lunes, 9 de febrero de 2009

Agujeros negros




Tengo una caja cerrada con llave
Tengo una puerta que nunca se abre
Tengo un silencio que nunca se calla
Conozco la historia y no puedo cambiarla

Tengo una luz que a veces se apaga
Tengo una fuerza que a veces me ataca
TEngo la bestia que devora mis entrañas
Tengo cadenas y tengofantasmas.

Tengo un agujero, no sé cómo taparlo
Tengo un agujero, no sé cómo se ha hecho
Tengo un agujero, no sé cóm otaparlo
Tengo un agujero, en medio de mi pecho.

Tengo el fuego, tengo el agua
Tengo el agujero y tengo la espada
Las heridas que tengo, no puedo cerrarlas
Los perros las lamen, la lluvia las lava.

Los cuervos cantan, la miel se pudre
Mis manos sangran, mis pies se hunden
El fuego es frío, la luz es negra
El tiempo pasa y no se cierra..


Un agujero negro u hoyo negro es una región del espacio-tiempo provocada por una gran concentración de masa en su interior, con enorme aumento de la densidad, lo que provoca un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera los fotones de luz, puede escapar de dicha región.

La curvatura del espacio-tiempo o «gravedad de un agujero negro» provoca una singularidad envuelta por una superficie cerrada, llamada horizonte de sucesos. Esto es debido a la gran cantidad de energía del objeto celeste. El horizonte de sucesos separa la región de agujero negro del resto del Universo y es la superficie límite del espacio a partir de la cual ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz.
(De la Wikipiedia)


...Ese tipo y todos los otros tipos (...)estaban convencidos. ¿De qué, quieres saber? No sé, te juro, pero estaban convencidos. De lo que eran, supongo, de lo que valían, de su diploma. No, no es eso. Algunos eran modestos y no se creían infalibles. Pero hasta el más modesto se sentía seguro. Eso era lo que me crispaba, Bruno, que se sintieran seguros. Seguros de qué, dime un poco, cuando yo, un pobre diablo con más pestes que el demonio debajo de la piel, tenía bastante conciencia para sentir que todo era como una jalea, que todo temblaba alrededor, que no había más que fijarse un poco, sentirse un poco, callarse un poco para descubrir los agujeros. En la puerta, en la cama: agujeros. En la mano, en el diario, en el tiempo, en el aire: todo lleno de agujeros, todo esponja, todo como un colador colándose a sí mismo... Pero ellos eran la ciencia americana, ¿comprendes, Bruno? El guardapolvo los protegía de los agujeros; no veían nada, aceptaban lo ya visto por otros, se imaginaban que estaban viendo. Y naturalmente no podían ver los agujeros, y estaban muy seguros de sí mismos, convencidísimos de sus recetas, sus jeringas, su maldito psicoanálisis, sus no fume y sus no beba...
Julio Cortázar: "El perseguidor"


Quizás los microcosmos que somos se rijan por las mismas leyes, fenómenos y dinámicas que el macrocosmos del que formamos parte.

Porque el caso es que en el macrocosmos no sé, pero en el microcosmos, sí que existen los agujeros negros.

Y quien lo probó, lo sabe.

3 comentarios:

Liz dijo...

existen, existen...
La canción viene de perlas al tema de hoy.

Feliz fin de semana!
Un beso

NoSurrender dijo...

Tiene razón Don Julio. Toda la sociedad se mueve con el único fin de esquivar agujeros científicos, emocionales, políticos y artísticos.

Besos y buen fin de semana!

kamala dijo...

Gracias a los dos y besos a montones

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...