viernes, 23 de enero de 2009

Fortuna y su sonrisa




Coldplay: Viva la vida

Yo antes gobernaba el mundo.
Los mares subían cuando yo lo ordenaba.
Ahora duermo solo por las mañanas
barro las calles que antes eran mías.

Yo antes tiraba los dados,
sentía el miedo en los ojos de mis enemigos
escuchaba a la multitud cantar:
“El viejo rey ha muerto; larga vida al rey”

Un minuto tenía la llave
el siguiente los muros se cerraban sobre mí
y descubrí que mis castillos se sostenían
sobre pilares de sal, y pilares de arena.

Oigo que las campanas de Jerusalén están tocando
los coros de la caballería romana están cantando
sed mi espejo, mi espada y mi escudo
mis misioneros en campo extranjero.
Por alguna razón que no puedo explicar
llega un momento en que descubres que no hubo nunca
nunca una palabra honesta.
Así era cuando yo gobernaba el mundo.

Fue el viento sucio y salvaje
el que derrumbó las puertas para dejarme entrar
Ventanas rotas y sonidos de tambores.
La gente no podría creer en qué me he convertido.
tos revolucionarios esperan
mi cabeza en bandeja de plata.
Solo una marioneta con una cuerda solitaria
¿Quién podría querer ser rey?

Oigo que las campanas de Jerusalén están sonando.
Los coros de la caballería romana están cantado
sed mi espejo, mi espada y mi escudo,
mis emisarios en un campo extranjero.
Por alguna razón que no puedo explicar
sé que San Pedro no dirá mi nombre.
Nunca una palabra honesta
y así era cuando yo gobernaba el mundo.

(¿Soy la única a la que él título de esta canción -y de todo el album- de los Coldplay le parece horroroso?

Dice la Wikipedia:

Fortuna era, en la mitología romana, la diosa de la suerte, buena o mala, aunque !siempre se tendió a asociarla con lo bueno -lo fasto- y la fertilidad; de modo que la adversidad ha pasado a ser casi sinónimo de infortunio o "algo desafortunado".

Su alegoría solía ser la rueda de la fortuna, una especie de ruleta que significaba el azar o lo aleatorio de la buena o mala suerte; en cuanto a representación de su aspecto positivo, solía figurársele con la cornucopia.

Adjunta a Fortuna estaba la Ocasión (muchas veces confundida con la misma Fortuna), la cual se representaba casi totalmente calva, con sólo una guedeja o un mechón pequeño, ya que una buena Fortuna era entendida como de una Ocasión difícil de atrapar (como es difícil de atrapar de los cabellos a alguien calvo), en otras representaciones Fortuna aparecía figurada de un modo semejante a la Justicia: con los ojos vendados o con un timón ya que pilotaba la suerte de la humanidad.

En tanto que la deidad Fortuna era casi siempre considerada fasta ("afortunada",positiva para la gente), se distinguían con adjetivos sus otros posibles aspectos: Fortuna Dubia (Fortuna Dudosa), Fortuna Brevis (Fortuna Breve) y Fortuna Mala. En lo único que coincidieron todos fue en señalar que era la diosa más caprichosa del Olimpo."


Desde lo más antiguo, el hombre ha sido consciente de que no es dueño de su destino y de que la vida es esencialmente desigual e injusta. Minúsculo y perdido en un universo demasiado inmenso para ser conocido y comprendido, se ha sentido polvo en le viento, llevado y traído por los casos, las cosas y las fuerzas poderosas y arbitrarias, imposibles de prever ni controlar. Ni entender usando la lógica, que puede ser que esté solamente en nuestro ojo que mira y no en el universo que es mirado.

Por eso el hombre una vez tuvo la necesidad o el impulso de imaginar una diosa caprichosa, que sin atender a nociones como premiar esfuerzos y virtudes, o castigar maldades y defectos, repartía los bienes y los males, las cumbres y los abismos, las subidas y bajadas, los vuelcos y las encrucijadas, los soplos de los vientos favorables, desfavorables, impredecibles y siempre cambiantes.

Los hombres que creen haber construido o destruido su destino sólo han visto a Fortuna sonreírles o rugir. Desde el mismo momento en que su rueda gira ciega, y asigna un lugar y un momento para nacer. Nosotros no teníamos más derecho que nadie y estamos aquí por azar, aunque luego nos empeñemos en actuar e incluso pensar como si no. Y yo, la primera.

Es caprichosa, inestable e incontrolable. Pone y quita reyes, riquezas, enfermedades, romances,fracasos, bonanzas, tormentas, éxitos, prosperidad, terremotos, hallazgos, muertes y vidas, abriendo sin sentido ni dirección el cauce por el que circula el río que nos lleva.

Y yo también soy a veces caprichosa, inestable e incontrolable (hasta para mí misma). Quizás por eso Fortuna siempre ha sido tan amable conmigo.

Por cierto, el día de la Fortuna en Roma era al 11 de Junio. El día que nació Dei. Aunque él no es tan fetichista de las fechas como yo.

En todo caso, que lpilléis a la Fortuna de buen humor y paséis un estupendo fin de semana.


Y que viva la vida, (que aunque por la forma me sigue pareciendo horrorosa la frase, la idea de fondo me gusta).


2 comentarios:

NoSurrender dijo...

Es curioso. En inglés se conserva el “fate” en esa concepción original de la fortuna que incluye tanto lo bueno como lo malo. En cambio “furtune” se traduce más por suerte.

Y, desde luego, es mucho más enriquecedor leerte a ti que a Coldplay.

Salud!

kamala dijo...

Gracias, gracias.

Hombre, los Coldplay hacen lo suyo esperando ser escuchados, no leídos. Pero me gusta la letra de esta canción.

Salud.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...