viernes, 31 de diciembre de 2010

Sola en mitad de la tierra




Haití, o la “isla de los malditos”, como también podría llamarse. ¿Donde queda su tragedia ahora? ¿Acaso su tragedía tiene principio o final? Devastada una vez más por el terremoto del 12 de enero de 2010, Haití permanece varada en las aguas del caribe, como un barco negrero abandonado a su suerte.

El terremoto que asoló Haití a comienzo del 2010, no es sino una más de los azotes que sufre esa negra tierra, como consecuencia de la rebeldía de su primera independencia. Primer país libre e independiente de la América colonial, allá por enero de 1804, cuando otros países de América solo podían soñar con serlo. Los Negros haitianos, más de 300,000 esclavos, para una población total en la isla de apenas 320,000 personas, plantaron cara a las tropas francesas, y consiguieron su independencia de París el 1 de enero. Aquellos esclavos negros traídos de África para trabajar en las plantaciones de azúcar y ser movidos de allí a otros lugares de América, aquellos negros tratados como animales, decían basta y preferían morir antes que renunciar a su independencia a su mímina dignidad por el mero hecho de ser seres humanos. Entonces, allá por 1804, no eran conscientes de las veces que deberían morir todavía por esa independecnia.

Después de la revolución Haitiana, los dos países nacidos de sus revoluciones liberadoras y convertidos en "luces del mundo libre", USA y Francia, imponen a Haití no solo el bloqueo militar asfixiante, sino el pago de una indemnización a París de 90 millones de Francos en oro, bajo amenaza de volver a esclavizar la isla. Haití tardó más de 100 años en pagar esa suma. Haití enterraba con ese pago cualquier posibilidad de salvación.

¿La historia de Haití después de eso? Hambre, destrucción ocupación militar americana durante más de 30 años, y posteriormente dictaduras apoyadas por Washington.

Hoy Haití (lo era ya antes del terremoto), es un territorio sumido en la miseria. Con una renta "per cápita" que apenas alcanza los 300 euros y con un 80% de la población en la más absoluta miseria. El país, se encuentra perfectamente tutelado por el FMI. Tanto es así, y tan beneficiosa es esa ayuda, que en 1970, Haití producía el 90% de los alimentos que consumía, hoy Haití debe importar el 55% de sus necesidades. De la misma manera, en un país absolutamente dependiente de la ayuda exterior, su deuda externa no para de crecer. Pero, ¿es Haití la que está en deuda con el mundo, o es el mundo quién está en deuda con Haití? ¿Cual es la deuda de Francia con Haití por la mano de obra esclava? ¿Cuál es la deuda americana con el país caribeño por la explotación de sus recursos y el abuso y pillaje cometido?

¿Qué necesita hoy Haití? ¿Necesita más FMI, más Banco mundial, que es lo que le imponen? Por qué los USA y el resto de países (Francia, o España) mandan fundamentalmente militares al pais sumido en la tragedia. Los USA han enviado miles de soldados de la 82 División Aerotransportada del Ejército, el portaviones nuclear “Carl Vinson”, el destructor “Higgins”, el crucero “Normandy” y la fragata “Underwood”, las naves de asalto anfibio “Fort McHenry” y “Carter Hall”, además de otros buques militares. ¿Suena eso a ayuda básica de emergencia? Quizás tenga que ver con la masiva presencia de médicos cubanos en la isla. Médicos que actualmente soportan (sin salir en los medios de comunicación) más del 40% de la asistencia médica y que están controlando el cólera en el país. Médicos que por otra parte ya estaba en Haití antes del seísmo y que ahora superan los 1.300 facultativos. Médicos que muestran con el ejemplo de su dignidad, que otro mundo sí es posible. Un país del tercer mundo como Cuba, envía a 1.300 médicos. ¿Cuántos envío USA, Francia, España? ¿Qué podrían hacer los países ricos?

¿No será que conviene vigilar a Haití, no sea que la inmensa pobreza haga ver a los haitianos que quizás deban empezar su segunda revolución? Aquella que les conceda su verdadera independencia.

Quizás los haitianos ya saben que su modelo es otro. Quizás los haitianos ya saben que en un país como el suyo, tener privatizados TODOS los servicios públicos, como consecuencia de las “recomendaciones” del FMI, no es el camino. El presidente Preval ya lo dijo los días siguientes al terremoto: después de Dios, los médicos cubanos.

La tragedia continua y continuará para Haití, porque las potencias explotadoras del mundo (UE, USA, etc...) han comprendido, han entendio que Haití hoy no debe ser ayudado, sino vigilado. La mecha de la revolución en las tierras de América, que ya prendió en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia...No puede seguir extendiéndose.

Por eso, Haití seguirá varada como un barco negrero consumida por el hambre, la enfermedad y la miseria. Esperando que del cielo caiga un día la buena suerte. Pero todos sabemos que la buena suerte no cae hoy, ni mañana, ni nunca. Ni en llovinizta cae del cielo la buena suerte.

Por eso Haití seguirá apuntada, vigilada. Armas para vigilar a los hambrientos. No obstante, ya lo sabemos todos, que los hambrientos son los seres más peligrosos del mundo.

Feliz año.






No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...