martes, 12 de mayo de 2009

Gigantes



Supongo que él sentía la vida como una lucha de gigantes en la que se encontraba perdido, impotente e invadido por la pequeñez, y los miedos, y la tristeza.

Supongo que sabía que esta lucha siempre la gana la muerte y por eso decidió aliarse con ella, sin prisa y sin pausa, y facilitarle esa victoria que hoy se ha consumado.

Supongo que en los últimos años el tenía más prisa y menos pausa, porque tal vez Marga le hacía demasiada falta.

Supongo que él conocía el dolor y los dolores, y vagaba por el mundo probando toda clase de anestesias, que a veces se confunden, tan fácil, con veneno.

Supongo que hace mucho tiempo que sabíamos que le perdíamos, y que eso nos hizo ser aún más conscientes de que cada soplo y cada nota y cada letra suya son una joya única, inimitable e irremplazable.

 Supongo que sin los gigantes, y la lucha, y el dolor, y la pequeñez, y los miedos, y el veneno, no tendríamos todo lo que que de él tenemos. Porque tal vez sin dolor no sea posible ni genialidad ni belleza. Y sin lucha de gigantes, seguramente, él no hubiera sido Antonio Vega.

Y supongo que él sabía que hoy, 12 de mayo, cuando para él termina la lucha, se convertiría definitivamente en gigante, vencedor de rostro triste sobre ese otro gigante oscuro que es la muerte, y en habitante eterno, único e insustituible de sus canciones. Con las que la muerte, de momento, no puede.

Y supongo que hoy, 12 de mayo, algo indescifrable muere y se convierte también en gigante para muchos de nosotros, aquellos chicos de los ochenta que ojalá nunca dejemos de ser, en medio de esta lucha de gigantes y este mundo descomunal y esta fragilidad...

...creo en los fantasmas
terribles
de algún extraño lugar
y en mis tonterías para
hacer tu risa estallar....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen viaje.

Liz dijo...

supones bien, está en cada nota, en cada uno de los que con su voz y su música descubrimos infinitos océanos de sol.
Gigante, sin duda.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...