martes, 28 de septiembre de 2010

Primer paso perdido, quién te pudiera soñar



Le robo el vídeo a Antígona y su cólera de Aquiles, y como ella, tampoco quiero hacer un panfleto ni influir en la actitud de nadie ante lo que sucederá o no sucederá mañana 

Simplemente, dejo el vídeo como subrayado y recuerdo de algo que yo, que ni soy economista, ni leo de economía, ni entiendo, ni nada, intuyo desde hace tiempo sin tener datos ni fuerzas ni habilidad para hilarlo en un razonamiento: que lo han conseguido.

Que nos han convencido, poco a poco, con hechos superfluos y falaces, con arbustos absurdos que sí tapaban el bosque, de que todos somos la misma clase, de que todos vivimos básicamente igual, de que todos jugamos en la misma liga, y aspiramos a lo mismo, y tenemos las mismas oportunidades, y estamos en el mismo barco con las mismas facilidades para remar. De que cada uno tiene y no tiene lo que se merece. De que si no tenemos, o si no llegamos, o si nos falta, es porque nos lo hemos buscado y no nos queda otra que apechugar. De que tenemos que ser agradecidos cuando nos den trabajo y nos den crédito, y besar la mano que nos lo da. De que tenemos que ocuparnos de salvar nuestro culo, cada uno el suyo, porque no somos clase frente a nadie, somos uno a uno y nada más. De que no tenemos que preocuparnos por el de al lado porque el de al lado no se preocupa por nosotros, ni se va a preocupar.

Y así, han logrado que, efectivamente, nadie se preocupe de nadie, a no ser que esté muy lejos y podamos sentir pena y al mismo tiempo satisfacción por lo nuestro. Nos venden la caridad como anestesia porque nos han ido robando, céntimo a céntimo, grano a grano, la fe en la verdadera solidaridad, que sería lo único verdaderamente revolucionario. Pero ellos no quieren una revolución, ninguna, ni grande ni pequeña, ni económica ni moral, y han conseguido que nosotros tampoco. Que la temamos. Que la evitemos. Que la combatamos.

 Y nos han convencido de que los males de nuestros sistema son males menores, inevitables, pero que se ven compensados por todo lo que tiene de bueno (incluso cuando esto último es cada vez más pequeño). Nos han convencido de que no hay alternativa posible, de que nada puede cambiar, porque nadie puede cambiar nada y mucho menos nosotros. Es más, nos han convencido de que nada debe cambiar. De que este es el mejor de los mundos posibles. O el menos malo de los mundos posibles. Incluso, el único mundo posible. Y ya está.

Y con esta idea, para que nada cambie, nos han convencido de que es necesario que aguantemos la "crisis", que nos ha caído como castigo divino por vivir por encima de nuestras posibilidades (aunque fuera como ellos nos marcaban porque de eso dependía su negocio... ya sé que no, que éramos libres, -y bla bla bla, y ja ja ja, perdonad que me ría, ya sé que en esto nadie está de acuerdo, pero eso no es más que otra prueba de lo bien que se lo han montadon). Y nos han convencido además de que contribuyamos a solucionarla, o sea, a volver a lo de antes, que es con lo único que podemos o queremos soñar, asumiendo con resignación (y a ser posibie buena cara, que otros están peor) que nos bajen el sueldo, que nos despidan más fácilmente (antes con ERES, ahora ya para siempre con la reforma laboral), que nos recorten en la Sanidad que empezaremos por pagar a medias, que nos empeoren la educación pública, y las infraestructuras y las prestaciones sociales. Que suban los impuestos y los recibos pero siga el fraude, el gran fraude, institucionalizado, y no se moleste  a las grandes fortunas no sea que se vayan. Que no haya dinero para nada público más que para ayudar a los bancos.

Que asumamos con brazos caídos y aferrados a la esperanza única de que esto no empeore más, medidas que hace nada eran completamente impensables por abusivas, por injustas, por dañinas, por peligrosas. Medidas que hacen de este mundo que hemos o nos han hecho, un mundo mucho, mucho peor. Que renunciemos a los logros que a pulso se consguieron año a año tras más de un siglo de lucha trabajadora (y no pongo sindical, porque hasta sin sindicatos nos han dejado la convicción). Y que asumamos convencidos que no se puede hacer otra cosa. Que no hay otro camino ni otra manera.

Y todo esto, mientras los beneficios de los grandes crecen. Mientras el liberalismo radical se hace cada vez más salvaje y ya no tiene que hacer concesiones,  ponerse careta,  parecer amable, dar caramelos o disimular. Mientras las verdaderas ayudas van para ellos y todo se hace para tener contentos y satisfechos a los "mercados", etéreos, inalcanzables, omnipotentes e inmisericordes. Mientras lo público se adelgaza para dejar más y más espacio a lo privado, que ojo, es siempre feroz, impasible e implacable. Mientras el poder político, sea del color que sea, se plega ya descaradamente al poder económico y demuestra que en realidad es ya el único poder (o tal vez lo fue siempre... nos convencieron de que Marx estaba superado para que bajáramos la guardia... pero no).

¿Es que no lo vemos? ¿Es que no podemos verlo? ¿Es que no queremos verlo? ¿Es que no vamos a verlo? ¿O es que vamos a verlo, oír , callar, esperar y, el que pueda, rezar?

Nos han convencido de que la huelga es inútil, de que es una trampa, de que en realidad beneficia al empresario y al estado y a la banca. Si realmente fuera así, nos convencerían de que la hiciéramos. A lo mejor nos han convencido de que es absurda e inútil porque tal vez lo bueno de que la huelga funcionara es que podría ser un cambio de rumbo. Un voto de (auto)confianza. Una luz en el espejo. Una prueba de que podemos hacer algo. De que podemos intentarlo. De que se puede probar. De que podemos caminar. De que podemos soñar con no tener que esperar que nos lleven, preguntándonos angustiados a donde nos llevarán.

