jueves, 28 de octubre de 2010

Minutos musicales



¿Os acordáis cuando sólo había dos cadenas de televisión, con una brevísima programación que aseguraba a todos los programas máxima audiencia, y que cuando había algún problemilla técnico nos llamaban "señoras y señores" y nos dejaban con unos minutos musicales?  Pues ahora mismo, yo estoy inmersa en unos desbordantes problemas técnicos -demasiadas cosas a la vez, un error de cálculo, una confianza absurda en las propias fuerzas, yo qué sé...- que no me dejan tiempo para nada. Ni para robar rosas. Y mira que justo ahora, no paro de encontrarlas.
Así que como soy de la generación que creció al calor y ejemplo de aquellas dos cadenas, cuando la tecnología era tan simple que, vista con los ojos de hoy, parece infantil e ingenua y de juguete, rescato aquella buena costumbre de poner a los "problemas", música. Pero música de esa que es como la buena cara que se le planta al mal tiempo (justo como el que vaticinan para este puente, en que volveré a miña terra galega, con su cielo siempre gris y una probabilidad de lluvia del 100%, según el oráculo del AEMET). Música que eleva a  alguna potencia la energía, el ánimo, el optimismo y el buen humor.
Que nos falte tiempo, que nos falten fuerzas, pero que no nos falte optimismo y buen humor. Y si resulta que no tenemos, tendremos que inventarlo. Como sea. Tal vez, con música.
Feliz minipuente de Todos los Santos o de Halloween, que ya lo mismo es. Y que la fiesta de la muerte nos haga recordar y sentir que estamos vivos. Muy vivos.
El próximo post no sé cuando será (y eso que tengo en la recámara unos cuantos que quiero deberle a Asturias). Porque aquí sólo tenemos un canal, y por problemas técnicos nos vemos obligados a interrumpir nuestra programación. Rogamos nos disculpen y nos sonrían con indulgencia, que nos hace mucha falta.

Mientras tanto, les dejamos con unos minutos musicales, que no sé cuantos serán ni si a la vuelta, yo, que soy tan de letras, seré capaz de contarlos.

viernes, 22 de octubre de 2010

Asturias, si yo pudiera...



Las previsiones meteorológicas no eran nada buenas. Eran más bien nefastas. Pero aún así, aprovechamos los cuatro diítas del Puente del Pilar para acercarnos a Asturias, aunque el viaje nos hiciera perder en la práctica, que es donde importa, dos.

El sábado lo invertimos en no madrugar, acondicionar a nuestros gatos que se quedaban por primera vez solos y en casa (Mitch, tras un percance sanitario sufrido en Septiembre que nos obligó a hablar con su exdueña y plantearle que el minino o es nuestro para todo o la señora asumiía las consecuencias de su dolencia, ante lo cual ella de mil amores -y viendo sobre todo lo que suponía económicamente- lo declaró por fin y oficialmente nuestro) y salir con calma y lluvia hacia el norte, cruzando con calma e ilusión las tierras de Calatayud, las de Soria, las de Burgos (carretera preciosa que yo conozco ya casi como la palma de mi mano), las de León, para llegar a media tarde a nuestro destino.

Esa llegada a la casa resultó un poco complicada, porque, como en Galicia, en Asturias las indicaciones y las señales y los mapas parecen hechas por libre y sin tener nada que ver las unas con las otras. Pero llegamos cuando se hacía de noche a La Casona de Benito, donde Patricia nos esperaba, todo amabilidad y explicaciones.


La Casona de Benito es una casa rural pequeña pero encantadora. Está decorada hasta el detalle y muy cuidada, y los desayunos son variados,abundantes y en su mayuor parte caseros. ¿Quién da mas?



Esa misma noche nos acercamos a Cudillero, que es un pueblo precioso colgando de la ladera empinada de una montaña que termina justo al borde del mar. Sólo lo vimos de noche, pero seguro que de día también merecía la pena. Allí disfrutamos de uno de los encantos de Asturias: lo bien que se come, por la calidad del producto y por lo bien preparado que está.



