martes, 3 de febrero de 2009

"Leonardo Di Caprio no se ahogó en el Titanic"








De verdad, se merece el apodo. Gran Wyoming, grande, sí señor.

Lo curioso es que se está intentando abrir a raíz de todo esto una polémica sobre el desprestigio del periodismo y la caída en picado de la profesión de periodista que un día, cuentan, tuvo un buen hacer que la dignificaba. Y se dice que "fakes" como este tienen la culpa. Qué risa.

Porque es que, además, se da el caso de que Wyoming no es periodista, y no pretende informar, sino entretener. Periodistas son los otros, que actúan peor que esos que compran billetes grandes con pequeños a uno que dice que son estampitas, y luego se quejan de que haya timadores, y les echan la culpa de su ruina.

Y sí, Wyoming batió sus récords de audiencia ayer con este programa. Pero se lo ha currado, ¿o no?

La respuesta de los timados, aquí. Si es que no te puedes fiar ya ni de los anónimos...


Geniales las excusas aludiendo a la supuesta financiación de la Sexta, ellos, que son una cadena clarísimamente independiente, y emitieron el vídeo como Quijotes de la dignidad en un mundo cruel, para denunciar un delito de vejación hacia una mujer... Porque claro, llamar puta a una presentadora,como ellos hacen con Beatriz Montaner, ah, no, eso no es ni vejación, ni delito, ni nada, faltaría más.

Y sí, está muy mal que Wyoming, que se dedica claramente al entretenimiento, y ha creado e interpretado todo tipo de personajes, haga un vídeo donde simule maltratar a una becaria. Y no hay derecho, desde luego, a que te lo manden desde un correo sin identificar para que tú te lo creas... ¿Cómo no vas a creértelo y difundirlo como veraz? ¡Por favor, que eres periodista!

Y ellos "nunca haría un vídeo falso para metérselo a Wyoming"... jejeje... esto sobraba... Sabemos que vuestro estilo es otro. Queda claro más arriba. Podéis insultar, difamar, difundir vídeos falsos sin contrastarlos... pero montar un fake para que sean otros los que le den bombo sin plantearse su veracidad, nos deja claro que no. Y nos quedamos mucho más tranquilos.

Que sí, que sí, que la culpa de todo la tiene Wyoming. Y es su actitud la que abre, sin duda, un debate serio sobre periodismo y periodistas. Y sobre quién puede jugar con ficción y realidad, como hizo en su día el también grande (bueno, más grande, en realidad) Orson Wells cuando transimitió en directo el primer gran fake de la historia del entretenimiento: la invasión extraterrestre de "la Guerra de los Mundos", que durante unas horas se tomó como veraz y mantuvo a todo un país en vilo.

Los que tienen derecho a jugar con ficción y realidad no son los actores ni los humoristas, sino los periodistas; la veracidad y el rigor tenemos que exigírsela a los programas de entretenimiento, a los actores, a los humoristas... ¿no?¿No es eso lo que se deduce de toda esta historieta?

7 comentarios:

cesar dijo...

Jolín serafín, nunca opinamos igual!!!! a mí me parece que el sinvergüenza ha sido wyoming, que por otra parte me parece un mediocre en todo lo que hace a día de hoy.
Mezclafr ficción y realidad es algo muy peligroso que va contar el código deontológico de los periodistas: el humor no exime de culpa. ¿Es que por el hecho de soltar sus gracias en un infra-programa basura como el suyo, Wyoming no está haciendo política?
Lo de contrastar daría para una novel. ¿Se contrastan los videos de Vin Laden? ¿las fotos robadas? ¿Los escándalos? No. "Contrastar" es desconfiar, y en el mudno periodístico, si no andasen con juegos tan penosos, no debería ser necesario.
Para mí, esto es el fín de Wyoming. Una vergüenza, y una canallada penosa.
Un abrazo!!!!

cesar dijo...