Porque un viaje de mil millas empieza con un solo paso. Y nos han convencido para que no demos ese paso. Nos han convencido de que no queremos darlo.

A mí, la primera, que conste.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Grandes éxitos



...mis grandes éxitos son todo lo que no he llegado a ser...

Aunque no soy amiga de estadísticas y les doy un valor relativo (yo amo la casuística, las cadaunadas, ´las anécdotas, las excepciones, los depende, como buena gallega;   las generalizaciones, en general, me parecen peligrosas y hasta injustas), sí soy curiosa y me gusta mirar las cosas desde fuera, o desde otro punto de vista, cuanto más insólito o alejado al mío propio, mejor. Además, nada tan bonito, y tal vez hasta perverso, como  mirar al que mira...

El caso es que blogger tiene ahora una nueva función, la de las estadísticas de tu sitio, que entre otras muchas curiosidades, te ofrece la posibilidad de ver cuáles son las entradas más leídas del día, la semana, el mes y en general (bueno, en este caso el general se limita a desde mayo del 2010 hasta ahora, pero algo es algo).

Y así, puedo hacer una lista de las entradas más vistas de Robando rosas, sea esto por interés,  azar, causa, destino, o lo que es lo mismo en esto de Internet, capricho o matemática de los buscadores.

Si me hubieran hecho apostar antes de verlo, no creo que hubiera acertado. Vamos, pues, con nuestros "cinco principales". Nuestras cinco rosas más robadas...

Empezando desde abajo, nuestros post más pinchados (que no necesariamente leídos), son...

  • 5.- En el quinto puesto, la entrada que yo ya sabía que más lectores nos ha reportado y que yo habría apostado a que estaría en el puesto número 1. La escribí allá por el 2006, cuando este blog todavía estaba en pañales y yo estaba empeñada en utilizar una curiosa letra malva... "Lo dionosíaco y lo apolíneo", distinción robada a Nietzsche con la que estoy completametne de acuerdo y que me parece muy útil y reveladora.
  • 4.- En el cuarto puesto, una entrada un poco farragosa en la que yo trataba de explicar (leyéndola ahora, me temo que sin demasiado éxito) el sentido del esteticismo modernista que Rubén Darío exacerbaba y exhibía en su proverbial Sonatina, su famosísimo poema que empezaba con aquello de "La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa?".
  • 3.-En el tercer puesto (y entramos ya en zona de medallas), una de mis concatenaciones más largas, "Guerra y paz", donde recogía esfuerzos de músicos y otros artistas en hablar de la guerra para reivindicar la paz.
  • 2.- En el segundo puesto, otra de mis concatenaciones, "Negra sombra", esta sobre la oscuridad sin encanto ni misterio de la tristeza inútil, gris, pesada y pegajosa. Será que en esto de conocerla bien tampoco estoy tan sola...
  • 1.- Y en el primer puesto, cómo no, el post que dediqué a "Inception", la maravillosa película de Nolan que tanto me ha emocionado la cabeza y el corazón, o el corazón y la cabeza, que como se emociona poco, cuando se emociona, se emociona mucho más. Esta no me extraña. Yo también he buscado todo lo que he podido sobre "incepción" en Google.

El público decide, y el público es siempre soberano. Y más, cuando se le agradece tanto y tanto que se deje caer por aquí. Incluso cuando esa caída se debe a un simple capricho del buscador.

(De todos modos, aprovecho para deciros de nuevo, desde el fondo del corazón, gracias. Muchas gracias. Es muy bonito y muy emocionante escribir y que alguien te lea.)

viernes, 24 de septiembre de 2010

Español para extranjeros: bla bla bla



Son días estos de incertidumbre, desconcierto  y esfuerzo. Mucho, mucho esfuerzo.

Decidí coger el Aula de Inmersión (dedicada a enseñar español a alumnos inmigrantes que lo necesiten) porque me interesa mucho la enseñanza del español para extranjeros, porque es algo que nunca había hecho (aunque he tenido en mis clases de lengua y literatura alumnos extranjeros con problemas más o menos graves en cuanto al dominio del español necesario para un mínimo éxito escolar) y porque mis años en Galicia con los grupos de refuerzo, y en Aragón con los grupos de Diversificación, me descubrieron el difícil y agridulce mundo de los alumnos que más te necesitan. Los que los buenos profesores deberían querer pero en la práctica nunca quieren. ¿Por qué? Por muchos motivos comprensibles.

-Por los falta preparación: los profesores de Secundaria somos especialistas (bueno, más o menos) en nuestras cosas (la lengua, la literatura, la física, las matemáticas...), pero no en enseñar. La formación didáctica que el sistema nos exige y nos proporciona es casi ridícula al principio -al menos en mi época, no sé si con el famoso Máster que sustituye al Cap las cosas cambiarán algo-, y poco útil para la práctica en cuanto a los cursillos de formación permanente se refiere (que son un negocio vergonzoso y un tinglado,como casi todo lo que las instituciiones hacen por la educación, pero esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión).

-Porque el profesor se ve condenado a buscarse la vida como buenamente puede:  los Departamentos de Orientación que deberian orientarle (y subsanar así aquella clamorosa falta de formación) suelen estar sobresaturados de trabajo, y así, terminamos por pulular dando tumbos entre materiales, técnicas y metodologías, con la angustiosa sensación de tener que realizar un trabajo importantísimo, fundamental diría yo, sin preparación. Es decir, cruzando un laberinto sin mapa ni iluminación, avanzando -a veces en círculos- mediante el desesperante y extenuante método de la improvisiación, la audacia, el ensayo y el erro, y dándonos buenos trompazos contra paredes inesperadas e inoportunas, que hacen que muchas veces tiremos la toalla de los grandes objetivos y nos conformemos con sobrevivir de manera más o menos digna, día a día, en el aula.

