viernes, 31 de diciembre de 2010

Desengaño e imaginación...que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.


Otro año más que se nos escurre del calendario y al que tenemos que decir adiós, aunque muchos dirán aquello de "dios vaya con él". Y a mí no me queda más remedio que decirle adiós mirando atrás, escudriñándolo y escudriñándome. Qué le voy a hacer. Es mi naturaleza (y desde que tengo el blog, y unos años, más).

Así que, como ya se está convirtiendo en tradición, mi último post del año será un recuento y un balance de lo que me ha pasado. Porque al margen de las etiquetas que le pongan por ahí, y de cómo lo suban luego a la historia y sus relatividades, para mí, este año que hoy, de golpe, se nos ha quedado viejo, ha sido el año en que...

.. comencé el año visitando, por fin, Granada, aunque el viaje salió regular porque Dei se puso malo y nos vinimos antes de tiempo con una amenaza de nevada monumental. Eso sí, nos dio tiempo de ver y admirar la Alhambra. Y el viaje, solo por eso, mereció la pena.

...me dieron traslado a Fuentes.y sumé otra despedida (otra más... van ya unas cuantas) que me costó mucho más de lo que pensaba. Eso sí: he dejado de viajar 200 kms. todos los días, y he ganado tiempo que he invertido en meterme en demasiadas cosas, con lo cual me sigue faltando tiempo....

... nació Samara, enseñándonos en qué consiste esa luz especial que trae un niño a una familia. Que una cosa tan pequeña pueda llegar a irradiar tanto... y tan lejos...

... vagué de nuevo por las zozobras y los pasos oscuros que creía enterrados hace tiempo. Supongo que era verdad, que cuando conoces de cerca la oscuridad, luego siempre te acompaña, y lo único que se puede hacer no es intentar olvidarla: es convivir con ella.

...en un verano apacible de viajes modestos y sin aspavientos, conocimos Baztán y Malkoa, y recorrimos Asturias en otoño, con mal tiempo y todo su esplendor, (sus costas, sus pueblos, , Oviedo, Lastres) que nos hicieron acariciar con más detenimiento el sueño de una casa en el campo, un perro... tal vez un caballo...que toda la vida es sueño y los sueños sueños son...

... me metí de cabeza y sin pensarlo en el difícil mundo del español para extranjeros. Todo un reto. Apasionante y agotador. No sé al final qué pesará más, si la pasión o el cansancio.

...volví a retomar mis clases de inglés, que las circunstancias llevaban años empeñadas en negarme

...Mitch se convirtió definitiva y oficialmente en nuestro gracias a un susto y una operación. Sí, es verdad: no hay mal que por bien no venga.

...yo cumplí 38 años, y Dei, 40.

..el Club de Lectura "A árbore vermella" visitó este blog (8-0), gracias a la atención y el empeño de mi queridísima Isabel,  y los chicos leyeron algunos post, me preguntaron cosas y hasta se molestaron en dejarme comentarios. Lo más bonito que le ha pasado a este blog. Nunca tendré suficiente gratitud y no hay palabras para tanta emoción. . De verdad y de corazón.

...se nos fue Labordeta, dejando huérfano a Aragón pero dándole una nueva estrella polar señalando al norte en el cielo.

...se fueron Miguel Delibes, José Saramago, Carlos Edmundo de Ory, Luis García Berlanga , Blake Edwards, y J.D. Salinger, el autor del libro con el que se identificaba el asesino de John Lennon, el mismo año en que este hubiera cumplido 70 años.

...descubrimos el amargo sabor del desengaño. Todos los que crecimos convencidos de que vivíamos en el mejor de los mundos posibles, o al menos, avanzando cada vez más hacia él, todos los que mientras estudiábamos historia pensábamos que qué mal lo pasaban entonces, y que qué suerte haber nacido ahora, todos los que teníamos fe y confianza en que la historia con mayúsculas poco tenía que ver con nosotros, porque a nosotros nos iba a dejar vivir razonablemente bien, vimos de pronto cómo aquella sombra de la Crisis, que vagaba antes por nuestras vidas, quitándole algo de luz, decidía hacerse carne y habitar entre nosotros. Y cambiarlo todo, como había hecho hace 2000 años Jesucristo, con la vaga promesa de una resurrección incierta tras los sufirmientos y la muerte del aquí y ahora. 
     Porque vimos también como esta crisis extraña, anunciada en España desde antes de nacer, servía para dar pasos de gigante atrás, para destrozar de un plumazo lo logrado piedrecita a piedrecita, y servía además para que nadie protestara (bueno, sí, protestaron cuando los controladores protestaron y muchos vieron peligrar su puente... son los controladores los malos... no, por supuesto, los que recortan salvajemente sus derechos -que podrán ser justos podrán ser injustos, pero eran suyos- y los que recortarán -ay, las barbas a remojar- los nuestros-) La crisis sirve para que nadie se mueva mientras avanzamos hacia un mundo peor.  Para que asumiéramos la culpa y el castigo. Porque como el cristianismo, el capitalismo también nos quiere hacer creer que somos culpables de haber nacido.

... se solidificó esa Crisis tan extraña que hace a los ricos cada vez más ricos, a los pobres cada vez más pobres, y cuya única solución parece ser, por absurdo que pueda sonar sensatez en mano, ayudar a los cada vez más ricos y recortar lo público por las exigencias de unos mercados implacables, "sensibles" e insaciables a los que tenemos que devolver lo que gastamos entonces en enriquecerles. Una trampa sutil e infame, hábilmente urdida por un entramado alucinante que alía a capital, medios de comunicación y partidos políticos, y en la que sí, hemos caído. El dinero mandaba antes en la sombra. Ahora, simplemente, manda. Y todos hemos asumido que esto es así y no se puede cambiar. A todos nos paraliza el miedo, la sensación (real y justificada)  de ser una brizna a la que los vientos llevan y traen, y que sólo puede cruzar los dedos para que no la lleven demasiado lejos... Para esta crisis no importa el trabajo, la producción, el esfuerzo. No. No podemos hacer nada. Solo pueden hacerlo ellos. Lo que quieran. Nunca el futuro fue tan incierto. 

...descubrí que sí, que era verdad, que nada, nada, absolutamente nada humano me es ajeno. Y eso me produce una mezcla de dolor, esperanza, sueño que no me atrevo a soñar, pero algo me grita por dentro "venga, adelante, por qué no". Yo qué sé. Ya digo que nunca el futuro fue tan incierto.

Feliz despedida del 2010. Y que la sonrisa sea lo primero que le mostremos al 2011. Y que a lo largo del año no nos falten motivos para sonreír, ni para reír, ni para soñar, ni para creer que de verdad se pueden lograr los sueños. Que volvamos, por fin,  a imaginar.

Cierra los ojos. Imagina. Si puedes imaginarlo, puedes hacerlo.


Otros años viejos en Robando Rosas:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...