Al día siguiente, tras desayunar, conocimos a dos caballos vecinos de la Casona, a los que Patricia acababa de dar los restos del desayuno. Dos caballos abandonados en medio de un campo vallado, dulces y cariñosos como perritos... El segundo día, nada más vernos, relincharon y vinieron enseguida a saludarnos. Yo no creo que sea capaz de montar a caballo, porque tengo un vértigo de ídem. Pero son unos animales muy especiales, y como soñar es gratis, no voy a renunciar a la sonrisa de soñar de vez en cuando con tener alguno.




Salimos, tal y como nos recomendó Patricia, hacia Occidente por la costa. En cuanto pudimos abanonamos la autovía, para hacer el recorrido costero por la antigua carretera nacional, en un recorrido mucho más largo, a la fuerza reposado y sinuoso, pero que sin duda, merecía mucho más la pena.

Nuestra primera parada fue el Cabo Vidio, que nos ofreció por primera vez lo que sería una constante de este viaje: la espectacularidad de la costa Asturiana en otoño, con las montañas adentrándose abruptamente en el mar, el cielo gris, el verde rabioso y mullido haciendo de marco al mar -a veces salpicado don alguna flor que no hace primavera, a veces vetado por el dorado, el ocre, el marrón otoñal-, el viento como banda sonora y no demasiada gente alrededor.








Del Cabo Vidio fuimos hasta la Playa del Ssilencio, de la que Patricia nos hablaba como una de las más bonitas de españa, y que, efectivamente, es espectacular. Para llegar a ella hay que bajar andando un sendero de vegetación desbordante y una larga escalera en zig zag. Pero el espectaculo geológico que ofrece merece sin duda la pena. Y verlo aparecer poco a poco, según se va descendiendo, hasta llegar a verse justo debajo, también.













De ahí fuimos a otro cabo muy cercano, el Cabo Bustos, de vistas espectaculars y una larga ruta de senderismo que, por supuesto, no nos dio tiempo a hacer. Siempre nos pasa lo mismo: nuestros viajes no son más que descubrimimentos de sitios a los que tendremos que volver.



Hacia el mediodía llegamos a Luarca, con su puerto, su faro,  y sus calles al pie de la montaña ,que es también al lado del mar:





El resto (porque esto fue sólo una mañana), otro día, que por hoy ya es bastante.

Así que esto continuará. Feliz fin de semana.

Os dejo con la canción que más escuchamos en este viaje, porque era la que más ponían en las emisoras que iban apareciendo y desapareciendo según avanzábamos entre las montañas, y que no pudimos parar de tararear.. con una versión un poco libre, la verdad. (  que lo de Alejandro, Fernando, Roberto... da para mucho). Se pega, se pega

martes, 19 de octubre de 2010

Cuestión de lógicas



Dice hoy  El Periódico de Aragón:

Un fuerte dispositivo policial con material antidisturbios se puso en marcha a las seis de la mañana de ayer en Zaragoza para desalojar el colegio de Lestonnac, donde sorprendieron a cuatro miembros del movimiento okupa que no ofrecieron resistencia, según fuentes de la Jefatura de Policía en Aragón.


El edificio ya estuvo a punto de ser evacuado por la fuerza el pasado 14 de septiembre, pero un defecto de forma en la documentación judicial impidió llevarlo a cabo. En esta ocasión, el desalojo se ejecutó ante el impago del alquiler, por lo que el caso será tramitado por vía civil en un juzgado de primera instancia de la capital aragonesa.


Nada más tener lugar la acción de ayer, se concentraron en el exterior del edificio, situado en el barrio de Torrero, alrededor de 50 jóvenes que corearon consignas contrarias al desalojo y de apoyo a los compañeros que se hallaban en el interior del inmueble. Los agentes intervinieron para disolver a los concentrados haciendo uso de sus defensas.


Los policías que penetraron en el colegio, de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de la la Unidad de Prevención y Reacción (UPR), tuvieron que forzar varias puertas y ventanas para llegar a las habitaciones donde se hallaban sus ocupantes, que fueron identificados pero no detenidos.