-Porque cada uno de estos alumnos es un mundo que requiere una actividad distinta, un nivel distinto y hasta una actitud distinta, pero todos al mismo tiempo y en el mismo lugar. Y el profesor tiene que hacer malabarismos, multiplicarse, dividirse, deformarse, para intentar que a ninguno le falte lo que necesita. Y sin poder conseguirlo, la mayoría de las veces.

-Porque estos alumnos necesitan más que nadie un buen profesor, y a veces uno no es tan buen profesor como sería necesario por mucho que lo intente (como en casi todo, en esto estamos siempre "en el camino" de mejorar), y estos grupos te lo gritan de golpe, constantemente, con los hechos, clase a clase, y no es agradable escucharlo y sentirlo todo un rato cada día.

-Porque uno tiene que olvidar la reflexión gramatical, y el fomento de la creatividad, y el pulido de la redacción de textos, y las lecturas interesantes, y el acercamiento a nuestra amada literatura, y volver al universo cuasinfantil, y en este caso "discrónico", de las grafías con dibujos al lado, la ortografía, la pronunciación, la construcción simple de la frase más tonta. Y una siempre cree que ha nacido como profesora para otros vuelos.

Así que estoy ahora  desbordada y agobiada, entre manuales y páginas y lecturas de español para extranjeros, buscando la teoría, buscando la práctica, y escudriñando a mis alumnos para hacer de puente entre todo aquello y ellos.

Ellos. Ay, ellos. Esta es la lista de mis alumnos del aula de inmersión, que agrupo flexiblemente, pero que inevitablemente, coinciden muchas horas en el aula:

  • Un chico senegalés de 15 años que apenas balbucea un par de palabras en español y no entiende casi nada de lo que nadie le dice. Eso sí, chapurrea algo parecido al francés, y con el que chapurreo yo y mucha mímica e histrionismo, encontramos de vez en cuando alguna zona de intersección y entendimiento.

  • Una chica marroquí de 12 años que escribe las letras una detrás de otra perfectamente, conoce muchas palabras y es capaz de leer frases y, a veces, comprenderlas. Pero no llega a los textos, ni siquiera a los pequeños, ni a ver un ejercicio de primaria y saber lo que tiene que hacer ella sola.

  • Otra chica marroqui de 13 años que fue escolarizada en España el año pasado por primera vez en su vida, y que ni siquiera es capaz de leer ni escribir una palabra (no entiende ni siquiera aquello de "la pe con la a pa", ni sabe decirme su fecha de cumpleaños; ni si hoy es viernes, qué día fue ayer; ni escribir al dictado una vocal). Su familia es musulmana integrista y no parece ni interesada -ni siquiera demasiado contenta... ni conforme- en que ella aprenda nada. Y la chica parece haberlo asumido, porque tiene un bloqueo extrañísimo, única explicación posible para que en un año en el aula de inmersión (el pasado) no aprendiera absolutamente nada, siendo como es  un cielo de cría, que intenta hacer todo lo que le dices... cuando te entiende.

  • Dos chicos marroquíes también de trece años que hablan y comprenden con cierta soltura la lengua cotidiana, pero que leen silabeando y con torpeza, ayudándose con el dedo, y  escriben despacito, letra a letra, sin ni siquiera separar bien las palabras. Siempre están a la defensiva y entre ellos sólo saben hablar a gritos. A la mínima dificultad, sueltan el bolígrafo, empujan el cuaderno, y se cruzan de brazos enfurruñados. 

  • Una chica rumana de 13 años, que estuvo en España de los cuatro a los 10 años, y ahora acaba de volver de Rumanía., y habla y lee y escribe con soltura pero quiere venir para acompañar a otra compatriota, de 13 años como ella, pero que lleva solo seis meses en España, y que aunque habla y comprende sorprendentemente bien, comete muchos fallos al leer y escribir.  La primera estará un par de semanas más con nosotros. El necesario para que la segunda, que es dulce, y pequeña, y tímida, no se sienta sola y perdida.

  • Un chico marroquí de 15 años que habla y comprende perfectamente, pero que quiere venir para librarse de las Sociales y las Matemáticas, fanfarroneando porque siempre acaba el primero, protestando porque se aburre y porque todo le resulta demasiado sencillo.  Escribe fatal pero no le importa ni cree necesario mejorar.

  • Otro chico, también de 15 años, también marroquí, en su segundo año en el aula de español, que también habla y escribe de forma aceptable, pero que quiere venir porque tiene una extraña fe en que yo puedo ayudarle para que el resto de las asignaturas le resulten más fáciles. Porque está ya en 3º de la ESO y según me confesó hoy, bajito y con una sonrisa en la que había cierta tristeza resignada, "no entiende nada". Y yo no puedo decirle cuánto miedo tengo de defraudarle.
Porque ese es mi miedo, y mi agobio, y mi desconcierto, y algún rato, mi angustia: fallarles.  Que es un lujo que no puedo permitirme. Porque ellos están todavía sin papeles en el sistema educativo, sin el permiso de aprendizaje y pensamiento y comunicación y expresión que es la lengua. Porque necesitan ese permiso de aprendizaje para librarse de la clandestinidad de no saber, y no poder saber, y no poder elegir, y no poder llegar.

Y ya sé que no depende totalmente de mí, que no existen los milagros, que una no es tan importante ni es tanto lo que puede hacer,  ni para mal ni para bien, pero siento que tengo que aprender a hacer malabarismos , los malabarismos que haga falta, aunque no sepa todavía cuáles, ni sepa todavía cómo, para eso. Para no fallarles. Para no fallar.

