar más o menos cuando viaja tooooodo el mundo, madrileños incluidos.

Como hicimos el viaje solos (bueno, acompañados de un navegador loco e inútil, al que tuvimos que terminar quitando el volumen para que no nos despistara), y como Dei y yo tenemos conversación pero todo tiene un límite, buscamos la compañía de la radio para las largas horas, una tras otra, que nos pasamos metidos en el Alfa, rodeados de coches parados (¿nadie se ha enterado de lo de la crisis?), avisos de retenciones, lluvia, nubes y luces. Así que oímos las pocas noticias de un día festivo por lo menos diez veces, las deportivas incluídas. Y por coger una de entre todas las de este día de fiesta católica celebrando la virginidad (qué risa), fiesta de musulmanes que comen cordero para celebrar que Abraham prefirió matar un animalito similar en lugar de a su hijo para aplacar a un Dios exigente y tiránico, fiesta democrática celebrando que podemos votar, en la que la gente hace cola para entrar en el congreso para ver dónde discuten los políticos (?????? como si no llegara con las colas que no te queda más remedio que hacer... anda qué...), fiesta capitalista de centros comerciales abiertos para que podamos comprar todo lo que la navidad nos obliga (insisto, ¿dónde se mete en estas fechas la crisis protagonista de cifras y telediarios?), me quedo con el 28º aniversario de la muerte a tiros de John Lennon.

El mismo Lennon que invitó a imaginar el mundo cómo debería ser pero inexplicablemente no es, el mismo Lennon que cantó a la mujer y al amor, y pidió perdón por ser celoso, el mismo Lennon que reivindicaba el poder para el pueblo y una oportunidad para la paz, el mismo Lennon que para protestar se desnudaba o se metía públicamente en una cama con su mujer, murió abatido, según contaba algún locutor de radio cuando yo era todavía adolescente y estaba descubriendo a los Beatles, por los disparos de un fanático perturbado cuyo nombre se negaba a decir para no permitir que lograra lo que quería. Porque según la versión de aquel locutor (que no sé si será verdad o leyenda), el que disparó era un fan apasionado de Lennon que quería figurar en su biografía.

De Lennon, sólo o con los Beatles -con los que acabó tan mal, al parecer por la aparición de la controvertida Yoko Ono, aunque vete tú a saber cómo fueron en realidad las cosas-, me gustan muchas canciones. Casi todas, en realidad. Así que pongo la primera que me ofrece Youtube, que me encanta.

Amar es querer ser amado.
Amar es pedir ser amado.
Amar es necesitar ser amado.



2 comentarios:

Liz dijo...

de Madrid al cielo y un agujerito para verlo?
Ruidoso, lleno de gente, coches, imposible si llueve, etc. para mí el azul del cielo de Madrid (contaminación aparte) es espectacular. Me gusta perderme por esa ciudad en cuanto puedo, seguir enamorándome de ella, disfrutarla. A pesar de sus defectos no puedo ser imparcial...

El próximo puente en lugar de carretera mejor buscar otra alternativa y muchas canciones de Lennon ;)

kamala dijo...

A mí también me encanta Madrid, pero para quedarme. Como lugar de paso, te aseguro que no lleva al cielo, y espero no tener que volver a comprobarlo jamás.

Buscaremos alternativas, y nos armaremos de canciones de Lennon y de quien haga falta...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...