A continuación, se procedió a sellar y tabicar todos los puntos de acceso al inmueble para evitar que pueda ser ocupado de nuevo.
Y esto es lo que opinan los vecinos de la zona, el barrio popular de Torrero, que va levantando la cabeza poco a poco, pero con muchas ganas y dignidad, sobre un pasado de cuasichabolismo, delincuencia, pobreza y marginalidad:

El colegio de Lestonnac fue ocupado el pasado mes de abril. Desde entonces, al decir de los vecinos, se convirtió en un elemento dinamizador de la vida del barrio de Torrero.


"Daban clases gratis de guitarra y de inglés y, de vez en cuando, organizaban comidas veganas y daban conciertos", explicó Pili González, que criticó el desalojo policial. "He visto cómo pegaban a una chica cuando han intentado hacer una sentada en medio de la calle", afirmó la residente.


"¡Han cuidado del colegio con mucha dignidad, lo han mantenido limpio y han hecho mucho por el barrio!", gritó desde un balcón otra vecina.


Un residente protagonizó un momento de tensión cuando acusó a los agentes de amenazarlo con una pistola para impedir que sacara a pasear a su perro tres horas después del desalojo.


"Nos da miedo que ahora ocurra como antes de venir los okupas, que el colegio se había convertido en una especie de refugio de drogadictos", dijo un hombre que se unió al coro de los que protestaban.

Y esto es lo que decía uno de los cuatro okupas desalojado pacíficamente con toda la parafernalia contundente que utiliza la policía para los disturbios más peligrosos:

"Es una lástima", se dolió un miembro del movimiento okupa. "Estábamos a punto de organizar un encuentro sobre las nuevas tecnologías y el papel de la piratería informática que ahora tendremos que trasladar a otro sitio", añadió.

Y esto sucede en un mundo donde los políticos tienen que ir necesariamente en coches de lujo y reunirse en los más selectos restaurantes, y donde hemos terminado por asumir como normal la corrupción que llega a los tribunales y la que es imposible etiquetar como delito. En un mundo donde derecho y propiedad se usan como justificación para tantas flagrantes injusticias ilógicas e insensatas. En un mundo donde los mercados y sus fauces son la excusa incontestable para derrumbar a golpe de pluma y decreto tras decreto lo logrado durante años de extenuante escalada en derechos sociales y alivio a la ferocidad de el capitalismo (que es en economía, si algo no lo remedia la ley del más fuerte, al que solo nos cabe pedir misericordia... que no suele ser precisamente una de sus cualidades). En un mundo donde muchos se quejan de juventud vacía entregada al botellón y ser aspirante a famoso,y en  donde triunfar se confunde con salir en la tele. En un mundo donde nadie -a excepción de okupas y los pocos raros que en el mundo son- hace nada gratis y casi nada se puede conseguir sin pagar.

Todos los derechos, todos, se están convirtiendo en relativos, y son en la práctica contingentes y del tamaño que le permiten sus circunstancias. El único derecho sagrado y absoluto es ya, está claro, el de la propiedad privada. Y cuanto más grande, más sagrado y absoluto.

Cosas como esta son las que me hacen pensar que la lógica que mueve nuestro sistema tiene algún eslabón en su base que está mal.

Porque pensando un poco al margen de esa lógica y recurriendo a otra un poco más universal, balanceando pros y contras, ventajas e inconvenientes, efectos positivos y negativos, bien y mal en definitiva -aunque hoy hasta esas palabras sean también relativas-, yo no le veo demasiado sentido.

Eso sí: la actitud de los okupas y los vecinos de Torrero me ha emocionado un poco. Pero ya digo que no sé qué me pasa últimamente, que me emociono con nada.

domingo, 17 de octubre de 2010

Blowback

video

Este breve vídeo del congresista americano Ron Paul, sirve de manera muy gráfica para expresar el significado del término que da título al post.

El término “Blowback” fue acuñado por la CIA en la década de los '50. Puede asimilarse a “contragolpe”, “respuesta” o “represalia”. Se trata en definitiva de consecuencias no deseadas o no contempladas. Dichas acciones son sufridas por ciudadanos, empresas u organismos norteamericanos a lo largo y ancho del globo. Es decir, y para ser gráfico, el asesinato de un matrimonio americano en un safari en Kenia (a menudo ni recogido por la prensa) puede ser un “blowback”.