Y buscas pautas, y haces cursos de español para extranjeros, y lees orientaciones metodológicas y psicopedagógicas, y descubres didácticas innovadoras y experimentales, y maravillosos artículos sobre técnicas de atención a la diversidad... y entras en el aula, y te encuentras con ellos, cada uno en un nivel, en una actitud, en un mundo,  en una necesidad, y todo se queda en  blablabla.

Pero como dice el refrán, bien está lo que bien acaba. Y esto sólo acaba de empezar.




domingo, 19 de septiembre de 2010

"Somos como esos viejos árboles...



...batidos por el viento que azota desde el mar"

Nos vas a perdonar pero no te recordaremos como a "como un árbol batido, como un pájaro herido, como un hombre sin más". Te recordaremos como a "El abuelo" y los abuelos de cada uno, nunca son "un hombre sin más".

Yo no sé muy bien lo que es Aragón; quizás sea un pedazo pequeño de tierra, tan cerca y tan lejos del mar como cualquier otro. Quizás sea un montón de arcilla y yeso donde durante muchos años solo se cultivó miseria. Quizás sea un montón de lágrimas de gente que se va y pueblos inundados por pantanos, quizás sea la lucha por no morir de sed, o la huella del último osos pardo o el último vuelo del Quebrantahuesos, no lo sé. Sí sé que tú lo convertiste en un sentimiento. Un sentimiento para miles y miles de aragoneses, y decir miles y miles en una tierra tan escásamente poblada, es decir muchos, es decir todos.

No puedo más que agradecerte, querido Abuelo, todo lo que nos diste. Nos hiciste sentir orgullosos de ser diferentes, de ser lo que somos. No te apures si no te entendían en Madrid, aquí si te entendimos siempre, ya lo sabes.

Después de todo, como tú dijiste, a pesar de ser solo "como la humilde adoba que cubre contra el tiempo la sombra del hogar" igualmente tenemos que entender que "somos, igual que nuestra tierra, suaves como la arcilla, duros de roquedal". Nosotros sabemos perfectamente lo que eso significa y con eso nos basta.

Hasta siempre y gracias por todo.



jueves, 16 de septiembre de 2010

Cuentos III. De la soledad.



"Fernando Silva dirige el hospital de niños en Managua.

En vísperas de Navidad, se quedó trabajando hasta muy tarde. Ya estaban sonando los cohetes, y empezaban los fuegos artificiales a iluminar el cielo, cuando Fernando decidió marcharse. En su casa lo esperaban para festejar.

Hizo una última recorrida por las salas, viendo si todo queda en orden, y en eso estaba cuando sintió que unos pasos lo seguían. Unos pasos de algodón; se volvió y descubrió que uno de los enfermitos le andaba atrás. En la penumbra lo reconoció. Era un niño que estaba solo. Fernando reconoció su cara ya marcada por la muerte y esos ojos que pedían disculpas o quizá pedían permiso.

Fernando se acercó y el niño lo rozó con la mano:

-Decile a... -susurró el niño-

Decile a alguien, que yo estoy aquí."

E. Galeano

"Hay otros mundos..., pero están en éste" (Paul Éluard)




jueves, 9 de septiembre de 2010

Psicomagia




Aunque no estoy de acuerdo con muchos de los aspectos de la personalidad del señor Sánchez Dragó, tengo que reconocer que echo de menos su "Negro sobre Blanco" y que me encanta oirle leer, ponderando cada palabra sin caer en la declamación. Pero no es de Dragó del que quiero hablar, sino que lo traigo aquí porque aquí no puede faltar mi admiradísimo Alejandro Jodorowsky, y esta entrevista que le hizo Dragó en su programa se ha convertido en antológica y en una forma estupenda de tomar contacto con el universo propio que ha creado el artista, intelectual, cineasta, dibujante (y etc. etc.) chileno. De hecho, con esta entrevista me acerqué yo y con ella empezó mi entusiasmo.

Jodorosky hablaba en ella de su concepción de la vida, el hombre y el arte, y presentaba su obra Psicomagia (que os recomiendo desde ya), en la que exponía su peculiar y controvertida teoría, que tiene acérrimos, entusiastas e incondicionales defensores y detractores. Como ocurre con todas las genialidades: que no dejan indiferente a nadie. Y eso es lo grande.

Además, ponía en práctica esta teoría de fin terapéutico (él llegará a decir que todo arte debe servir para sanar, que sino no es arte) con dos casos distintos. Práctica que, por cierto, suscita la misma encarnizada (y divertida, y fértil, por qué no) controversia.

(Aviso a los que tengáis interés por verla: desde que cambié el aspecto del blog, los vídeos se ven a trompicones; si os ocurre esto, pinchad dos veces sobre él, y se abrirá la página del youtube donde se ven estupendamente. Qué rabia. Con lo que me gusta a mí poner vídeos en el blog)












