viernes, 12 de junio de 2009

Llenos de Asha


Cornershop - Brimful of Asha

Hay bailes
detrás de las escenas de las películas
detrás de las escenas de las películas
Sadi Rani
Ella es la que mantiene vivo el sueño
desde la mañana
después del atardecer
hasta el fin de la luz

Lleno de Asha a 45
todo está lleno de Asha a 45
y bailando
tras la escena de películas
tras aquellas pantallas de películas
Asha Bhosle Asha Bhosle

Todos necesitamos un pecho
sobre el que descansar
todos necesitan un pecho
el mío es a 45

Y cantando
iluminando las calles principales y los pasillos del cine.
No nos preocupamos, no.
de los avisos del gobierno
promocionando una vida sencilla
y las presas que están construyendo

LLeno de Asha a 45
todo está lleno de Asha a 45.

Todos necesitan un pecho sobre el que descansar
El mío es a 45. Estoy cantando y bailando.

Esta canción es un ejemplo prototípico de lo que se conoce como "One hit wonder": una canción que fue un bombazo en su momento, y sonaba por todas partes, y a todo el mundo le gustaba, pero cuyos autores (y/o intérpretes) no lograron que se conociera ni gustara ninguna otra más (ni siquiera del mismo disco). Larga es la lista de ejemplos. Seguro que ahora mismo viene a tu mente alguno, y si no, para refrescarte la memoria hay páginas dedicadas exclusivamente a este tema .

Los creadores de esta canción optimista, que empuja al baile y al buen humor hasta al más remolón, son Cornershop, un grupo mestizo formado en 1992, que mezclaba su nacionalidad inglesa con sus raíces indias, y los aires del britpop con instrumentos y acentos de música asiántica claramente reconocibles. Hasta el nombre del grupo aludía a las "tiendas de la esquina", las tiendas de barrio, que en el Reino Unido suelen estar regentadas por angloasiáticos (algo así como lo que pasa ahora por aquí con los chinos).

El tema aparecía en su tercer álbum When I Was Born for the 7th Time, de 1997, y la letra está llena de referencias a la cultura india, uno de cuyos máximos exponentes en la actualidad es el fenómeno Bollywood, término rechazado por algunos rigurosos y puristas, pero que resulta muy efectivo para designar las películas peculiares y numerosas que se producen en Bombay, y una de cuyas principales características es la inclusión de escenas musicales que mezclan cantos y danzas típicas de la India con coreografías pop occidentales (un poco lo mismo que hizo Cornershop en el pop o Panjabi Mc en el hiphop).


Panjabi MC - Mundian To Bach Ke

Parece ser que la exitosa y controvertida Slumdog Millionaire (que no he visto, aunque ganas no me faltan) recoge y difunde la estela de este fenómeno cinematográfico y cultural de Bollywood, síntoma sin duda de la peculiar cultura que se ha forjado en la India..

Otra de de las características curiosas y peculiares de estas películas es el doblaje: parece ser que forma parte de su tradición cinematográfica que primero se rueden las escenas y luego se doblen, lo cual facilita que esto pueda hacerse en distintas lenguas, porque en la India (país de una pluralidad lingüística muy acusada) esto es casi imprescindible. supongo que esto es lo que ha propiciado también que haya una página que te permite subtitular escenas de estas películas, que para compartir con amigos e incluir coñas y caricaturas resulta de lo más divertido. Así que si alguien tiene ingenio para estas cosas (no es mi caso, la verdad), ya sabe.

La Asha Bohsle a la que alude la letra de la canción y hasta le da título, es una de las más prolíficas intérpretes de canciones para películas indias, que como todos los musicales, llevan en su esencia un punto de irrealidad, de distancia, de idealización aceptada por el espectador para que sirva de refugio y contraste con la propia realidad en la que surgen, la mítica realidad de la India que también confieso que no conozco, pero que tanto dicen que impacta, y tanto dicen que cambia, por su mezcla de pobreza, dolor, alegría, muerte, supervivencia, hambre, espiritualidad y contraste entre la miseria del cuerpo y la grandeza del alma llevadas al extremo.

Aunque este papel de irrealidad, de distancia, de idealización y refugio, de pecho sobre el que descansar, también lo cumple -en general- la música. Como bien dice la canción, repitiendo machaconamente el "45" de las revoluciones a las que sonaban los singles de aquellos vinilos con el que nos zambullimos en la música y sus cosas.

Pero esa "Asha" que sirve de pecho sobre el que descansar, para que la mente cante y baile a salvo de la realidad, puede tener un doble sentido y ser un juego de palabras, ya que parece ser que en sánscrito, "Asha" significa "esperanza". Y cuando todo está lleno de música, o de esperanza, o de música y esperanza, es mucho más fácil cantar y bailar, incluso en la realidad más terrible. Con el alma, que es lo que importa.

Con todo, la versión que fue todo un hit wonder allá por el 97 (cuando yo me compré el Cd de Cornershop, por el flechazo con esta canción) es un remix realizado por el por aquel entonces Midas de los clubs nocturnos Norman Cook (o Fatboy Slim), que hacía mixes y remixes de lo propio y lo ajeno, que servían de pecho sobre el que descansar de las tribulaciones que tuviéramos los días laborales. Porque las noches de los fines de semana las dedicábamos a bailar. Y todo se llenaba de Asha... La versión original era un poco más tranquila.

 

 Feliz fin de semana, y que sea de lo que sea que se nos llene la realidad (de bailes, de tranquilidad, de cine, de música, de sol, de amigos o de soledad...), nosotros estemos llenos de asha.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...