martes, 24 de febrero de 2009




Han sido unos días maravillosos con gente maravillosa, pero como una es, no sé si responsable-pazguata a su pesar, o què, no me atreví a ponerme el mundo por montera y quedarme hasta el final, aunque me lo merecía, y me apetecía, y me he venido con morriña, con muchísima morriña, y desde aquí, rodeada de timbres y clases y exámenes y esas cosas que me empachan otra vez de normalidad, no paro de pensar... ahora estarán durmiento... alguno se habrá levantado a tomar unos cortos por la mañana... a las 4 saldrá otra vez el desfile... a las siete o así volverán a quedar... Y no espero que nadie de fuera lo entienda, porque comprendo que todo esto que nos pasa con el Entroido a los que somos entroideiros y de Verín, es imposible de explicar.

Por lo demás: PENÉLOPE SÍ. Y lo digo alto y claro porque me parece la única opción posible en este asusnto.

Yo no he visto Vicky etc. No sé si realmente su interpretación merecia o no merecía un Óscar, ni tengo claro que los Óscar sean siempre palabra de Dios cinematográficamente hablando, ni que se lo lleven siempre los que más lo merecen ni nada de eso. Sólo sé que me alegró mucho enterarme ayer, en pleno viaje, y que la crónica me acompañó casi todo el rato, y que me alegré igual que ella agradecía: de corazón. Como me alegro de todo lo bueno que le pasa a esta chica, que taaaaanto parece fastidiar a taaaaaanta gente por aquí, muchos de los cuales se alegran con bandera, chunda chunda y torete incluidos por lo éxitos de Antonio Banderas como si fuera de su familia, que no sé de dónde sacan que es mucho mejor actor que la chica que se declara de Alcobendas, o más majo o más orgulloso de ser español (eso que a ellos tanto les importa) que ella o incluso que tenga mejor voz que la tan criticada voz de Pe, cuando ella no tiene más que recuerdos y detalles y gratitud para el país que en masa parece no otorgarle el cariño incondicional que sí profesa a otros triunfadores patrios que hacen patria más allá de nuestras fronteras-yo, si soy ella, ya los habría mandado hace rato a la mierda-

Y no entiendo que no alegre su triunfo, incluso por parte de los que alegan que no es buena actriz, porque tampoco la Macarena o el Aserejé eran el colmo del arte musical, y a nadie parecía repatearle su éxito por las tierras del imperio, ni desconfiaba de la existencia de razones de segunda para explicarlo. Así que la razón de no alegrarse por Penélope tiene que ser otra aunque nadie quiera ponerle palabras. Porque serían palabras feas e incluso vergonzantes. Seguro.

A mí me encantó Penélope en La niña de tus ojos, y en Belle Époque, y en Todo es mentira, y en Entre rojas, y me emocionó la cara de auténtica emoción contraída cuando le dieron su primer Goya, y me gusta escucharla o leerla cuando la entrevistan, y me encantó como recogió ayer su premio, y su actitud en general... Y no sé si lo merece o no, pero me alegro mucho de que le hayan dado un Óscar.

Así que insisto: Penélope, si


2 comentarios:

Liz dijo...

Vaya, vaya... que bruja más simpática. Me alegra que hayas disfrutado, pero después pasa lo que pasa y hay que volver a la rutina. Por eso hay que aprovechar mientras se puede.

En las típicas porras antes de la gala de los oscars yo voté por Pe, y tampoco he ido a ver la peli, pero me cae bien. Además si el premio fuese riguroso algunos tendrían que devolverlo (en mi opinión, claro). Estoy contigo en ese sí, sí.

Besos

kamala dijo...

Me alegro, porque no hago más que oír (y leer) críticas y protestas que no llego a entender del todo.

Ays, la vuelta a la rutina, qué rollo. Yo ya estoy esperando la próxima ocasión de "aprovechar".

Muchos besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...