Sin estar segura de estar de acuerdo con todo lo que dice (de hecho, sigo sin entender esa manía generalizada de tomar cualquier teoría como un lote indisoluble, que o lo tomas o lo dejas, o lo defiendes o lo atacas, pero todo-todo-todo... yo prefiero absorber todo lo bueno que tenga, y no perdérmelo porque incluya algo con lo que no estoy de acuerdo o no termina de convencerme), sí me parecen maravillosas algunas de las ideas que expone en esta entrevista. Por ejemplo:
  • Atreverse a cambiar nuestros hábitos, nuestros círculos viciosos y los moldes en que nos han/ hemos metido. Porque podemos. Ahí empieza el prodigio. La mayoría de las cosas que nos complican la vida y nos impiden "estar bien" o hacer cosas (los miedos, angustias, inseguridades, adicciones, compulsiones, prejuicios, etc.) son cárceles con las puertas abiertas (como reflejaba El ángel exterminador de Buñuel) de las que no salimos porque no nos atrevemos a creer que podemos, o no nos atrevemos a querer, y un solo acto en la dirección contraria nos convencería de lo contrario, Y una vez convencidos, todo es posible. Sí, yo puedo cambiar. Claro que puedo cambiar.Y tú también.
  • La importancia del humor para la sabiduría y la felicidad. Hesse también ponía el acento aquí para el autoconpcimiento y la autoconstrucción.  Fantástica la cita de Wittgenstein: “el saber y la risa se confunden”.
  • La programación inconsciente: muchos tenemos un guión de vida inconsciente que nos condiciona sibilina y poderosamente (qué miedo, ¿verdad?). Y generalmente está marcado por la familia (y sus moldes silenciosos).
  • La importancia y el peso de la familia, que ya he dejado claro en alguna otra ocasión que es un asunto que me ocupa y preocupa. Y en el que creo, claro. Jodoroski le da un papel absolutamente central en toda su teoría.
  • Completamente de acuerdo con que muchas teorías de Freud son “delirios" suyos (la castración femenina, la envida del pene, la necesidad de matar al padre), proyecciones de sus rollos mentales que él creía universales humanos.
  • Todas las edades, nuestras edades, nos acompañan: somos un candelabro con ramas, que son todos los que hemos sido en otro tiempo (el niño, el adolescente, el joven, el adulto...). Y todavía somos. No dejamos de serlo. Nunca dejamos de serlo. No los perdemos. Como decía Quevedo, "soy un fue, y un será, y un es cansado". Pero Jodorowski le quitaría el "cansado", seguro, y es precisamente esta aceptación entusiasta de uno mismo y de la propia realidad "efímera" como enriquecedora, una de las cosas que más admiro de este hombre. Porque sólo asi es posible amar la vida, y solo amando a la vida se puede ser pleno y feliz. Él dice en un momento de la entrevista que "el tiempo disuelve lo superfluo y conserva lo esencial", y que "envejecer es una maravilla".... El que llega al convencimiento pleno de eso (y más en los tiempos que corren, en las que estas ideas son absolutamente insólitas y tienen todo en contra), es que sin duda ha alcanzado algo así como la aceptación total de lo que somos, con su tragedia de tiempo y muerte incluida (y tacho lo de tragedia, porque sería lo que haría Jodorowsky, seguro)
  • Querer cambiar, saber que se puede cambiar, atreverse a cambiar, aceptar los cambios, es lo más difícil y lo más importante.. Ya explicó también Punset (que desde otra perspectiva, la científica, termina así mismo reivindicando lo intuitivo y lo emotivo) que el ser humano es encarnizadamente reacio a cambiar y a aceptar el propio cambio. Y precisamente por eso, el hecho de cambiar obra prodigios, porque superamos nuestra propia naturaleza tozuda reticente al cambio. Y el que supera su propia naturaleza, puede superarlo todo ( como decía Lao- Tsé, "el que vence a los demás es poderoso, pero el que se vence a sí mismo es invencible")
  • Todo es para bien. Al final, todo lo que sucede es para bien. Maravillosa idea para llevar en la mochila y sacarla todos los días. Sobre todo en los peores.
  • La reinvindicación práctica de la imaginación. Me encanta. Y creo en ella. Cada vez que lo he aplicado en mi vida, ha funcionado. La racionalidad estricta es inmovilista y limitadora. Solo los que imaginan avanzan. Porque avanzar es ir hacia lo desconocido. Y adentrarse en lo desconocido, decidirse a ir hacia lo desconocido, necesita de la imaginación. Con lo desconocido, por definición, el conocimiento no sirve. Y la razón, muy poco.
  • El lenguaje tiende trampas en las que estamos sutilmente atrapados, y que Jodorowsky desmonta (fijaos como sustituye expresiones como “quiero ser”, “eterno”, “siempre”, “así eres”, “morir”...) haciendo consciente y neutralizando así ese error lingüístico que nos atrapa, condiciona y entorpece. Porque el lenguaje moldea el pensamiento. Si empleamos una palabra "peligrosa" o equivocada, pensamos indefectiblemente de una manera peligrosa y equivocada.
  • La reivindicación total , entusiasta y convencida de la felicidad como fin último del hombre.

Puede que la parte práctica de la entrevista (la "sanación" de las dos mujeres)  sea un montaje (como muchos comentaristas del Youtube desconfían).. Me da igual . El análisis de la familia por los nombres es sencillamente genial. Y en el casode la chica más joven, queda clar que la herida, el trauma, supone la imposibilidad de cambiar. La niña queda atrapada (en su subconsciente, porque su consciente ni siquiera lo recordaba) en el momento en que la hirieron, y no avanza: primero busca repetirlo, luego busca repararlo proyectándose en los demás (el síndrome del vampiro y del redentor del que hablan los psicólogos para personas que han sufrido algún tipo de trauma, como maltrato o abusos). El traumado, precisamente, no puede avanzar. No puede liberarse del trauma, de su sombra, de su forma, de su condición. Está atrapado. No puede cambiar. 



Jodorowski, partiendo de la distinción freudeana entre inconsciente y consciente, y asumiendo que aquel condiciona a este de forma incontrolada y muchas veces problemática, creó la "psicomagia", peculiar aplicación terapéutica del arte (sus actos tienen mucho de teatrales y de poéticos, no hay duda) que precisamente intenta liberar del trauma, de la herida, y permitir el cambio ¿Cómo? No trayendo el subconsciente al consciente, como intenta hacer el psiconálisis, sino hablándole al subconciente que nos impide cambiar en el único lenguaje que conoce y que le afecta: el de los símbolos, y “desmarcándolo” (o "sanándolo") de la misma forma que fue marcado o "herido", no sólo con palabras (como hacía el psicoanálisis, que es esencialmente discursivo) sino con actos. La idea es maravillosa y genial.


