jueves, 11 de febrero de 2010

Dudas



Esta noche eres mío completamente
Me entregas tu amor tan dulcemente
Esta noche la luz del amor está en tus ojos
Pero ¿Me querrás todavía mañana?


¿Es esto una tesoro duradero
O solo un momento de placer?
¿Puedo creer en la magia de tus suspiros?
¿Me querrás todavía mañana?


Esta noche con palabras no pronunciadas
Me dices que soy la única
¿Pero se´verá roto mi corazón
Cuando la noche se encuentre con la luz del sol?


Me gustaría saber que tu amor
Es un amor del que puedo estar segura
Así que dime ahora, y no volveré a preguntar
¿Me seguirás amando mañana?


Así que dime ahora, y no volveré a preguntar
¿Me seguirás amando mañana?
¿Me seguirás amando mañana?
¿Me seguirás amando mañana?

La de The Shirelles es la versión más conocida y que casi podría considerarse la origina y primigenia de esta cancioncita en origen soul (aunque una de las Shirelles había puesto reparos para grabarla por considerarla "demasiado country"... yo qué sé), que canta como solo el soul supo hacerlo  una de esas situaciones del amor cotidiano y sus matices, en el que casi todos nos hemos visto alguna vez. Hoy estás conmigo, pero... ¿me querrás todavía mañana?

La canción fue escrita por Carole King en 1960 y The Shirelles no hicieron más que echarla a rodar . La propia King la ha interpretado en sus conciertos, en una versión más pausada e intimista que la de aquellas


Casi al mismo tiempo que The Shirelles sacó su versión Brenda Lee, o Miss Little Dynamite, una de las voces más personales de la música de aquellos años, de la que me soy fan incondicional desde hace mucho.


Y también ya en los 60 la versionaron la británica Dusty Springfield, que mantuvo el acento soul pero dándole un toque de esa elegancia que, a veces, tiene lo británico:


y la incombustible Cher, antes de conventirse en la reina de las operaciones de estética cuando aún casi nadie se operaba (qué tiempos aquellos)


Andy Gibb (uno de los hermanos Bee Gees) la adaptó al estilo setentoide al que tanto le ha costado sobrevivir:


En los 80 fue interpretada nada más y nada menos que por sir Elton John


y por Laura Branigan (que, por cierto, falleció repentinamente en el 2004, por la misma afección que su padre y su abuelo), luciendo su voz mucho más de lo que se lo permitían aquellos temas tan bailones como Self control o Gloria


Pero la versión más curiosa de esta década es, sin duda, la de Rainbow, que durante un concierto en 1980, la convirtió nada menos que en una balada metal


En los 90 la hicieron suya el gran Neil Diamond


y el gentleman elegante e impecable Bryan Ferry, en una versión personalísima que es una de mis preferidas.


La banda punk Mest la utilizó como una especie de sample vocal en su canción Reason


Ya en la década que se nos va, la interpretó la actriz y cantante Minnie Driver en la película Beatiful


La cantante noruega Inger Marie la llevó al jazz


John Frusciante, de los Red Hot Chilli Peppers, la tocaba durante los conciertos de la banda en su gira del 2006-2007


Y hace nada, la sueca Likke Li la interpretó impecablemente acompañada de un piano muy  muy  lento


Pero yo no puedo evitar quedarme con la versión que hacía la tremenda Amy Winehouse para la banda sonora de la segunda parte de Bridget Jones.


¿Me querrás todavía mañana?

A veces es esta pregunta la que mantiene vivo el amor. O, incluso, la que lo hace nacer.

Porque a veces el amor nace de algo así como una chispa inoportuna, y a veces esa chispa es, precisamente y ya lo decía Stendhal, la duda. Y es que tal vez el amor, como la sabiduría, necesite de la duda (Gran duda, gran iluminación. Pequeña duda, pequeña iluminación. Ninguna duda, ninguna iluminación).  Porque la duda nos hace pensar, y había veces que el amor nacía solo porque el otro lograba ocupar nuestro pensamiento.

(Y tal vez cuando dejamos de dudar, empezamos a dejar de amar. No sé)

Pues que vivan la duda, la iluminación y el amor. Yo, mientras tanto, me voy de Entroido, y dejo las dudas para otro día.





4 comentarios:

NoSurrender dijo...

Yo creo que no hay amor si no se vive con el pleno convencimiento de que será eterno y absoluto, que nuestro compromiso no tiene vuelta atrás, pase lo que pase con el tiempo (que es muy cabroncete a veces). Pero a la vez, es bueno tener miedo a perderlo, porque así lo cuidamos más, claro que sí. la duda nos refuerza y nos hace desear, incluso, más.

Yo hoy me quedo con Brian Ferry :)

Besos!

kamala dijo...

El tiempo es muy cabrón, efectivamente, y de ahí el miedo al futuro. Supongo que ese miedo a perder a quien se ama no es que nos haga amar, sino que nos recuerda que amamos,porque el tiempo,sobre todo el cotidiano, puede hacer que por momentos lo olvidemos.

En todo caso, la pregunta que hace esta cancion, que a veces parece casi una súplica, me ha parecido siempre una declaración de amor muy bonita.

Muy buena elección la de Ferry ;-)

Un beso

Liz dijo...

"El sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura."
Aún así merece la pena vivirlo, cuidarlo, disfrutarlo... hace que las cosas tengan otro color.

De entre las versiones me quedo con la de Frusciante, al menos para hoy.

Espero hayas disfrutado del carnaval y de las mini-vacaciones.
Un beso

kamala dijo...

He disfrutado como una enaaaana... y aún me estoy recuperando, porque físico de enana ya no tengo

Muchos besos, guapa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...