La cuestión es: ¿respuestas ante qué? ¿Por qué habrían de esperarse respuestas “indeseadas” o “no contempladas”? George W. Bush, después de los atentados del 11-S, se preguntaba: “¿Por qué nos odian?... Sencillamente no consigo entenderlo”.


La pregunta para la que Bush (hijo) no tenía respuesta, si la tenía para la CIA: la política exterior norteamericana era susceptible, para la CIA y los servicios secretos americanos, de sufrir tales respuestas. El término aparece por primera vez en documentos secretos en 1953, con motivo del derrocamiento de Mohammed Mossadegh en Irán, garantizando 25 años más de poder despótico del Sha de Persia.


Así mismo, los ataques del 11-S llevan en línea directa y descendente hasta 1979, cuando la CIA arma y entrena a Muyahidines en Afganistan para luchar contra la URSS. De hecho, la CIA preparó y diseñó las instalaciones de entrenamiento de los hombres de Bin Laden. Bin Laden empieza a distanciarse de los USA a partir de la primera Guerra del Golfo y de la instalación permamente de más de 35,000 marines en Arabia Saudita. Ahora se indica que la CIA sabe dónde se esconde Bin Laden, obviamente: la propia agencia americana ayudó a construir esos refugios y túneles en las montañas entre Afganistan y Pakistán.


A finales del siglo XX y principios del XXI, los “blowbacks” se extienden no solo a los USA, sino también al grupo de países dominantes; las llamadas “democracias occidentales” o también “los guardianes del mundo libre”. Entiéndase como pertenecientes a ese grupo, a una parte de Europa occidental,  USA, Canadá, Japón, Australia, Israel... y pocos más. Es decir, a pesar de que los mass media generalizan y muestran los “blowbacks” como indiscriminados y generalizados, estas respuestas, están dirigidas casi siempre a no más de 10-15 países de los 247 que existen en el mundo (apenas un 6%). Países como Sri Lanka, Madagascar, Cuba o Angola, por poner un ejemplo, jamás recibirán la sorpresa de ese “efecto boomerang”. Independientemente de sus países satélites y acólitos, son los USA el país que encarna hoy por hoy el poder ejemónico en el mundo. Lo ejerce, lo teatraliza y marca la senda al resto de “democracias occidentales”.


Por “democracias occidentales” se entiende básicamente a un grupo de países que dominan desde el punto de vista económico y militar el mundo. Marcan las reglas de mercado, fijan precios de comercio, venden la mayoría del armamento, poseen la mayoría de las armas nucleares, invaden los países que estiman necesarios y consideran que su régimen político y económico (el capitalismo) es el único válido y su misión es extenderlo. Todo sistema situado fuera de él, se considera como peligroso y susceptible de ser destruido.


Volviendo al inicio, es interesante comprobar y observar hasta qué punto los Estados Unidos son un imperio y ejercen política imperial y, por lo tanto, se encuentran expuestos a “blowbacks”. Estados Unidos, como potencia hegemónica en el mundo tras la II Guerra Mundial, intensifica desde el final de la Guerra Fría (una vez eliminado el enemigo soviético) una campaña (en diferentes órdenes) para obligar al mundo a adoptar su sistema económico como el válido. La necesidad de materias primas y de mercados a los que vender así lo demandaba. Denominó a ese proceso globalización. Entiéndase por lo tanto, que a pesar de que los medios suavizan el término, la globalización no es más que la extensión del sistema capitalista, el modo de vida americano y el neoliberalismo a todo el planeta.


¿Cómo se consigue? Hay tres pilares fundamentales: militar, económico y control de los medios de comunicación.