Dice la página de  Jodorowsky que la finalidad de la psicomagia "es sanar los bloqueos materiales-corporales, sexuales, emocionales e intelectuales que nos impiden realizar nuestro destino en la vida."
Según esa misma página,  "la psicomagia se basa en las siguientes premisas fundamentales:
-Fracasar no existe, en cada fracaso, cambiamos de camino.
-Para llegar a lo que eres, debes de ir por donde no eres.
-Llegar a ser lo que uno es, es la más grande felicidad.


En toda enfermedad hay:


-Una prohibición: Te prohiben ser lo que eres.
-Una falta de consciencia: Cuando no te das cuenta de lo que eres.
-Una falta de belleza, cuando pierdes la belleza enfermas."

La Wikipedia, por su parte, dice::
Posiblemente su peculiar creación de una forma de psicoterapia es lo más polémico de toda la obra de Jodorowsky. La Psicomagia es una técnica creada y ejercida por Jodorowsky, que pretende servir de sanación espiritual. Si bien propone resolver conflictos psicológicos y hasta somáticos, no es una técnica científica ni es reproducible. El mismo Jodorowsky reconoce que no se sitúa “en el terreno científico”.De acuerdo con éste, hunde sus raíces en el chamanismo, el tarot, el psicoanálisis y el efecto patético del teatro. "Para mí la psicomagia es como una derivación de la poesía, del teatro... de todo lo que he hecho". Jodorowsky fundamenta su metodología en la premisa de que el inconsciente toma los actos simbólicos como si fuesen hechos reales,de manera que un acto mágico-simbólico-sagrado podría modificar el comportamiento del inconsciente, y por consiguiente, si estuviese bien aplicado, curar ciertos traumas psicológicos. Estos actos son "diseñados a medida" y se prescriben después de que el "psicomago" analice las peculiaridades personales del consultante, e incluso estudie su árbol genealógico. Para esto, Jodorowsky creó la psicogenealogía. Esta parte de la premisa de que determinados traumas y comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación, por lo que, para que un individuo tome consciencia de ellos y pueda desligarse de los mismos, es necesario que estudie y haga actos psicomágicos basados en su árbol genealógico y los patrones que existen en él.


Principios de la psicomagia
Jodorowsky tiene un particular concepto del arte, para él «la finalidad del arte es curar, porque si no cura, no es verdadero».


Según Jodorowsky:


  • El único lenguaje que aumenta el nivel de conciencia es el lenguaje del arte y de la poesía.
  • Al inconsciente le es más fácil comprender el lenguaje onírico que el lenguaje racional.
  • Aquello que atemoriza a un sujeto pierde su fuerza en el momento en que este deja de combatirlo.
  • Una enseñanza no se hace operante, no adquiere toda su fuerza transformadora, hasta el momento en que es aplicada.
  • Una toma de conciencia que no es seguida de un acto resulta completamente estéril.
  • Un acto tiene un carácter más concluyente que cualquier palabra. En resumen, un acto vale más que mil palabras.
  • En todas las culturas se encuentra la idea del poder de la palabra, la certeza de que el deseo expresado en la forma adecuada provoca su realización.
  • Para estar en condiciones de ayudar a una persona, no hay que esperar nada de ella y se tiene que entrar en todos los aspectos de su intimidad.
  • La poesía debe ser una constante en la vida para depurar el ego.
  • La realidad no es científica
  • Todo lo que arrastramos con nosotros tiene que retorcerse hasta sublimarse. Todo lo que hemos recibido es un tesoro. No es necesario eliminar una parte. Hay que fecundar lo que nos viene dado.
El acto psicomágico
Una vez el psicomago detecta cual es la pulsión inconsciente que está entrampando al consultante, le "receta" de manera intuitiva un acto psicomágico, que siempre es una tarea a realizar. Estos actos son performances llevadas a cabo por el consultante y que pueden requerir de la ayuda de otras personas para su ejecución. Lo que se pretende es que el nudo inconsciente que atrapa al consultante se realice en el mundo real metafóricamente. Estos actos pueden resultar chocantes, ridículos, transgresivos, de mal gusto, y a veces incluso chistosos. Pero con el acto también se pretende romper los círculos viciosos del comportamiento, ya sea mental, emocional, sexual o corporal. Cuando se rompe ese nudo gordiano que ataba al sujeto, aparece una nueva dimensión en su personalidad y con ello comienza el camino de la curación.

O sea, que aunque la psicomagia hunde sus raíces en el psicoanálisis (la existencia de un inconsciente incontrolado por nuestra parte racional, a la que condiciona a veces de forma traumática), se diferencia de él por seguir el camino inverso (el psicoanálisis pretende actuar sobre el inconsciente traduciéndolo al lenguaje racional, o sea, trayéndolo al consciente; la psicomagia pretende actuar sobre él haciendo que el consciente  llegue hasta el inconsciente utilizando su lenguaje simbólico, el de la poesía, los símbolos, los sueños) y por su carácter práctico: el psicoanális es meramente discursivo, la psicomagia considera indispensables los actos como motor y germen del cambio. Es decir, de la sanación.

En cierto modo, todo esto se relaciona con la idea de "incepción" que desarrollaba Nolan en su película... El poder de una idea... La educación, las relaciones familiares -no siempre tan sencillas o idílicas como desearíamos- o un trauma pueden "incepcionar" una idea en tu mente, y eso condicionará lo que eres, cómo piensas, lo que haces. Y esto se resuelve, según la psicomagia, con otra incepción, otro acto simbólico que introduce una idea "liberadora", "sanadora" en nuestro inconsciente.. Es decir, mediante el lenguaje simbólico de los actos, se introduce una idea en el inconsciente (traumática o entorpecedora en un caso, salvadora en el del acto psicomágico). De hecho, la incepción en la película también se hacía mediante actos oníricos que empleaban objetos simbólicos (el molinillo en el caso del heredero, el totem en el caso de Cobb y su esposa). ¿Coincidencia o influencia? Quién sabe. Pero si es coincidencia, y a la misma idea han llegado por separado Jodorowski y Nolan, será que no es tan descabellada.

