sábado, 19 de diciembre de 2009

Sobrevivir



Parecía que el día de hoy se hubiera detenido para siempre
todos los corazones solitarios de londres
cogieron un avión y volaron lejos.
y todas las mejores mujeres están casadas
y todos los hombres guapos son gays
Sientes que te falta algo.

¿Te estás cuestionando lo que vales?
¿Tienes un tumor en el ánimo?
¿Hay bolsas bajo tus ojos?
¿Dejas marca donde te sientas?
¿Te estás haciendo mayor?
¿Sobrevivirás?
Debes sobrevivir.

Cuando no hay amor en la ciudad
este nuevo siglo sigue hundiéndote
todos los sitios en los que has estado
intentando encontrar un amor supremo.

¿Qué estás buscando en realidad?
¿Otra pareja en tu vida
del que abusar y al que adorar?
¿Es el amor tranquilo?
¿Necesitas algo un poco más fuerte?
Arrodíllate.

Baja el volumen de las canciones de amor que escuchas
porque no puedes evitar el sufrimiento
que resuena en tus oidos
diciendo que el amor parará el dolor
diciendo que el amor parará el miedo
¿Te lo crees?
Debes creerlo

Cuando no hay amor en la ciudad
este nuevo siglo sigue hundiéndote
todos los sitios en los que has estado
intentando encontrar un amor supremo
un amor supremo.

Ven y vive un amor supremo.
No permitas que te hunda.
Todo el mundo vive para el amor.



Esa canción, Supreme, se incluía en el álbum Sing when you're winning que en el año 2000 publicó el histriónico enfant terrible británico Robbie Williams, que no me parece especialmente guapo ni extraordinariamente bueno, ni como cantante ni como artista, pero por el que siento cierta debilidad mezclada con una simpatía que no me he parado a analizar.

Y esta canción, que habla de sobrevivir a la soledad desesperanzada que ansía amor en el desierto, es, por el momento, mi canción preferida de entre todas las suyas.

Y si el vídeo clip,  con un toque paródico y de aire deliberadamente retro,(con esa pantalla dividida al estilo de las películas de los años 60 y 70 que peor han envejecido) homenajea al corredor británico Jackie Stweart, tres veces campeón del mundo entre los años 69 y 73, la música se inspira en el hit  I will survive,  que en el 78 lanzara la reina de la música discotequera de la época, Glorya Gaynor.


La canción fue recuperada en los años 90 y convertida en un himmno por los holandeses Hermes House Band, que le añadieron un  toque final que la haría impresicindible y proverbial en eventos deportivos, karaokes y celebraciones varias (seguro que tú también la has bailado y coreado de madrugada, con la copa en la mano sobre el hombro de varios amigos....):


Y también se convirtió en un himno de liberación y reivindicación allí donde hiciese falta. Por ejemplo, entre las mujeres (por algo en esta canción una chica proclama que va a ser capaz de sobrevivir sin amor, lo cual no es poco, tras siglos y siglos de educación obstinada en hacernos creer que el valor de la mujer se medía por su capacidad para encontrar y mantener una pareja, sin lo cual había con consdierarla y hacer que se considerase un fracaso), o entre los gays, transexuales y transformistas, que comenzaban a proclamar a los cuatro vientos su dignidad, tras siglos de autoestima atrofiada por el armario.

A ello contribuyó la aparición de la canción en películas como Priscilla, reina del desierto, cinta australiana que reflejaba la peripecia de un grupo de homosexuales, travestis y transexuales de forma distinta a la ridiculización, demonización, dramatismo o excepcionalidad con que el tema solía tratarse hasta entonces


o  In & out , del genial y habilidoso desenladrillador de clichés mentales y sociales Franz Oz,en el momento en que el protagonista exploraba su masculinidad utilizando un manual sonoro de autoayuda:


La versión que se incluía en la película era la de la consagradísima diva del soul Diana Ross y  del transformista Ru Paul, que es bastante fiel a la original de la Gaynor:


Pero de la canción se han hecho muchas versiones, algunas de las cuales le han dado acentos muy distintos.