Desde el punto de vista militar, los USA mantienen más de 800 bases militares (más de 2,5 millones de hectáreas -una extensión similar a la de Bélgica-) a lo largo de los cinco continentes. ¿Por qué? ¿Cuál es el objetivo? La II Guerra Mundial acabó hace más de 50 años y la Guerra Fría hace más de 20. Es evidente que uno de los objetivos es la intervención militar en cualquier lugar del mundo, en el momento que sea necesario y con extrema rapidez. El otro (como ocurre en Okinawa), es el control y la tutela del país en el que se encuentran.


Del más del billón de dólares que el mundo gasta en armas al año, los USA gastan el 35% de esa cantidad (4 veces más que el segundo, Rusia) y participan en el 43% del comercio de armas mundial. Básicamente, USA y la OTAN más Japón y Corea del Sur, suponen el 80% de la compra de armas. ¿Contra quién se arman? Sus potenciales enemigos (Siria, Cuba, Venezuela, Irán...) gastan 20 veces menos que ellos en armas.


Los USA venden armas a países que ni siquiera tienen enemigos potenciales (como Tailandia, por poner un ejemplo) haciendo que los citados países gasten ingentes cantidades de dinero en compra de armas americanas que no necesitan (la CIA sabe muy bien cómo convencer a ciertos países para que compren armas americanas). Las empresas armamentísticas americanas y del petróleo, son las que financian las campañas de los presidentes americanos en su mayor parte. Obviamente esas compañías luego se cobran su precio.


Desde el punto de vista económico, la consigna es clara: mantener el status de los más ricos. En 1960 el 20% de la población más rica del planeta, lo era 30 veces más que el 20% más pobre. Bien, hoy, el 20% de la población más rica lo es 60 veces más que el 20% más pobre. Para cualquier analista, lo anterior supondría que el modelo que se exporta es un fracaso.


Los USA mantienen absoluto control sobre el la ONU, el FMI y el Banco Mundial. Los USA controlan el 20% de los votos del FMI y los países aliados (las 7 potencias económicas), el 30 %. Entre 8 países acaparan el 50%. Hay que recordar que para imponer cambios de funcionamiento, se necesita el 85% de los mismos. Hay que hacer ver además, que el FMI desconoce normalmente la idiosincrasia de cada país y ofrece solamente remedios únicos (y basados en el modelo americano), que generalmente conducen al país receptor de la ayuda a mayor desigualdad social, a un desmantelamiento de su sistema de protección social, y a la dependencia y al subsidio continuado por parte de los países ricos, además de a la esclavitud del pago perenne de la deuda.


Por poner un ejemplo, tras la crisis griega, el FMI y la Unión Europea, impusieron una serie de medidas que el país debería realizar para paliar su déficit. La mayoría hacían referencia a recortes de salarios y de prestaciones sociales. Pues bien: ninguna hacía referencia a que Grecia gastara menos en armamento. La razón es sencilla: Grecia es uno de los países del mundo que más gasta en armamento en relación a su PIB. ¿A quién compra esas armas? La respuesta es obvia. ¿Quién dejó dinero a Grecia? Mayoritariamente bancos europeos y norteamericanos. Dichos bancos habían recibido anteriormente “inyecciones de liquidez” de los gobiernos occidentales a muy bajo interés. Obviamente el interés que esos bancos cobraban a Grecia era sensiblemente mayor.


Estados Unidos fue el precursor de los acuerdos de Bretton Woods (que marcaban un cambio fijo tomando al dólar como moneda de referencia) y fue también el país que rompió dicha mecánica cuando necesitó “fabricar” más dinero en la década de los '70 y su moneda ya no podía ser sujetada por el oro. Lo anterior supone la creación del “capitalismo financiero”, y el hecho de que hoy por hoy, casi el 30% de la riqueza no se genere ya con la producción de bienes, sino con el movimiento, la especulación y la recolocación de divisas. De ese capitalismo hoy sabemos bastante. El capitalismo pasó de ser, tal y como clamaba Smith o Hobson “un intercambio mutuamente beneficioso entre agentes económicos” a convertirse en “monopolio, usura y explotación” apoyada por una ingente fuerza militar. Como corolario, USA modifica las reglas del juego en medio de la partida y las impone a los demás (para lo cual se sirve de uno de los pilares comentados: el militar).