En la actualidad, Jodorowsky vive en Vincennes, cerca de París, donde da clases de tarot y conferencias sobre sus teorías (la psicomagia y la psicogenealogía) en el Cafe Le Téméraire de la avenida Daumesnil, cerca del Gare de Lyon. Me consta que allì mucha gene le consulta y él les propone actos psicomágico. Creo que no hace falta decir que me encantaría poder acudir.

Mi interés recurrente por estos temas responde a esa sensación de que tengo un nudo dentro que no sé como desatar. Un peso pegajoso que siempre me acompaña y que reconozco cuando me entorpece, pero que no soy capaz de despegar. Conozco muy bien los hábitos mentales negativos, las ideas autodestructivas, la negra sombra, la disconformidad, lo que no me gusta pero no puedo evitar, y puedo atenuarlo u olvidarlo un rato, pero sin poder dar con su origen ni evitar su eco y sus zancadillas.

Eso sí: vivo desde hace mucho tiepocon la esperanza absurda de que un día una idea, una iluminación salvadora se me cruce en el camino, y se acalle el eco y terminen los tropiezos y las grietas ylas fisuras. Leo mucho sobre estos temas, y les doy vueltas de forma casi constante. Y tengo la impresión de seguir igual Quizás no necesite tanta palabra. Quizás necesite un acto. Psicomágico, claro. Por eso (entre otras cosas, que yo tengo mi puntito mitómano). .me encantaría consultar a Jodorowsky. En mi próximo viaje a París quizás lo intente. Aunque no trajera la iluminación salvadora definitiva que seguramente me pasaré la vida soñando, seguro, seguro, que merecería la pena.

Y es que como él dice, todo es para bien. Y vivir con esto me ha ayudado, sobre todo, a aprender y comprender. A mí misma, y a otros, lejanos y cercanos. Cada vez un poco más. Y ahí sigo. En el camino. Siempre en el camino. Porque aunque no llegue nunca, no tiene sentido ni pararse ni ir hacia atrás.




domingo, 5 de septiembre de 2010

Pájaros idiotas a la luz de la luna


Por entonces yo ya estaba haciendo amigos en la universidad y cada vez veía menos a Arturo, a sus amigos, creo que a la única que llamaba por teléfono o con la que a veces salía era María, pero incluso mi amistad con María comenzó a enfriarse. De todas formas siempre estaba más o menos al tanto de lo que hacía Arturo, y yo pensaba: pero qué imbecilidades se le pasan por la cabeza a este tipo, cómo puede creerse estas tonterías, y de pronto, una noche en que no podía dormir, se me ocurrió que todo era un mensaje para mí. Era una manera de decirme no me dejes, mira lo que soy capaz de hacer, quédate conmigo. Y entonces comprendí que en el fondo de su ser ese tipo era un canalla. Porque una cosa es engañarse a sí mismo y otra muy distinta es engañar a todos los demás. Todo el realismo visceral era una carta de amor, el pavoneo demencial de un pájaro idiota, algo bastante vulgar y sin importancia.
Laura Jáuregui, en "Los detectives salvajes" de Roberto Bolaño

¿Cuántas de las grandes cosas que han hecho grandes hombres (y que han hecho a los hombres grandes) pueden haber sido en realidad otro pavoneo demencial de un pájaro idiota, reclamando amor mediante señales de humo que todos descifran como otra cosa?

¿Cuántas de las pequeñas cosas que hacemos los que no aspiramos a ser grandes no son más que otra señal de humo, para decirle eso mismo a aquellos que queremos que nos quieran, sean estos quienes sean, incluso aunque no nos demos cuenta.?

¿Qué cosas haríamos o dejaríamos de hacer si nadie las viera, si nadie las conociera, si nadie nos quisiera ni no nos quisiera?

¿Cuánto de nuestro esfuerzo de burro amarrado tiene como cebo la zanahoria -incluso inconsciente- de un amor como promesa? Tal vez el amor de una pareja añorada, soñada o compañera. O el de un padre inalcanzable. O el de una madre ilusionada , expectante u orgullosa. O el de unos amigos lejanos, referente y frontera. O de los rostros indeterminados de personas desconocidas que nos brinden su aplauso o sus cifras.

Somos pájaros idiotas a la luz de la luna haciendo cosas grandes y cosas pequeñas, cosas sensatas y cosas inútiles, cosas absurdas y cosas nuevas,  lanzando señales de humo que dicen siempre, con el misma anhelo y el mismo miedo y la misma ansia, aunque de formas distintas, "quiéreme".

Decía Aldous Huxley que la felicidad, como el carbón de cock, era algo que se obtenía con la fabricación de otra cosa. Y puede que la grandeza (o la miseria, o la ruina) sea también algo a lo que se llega buscando otra cosa. Amor. (Recordad, sino, el Rosebud al que moría abrazado Ciudadano Kane).

La imagen -preciosa, ¿verdad?- la he tomado prestada de aquí

Más o menos sobre esto, en Robando rosas:


miércoles, 1 de septiembre de 2010

Esas pequeñas y peludas obras de arte

El felino más diminuto es una obra de arte
(Leonardo da Vinci).