... y además, el episodio Orson Welles sirvió como ejemplo de lo que NUNCA debe suceder. esa es su grandeza: el escarmiento.

Liz dijo...

No es que sepa mucho del tema (tendré que ponerme al día) pero viendo los antecedentes sólo puedo decir que se merecen cualquier cosa.
Puede gustarte más o menos un programa o unos compañeros pero de ahí a insultar de esa manera...

No hace falta que cruces los dedos, la pausa será breve.

Un abrazo a los dos.

NoSurrender dijo...

LO que pasa es que Wyoming no es periodista. Él hace entretenimiento, chistes, gags... evidentemente no es de mucho rigor periodístico lo que hace. Pero no está mal que queden en evidencia payasos disfrazados de periodistas que se dedican a lanzar soflamas alcoholizadas ultras cada día en determinados medios.

Me gustaría que esta broma (de mal gusto para algunos, eso está claro) sirviera para que todos sepamos que esta gentuza ultra que dice que "informan" mientras llaman puta a una chica son una basura despreciable como periodistas.

Me gustaría que los profesionales del odio que debaten sobre esta broma dejaran de mirar el dedo y mirasen la Luna. El periodismo es algo ajeno por definición a este tipo de programas ultra.

Bueno, es sólo mi opinión.

Salud!

kamala dijo...

¡Pero Wyoming no es periodista! Y él simplemente puso un cebo, y luego reveló que lo era. No pretendía dar una información fraudulenta... Lo de mediocre o no... en fin, yo creo que la mayoría de las cosas que me gustan o me intereran son mediocres, pero es que yo soy una gran mediocre que no es buena en realidad en nada.

Siempre vamos a pensar distinto. Te recuerdo que tú piensas con la razón, y yo con la intuición, es decir, no pienso demasiado: me limito a dejar que se me ocurran cosas, no sé.

Y que viva la diferencia ;-)

Liz, lo del insulto es realmente penosos... Pero me alegro mucho de leerte, y de saber de la brevedad de la pausa. Un beso enorme.

NoSurrender, creo que en este punto opinamos parecido, aunque lo mío sea también sólo una opinión ;-)

Muchos besos a los tres

Dei dijo...

Joder, César, pareces El País. ¿Desde cuándo han respetado los periodistas cualquier código deontológico? Y eso que Wyoming no lo es (tampoco es que me caíga especialmente bien). El término "periodistas" ha caducado y ahora lo que hay son "oligopolios de la información", ni más ni menos. No informan, crean opinión según interesa. Hablar de códigos deontológicos en la función periodística, me parece tanto como hablar de Gnomos en el Jardín. Si no, pregunta a los "deontológicos" de Reporteros sin Fronteras, ¿a qué intereses sirven? ¿Dónde tiene su sede? ¿Quién los finacia? etc...

cesar dijo...

todas las profesiones tienen sus obligaciones ya no morales, pero sí sociales, y hay unos "servicios mínimos" que cada uno debemos cumplir para que la rueda gire. Que el periodismo es al menos el 4º poder está claro, y por eso hay que mantener con el la misma fiereza y desconfianza que con jueces, senadores o policías. ¿Que wyoming no es periodista? El problema es que trabaja en un medio de comunicación, y por tanto debe regirse por sus normas, sea un intruso o no. Eso es como decir que si tú proyectas una casa y se te cae no0 es tu culpa, porque no eres arquitecto... Y lo de "tender la trampa" es algo que suelen hacer mucho gente como la CIA: provoca el delito, y atrapa al delincuente. Penoso, sucio, ruín, cobarde, y fascista. Reitero que el wyoming, para mí, ha perdido los papeles completamente entrando en un juego que, si tan sucio le parece, debería obviar (lo digo porque yo veo intereconomía, y no sólo "los trozos de intereconomia que ponen en la sexta") con lo cual tengo otra visión de los hechos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...