Así, las Puppini Sisters la han llenado de swing y años 50:


El dúo italiano Musica nuda la ha convertido en performance "jazzística"


También se han hecho versiones humorísticas, como esta parodia "clásica":


o esta que utiliza los recursos de la animación:


Pero mi versión favorita, a la que no sé ponerle etiqueta,  es la de la banda californiana Cake


Por cierto, la diva Glorya Gaynor aparecía en el último recopilatorio (por el momento) de nuestro divo Miguel Bosé, convirtiéndose ambos en un ejemplo de supervivencia, ella por saber adaptarse, y él por saber repetirse.


Sobrevivir es una palabra curiosa. Significa vivir cuando las circunstancias hacían problable que no se siguiera viviendo. Significa echarle un pulso ganador provisional al tiempo y sus contratiempos. Significa saltarse la previsión, sortear la causalidad y convertirse en excepción que confirma la regla.

Y escribo esto con Julieta ronroneando acurrucada a mi lado, mientras sobrevive sin saberlo al maldito virus del Pif.

Hay muchas maneras de sobrevivir y para ello no existe una fórmula única, ni falta que hace,.

Para sobrevivir se puede luchar o rendirse dulcemente. Cortar el problema o ponerle remedio. Cambiar las cosas o dejar que ellas te cambien. No darle al enemigo ni agua o unirse a él porque con él no podemos. Afrontar por fin la verdad o engañarse, porque lo que no se piensa es como si no existiera. Esperar a que todo pase o agarrar la ocasión cuando pasa. Desistir de estar mal acompañado o aceptar al fin que no es bueno que el hombre esté solo. Empezar a querer lo que se tiene o soltar el pájaro en mano para lanzarse a por el ciento volando. Insistir en lo que somos o claudidar, adaptándonos mansamente, como el camaleón, a lo que nos rodea. Liberarse de consignas aprendidas o aferrarse a mantras salvadores. Dejar de llorar por el sol o empezar a ladrarle a la luna. Meterse en una coraza de hierro o salir  del caparazón que constriñe, atrofia y no deja respirar. Esconderse o dejarse encontrar. Dejar de soñar o buscar otro sueño. Incluso destruirnos para hacernos otros, porque sólo quien muere puede volver a vivir.

Depende. Siempre depende.

Porque está claro que sabemos sobrevivir. Que está en nuestro instinto. Que nos sale por impulso e intuición y no tenemos que planificarlo ni casi pensarlo. Que tal vez nacemos para sobrevivir.

Sobrevivir es fácil. De hecho, es lo que hacemos mientras aprendemos. A vivir, que es lo difícil.

Feliz fin de semana. (y a entrenarse para sobrevivir a la Navidad... Un par de párrafos arriba tenéis toda una lista de sugerencias para ello ;-))


4 comentarios:

Paris Quelart Budó dijo...

Sí señor, como usted diga.

Liz dijo...

coincidimos en la versión. Creo que la etiqueté hace tiempo.

A mí me gusta la Navidad, no sólo porque a casi todo el mundo le cambia el humor y es mínimamente agradable, sino porque cada vez son menos las ocasiones en las que todos disponemos de tiempo para pasarlo juntos y si sucede ahora... se disfruta ahora.

Espero que vosotros también lo paséis bien.

Feliz Navidad!
Besos

Aspective dijo...

Me ha encantado esta recopilación. Y la versión de Cake que no conocia y me ha gustado

¿Estaré explorando mi desconocido lado "oscuro"? jeje

Muchas gracias, muy agradable

kamala dijo...

Hum, señora, me temo;-), Paris,.Un saludo!!

Me encanta coincidir contigo, Liz. Y espero que estés disfrutando la Navidad, que se nos escurre ya... Un beso.

Pues me alegro mucho, Aspective. Tú explora el lado oscuro, que está siempre lleno de sorpresas ;-)

Gracias a ti por venir y por comentar. Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...