Dios hizo el gato para ofrecer al hombre
el placer de acariciar un tigre.
(Víctor Hugo)

El perro puede ser una maravillosa prosa,
pero solo el gato es poesía. (Refrán francés)

Hace miles de años, a los gatos se les veneraba como a dioses.
Y los gatos jamás han olvidado esto. (Terry Pratchett)

Los perros tienen dueños, los gatos tienen "staff".
(Amanda Bell)

Uno nunca posee un gato; uno tiene permiso para estar en la vida de un gato,
 lo cual, por supuesto, es un privilegio (Beryl Reid)



Entre estas dos fotografías media  un año, pienso en la acera, dolor de piernas de tanto agacharse para llegar a su escondrijo, una diarrea desesperante, un terrible diagnóstico de PIF, días de incertidumbre angustiosa, pinchazos con Interferón, carantoñas zalameras, despertares llenos de ronroneos y arrumacos, un par de celos escandalosos (que permiten, eso sí, comprender el verdadero significado de la expresión "estar salida",), un análisis de sangre por fin negativo, una operación de estirilización, volteretas de recibimiento (una peculiar especie de aurresku gatuno) cuando volvíamos de viaje, intensas peleas (quien sabe si en serio o en broma) con el buenazo de Mich (que sabe que le toca aguantarcon paciencia los desmanes de la pequeña, porque es el mayor, qué le vamos a hacer), un par de mentiras arriesgadas a la alergóloga de Dei, mucho Vetriderm, fortaleza y aspiración diaria para paliar su alergia, calvas inoportunas en las orejas,  tratamiento contra la tiña, pasión por el cuarto de baño, seguimiento paciente y silencioso en nuestro ir y venir por casa, maullidos lastimeros detrás de la puerta, pelos por todas partes, y, sobre todo, una rara especie de amor, distinto a todos, que solo los amantes de los gatos conocen, y que surge no por las razones de la razón, sino precisamente por aquellas que la razón no entiende. Uno de esos amores inexplicables que nacen a pesar de (o tal vez por) todos los defectos y todos los inconveninetes, sin ancla, ni cálculo, ni pros,  y que precisamente por eso, es incondicional e indestructible.

Julieta no sabía que tenía una cita ineludible con la muerte, y por eso se metió debajo de un coche a esperarnos, y desde el momento en que nos encontró, la mantuvimos tan ocupada que ya no pudo acudir. Bendito momento aquel, sin el cual este año hubiera sido mucho más gris.






A juicio de los gatos, los hombres no somos más
que muebles de sangre caliente (Jacquelyn Mitchard).

Para mantener una verdadera perspectiva de lo que valemos,
 todos deberíamos tener un perro que nos adore
 y un gato que nos ignore (Derek Bruce).



Los gatos saben por instinto la hora exacta
a la que van a despertarse sus amos,
 y los despiertan diez minutos antes (Jim Davis).

Mi gato nunca se ríe o se lamenta,
siempre está razonando (Miguel de Unamuno).


En realidad la casa es del gato,
nosotros sólo pagamos la hipoteca. (Anónimo)


Si un perro salta a tu regazo es porque te aprecia;
pero si un gato hace lo mismo
es porque en tu regazo se está caliente. (A.N. Withehead)

Un pequeño gato hace que llegar a una casa vacía
se convierta en llegar a un hogar. (Pam Brown)


Los gatos siempre están en el lado equivocado de la puerta.(Anónimo)



La ciudad de los gatos y la ciudad de los hombres
existen una dentro de la otra,
pero no son la misma ciudad. (Italo Calvino)

Como saben todos los dueños de gatos,
nadie es dueño de un gato. (Ellen Perry Berkeley)



Si los animales hablaran, el perro sería un tipo muy parlanchín,
pero el gato tendría la rara gracia de nunca hablar una palabra de más.
 (Mark Twain)
Los gatos son más inteligentes que los perros.
 No puedes poner a ocho gatos a tirar  de un trineo.
(Jeff Valdez)



A los ojos del gato, todas las cosas pertenecen a los gatos.
 (Proverbio inglés)


Que te adopte un gato abandonado es señal
de que eres un tonto generoso, amable y de buen corazón.
(Giovanni Andretti)


Los seres humanos han rehecho a los perros para que se adapten a sus necesidades.
Los gatos son exactamente iguales a como eran hace diez mil años.
(Marion C. Garretty)

Uno nunca posee un gato;
uno tiene permiso para estar en la vida de un gato,
lo cual, por supuesto, es un privilegio.(Beryl Reid)


Cuatro gatitos persas, pero uno me miró. Yo extendí dos dedos tímidamente, y dos zarpas suaves se colgaron en ellos. Hubo un ronroneo de satisfacción, sospecho que por ambas partes. (George Freedley).


El único misterio sobre los gatos es por qué un día
 decidieron convertirse en un animal doméstico.
(Compton Mckenzie.)

Los gatos podían haber regido el universo,
pero no merecía la pena molestarse.
(Paul Gray)


Los gatitos siempre se las arreglan para encontrar un hogar. Merodeanpor tu casa con ese aspecto tan adorable y vulnerable, hasta que derriban tus defensas. Entonces toman el control por completo. (Lisa Scully O'Grady).


El verdadero inconveniente de la mayoría de los gatos
es su insufrible aire de superioridad. (P.G. Wodehouse).

De los gatos no puede hacerse nada útil.
(P.J. O'Rourke).


Si los gatos pudieran hablar, te mentirían.- (Rob Kopace)

Los gatitos son peludos, tienen los ojos grandes y la boquita rosa, encantadora. Esos son los atributos que se interponen entre ellos y la extinción cuando acaban de rasgar las cortinas nuevas. (Pam Brown)

Los perros acuden cuando los llamas.
Los gatos reciben el mensaje y ya se pondrán en contacto contigo
(Mary Bly)

Como el amor que despiertan, también es extraña e intensa la felicidad que sientes cuando un gato, por fin, decide venir a sentarse silencioso junto a ti.

Y en este preciso momento, escribiendo esto, con Julieta en el respaldo oliéndome el pelo y Mich a mis pies, mirándome con los ojos entrecerrados, yo soy suavemente feliz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...