jueves, 7 de octubre de 2010

Au revoir Camille


Esta fue su última fotografía en los montes de Ansó (Aragón), allá por febrero de este año. A partir de ahí, se pierde su pista, y hoy por hoy -y debido a su edad, casi 25 años- se le da por muerto.

Hasta tenía nombre, pero me atrevo a intuir que él no lo sabía. Es sencillo nombrar las cosas una a una cuando hay tan pocas. Él era, junto con la cría de Cannelle, el último oso pardo autóctono del Pirineo. Ahora mismo solo queda vivo "Canelito" para los españoles o "Aspe" para los franceses. Ese es el último ejemplar de oso pardo autóctono pirenaico. Su madre "Cannelle" fue abatida por un cazador francés en Urdos, cuando según el cazador "vio amenazada su vida por la presencia de la osa". La versión de la osa no la conocemos.

Camille, tampoco sabía que era uno de los dos últimos osos autóctonos que quedaban. Nosotros sí, por eso hoy algunos se entristecen. El drama no es su muerte, el drama es su soledad. Con ella nos condena un poco más a nosotros a la nuestra. El drama no es su ausencia en las cordilleras pirenaicas, el drama es la asuencia de los suyos.

La ausencia del Bucardo, del lobo, de los osos, del quebrantahuesos y otros tantos pobladores del Pirineo, nos empobrece como especie un poco más cada día. Mientras nos perdemos en debates sobre quién tiene más derechos, si los cazadores o los pastores o los animales o si las indemnizaciones son justas o injustas, y mil cosas más; ellos se van marchando. Dentro de poco todos esos debates anteriores ya no tendrán sentido. Tendremos unos montes llenos de ovejas, de campos rasos y de cultivos extensivos. Tendremos unos montes vacíos de vida.

En mi opinión solo hay una conclusión clara: nuestra incapacidad para convivir con el resto de habitantes (con los mismos derechos que nosotros) del planeta, es aterradora. Somos incapaces de ello.

Cuando al mirar ya no veamos nada más que a nosotros mismos y a nuestras grandes obras, quizás entonces podamos entender.

"Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.


¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

La vida termina. Ahora comienza el sobrevivir."

Atribuida al Jefe Indio Seattle

 
 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...