Con respecto a la cuestión pecuniaria, hay que indicar que debido al control de la OMC, los USA y sus aliados, compran barato y venden caro. Básicamente el negocio consiste en eso. Las materias primas de los países pobres no paran de bajar y los productos manufacturados que obligan a los países pobres a comprar no paran de encarecerse. Así mismo, mientras el FMI obliga a los países pobres o en vías de desarrollo a una política anti-proteccionista y de liberalización de mercados, permite a los USA y sus acólitos ser una de las áreas económicas del mundo más subvencionadas y proteccionistas.


Con respecto al control de los medios, la política es clara: crear conciencia de que la única posibilidad de funcionamiento del mundo es el capitalismo tal y como está implantado. Hacer ver y creer que todo lo demás debe ser considerado dañino y peligroso y, por supuesto, que aquellos países que no estén en el redil, sean considerados como el “eje del mal”.

En definitiva, hacer ver que solo hay un único mundo posible, éste. Que la libertad, es básicamente libertad para consumir, y que el único derecho que merece la pena defenderse es el derecho a la propiedad.


Con respecto a lo anterior, solo comentar que el 80% de las noticias que se cuentan en el mundo, provienen de medios controlados por los 8 países más ricos. Desaparecida la Agencia Tass soviética, quedan como controladoras del pastel la Asociated Press y United Press International americanas, y la France Press europea. De los 16 medios que controlan la mayoría de la información, 15 pertenecen a los países dominantes y 11 de ellos son americanos. No existe pluralidad de información: básicamente es la misma linea editorial.


En definitiva, y como colofón, hay que recordar que el término que hace de título al texto, desde un punto de vista amplio, viene a decir que una nación recoge lo que siembra, aunque su población ni siquiera sea consciente de lo que ha sembrado. Desde un punto de vista más estricto, hace referencia a respuestas a operaciones clandestinas por parte de los USA en todo el mundo (que pueden desembocar finalmente en excusas para la invasión de países “enemigos”).


Los USA y sus acólitos serán en el futuro más inmediato el destinatario de distintas respuestas de toda índole y toda gravedad. Los actos que generan y generarán esos “blowbacks” se mantienen y se mantendrán en secreto, significando que los civiles occidentales víctimas de actos de represalia y sus sociedades, serán incapaces de situarlos en su contexto o entender la serie de sucesos y acontecimientos, llevados a cabo por sus gobiernos, que han dado lugar a los mismos. Lo que los ciudadanos americanos deben entender es que las acciones clandestinas de su país en un territorio X, llevan a la explosión de una bomba en una embajada americana en una país Z (transcurridos varios años), o a la muerte y secuestro de varios ciudadanos americanos en un país Y.


Mientras, estoy seguro de que cuando los ciudadanos norteamericanos o de ciertos países eurpeos, enciendan la televisión y vean un atentado contra vidas de sus civiles en la India (por poner un ejemplo), se seguirán preguntando: ¿por qué?

miércoles, 13 de octubre de 2010

Los últimos salmones







Ayer, volviendo de Asturias, se nos coló no sé bien por qué extraño fenómeno de las ondas, una emisora madrileña cruzando Santander, y escuché con un asombro que enseguida se convirtió en algo muy parecido al miedo, un anuncio de sensibilización que pedía "respeto y apoyo para los profesores" (si queréis leer más sobre esta campaña de la Comunidad de Madrid, pinchad aquí. Como las que piden apadrinamiento para los niños del Tercer Mundo. O solidaridad para las víctimas de las grandes catástrofes. O prudencia en la carretera. U oportunidades para los discapacitados. O precaución y control en el consumo de drogas.

Claro,cómo no sentir pavor. Este tipo de campañas vienen a promover lo que nadie hace cuando la situación es preocupante, y son  siempre síntomas elocuentes de la salud "ética" de nuestra sociedad.. Es decir, de sus carencias y sus problemas. Se han hecho campañas por conducción responsable, para alertar sobre abuso de drogas y alcohol, a favor del reciclaje, para el consumo racional de agua y energía, contra el abandono animal, contra los prejuicios sexistas o racistas... Y sí, por fin es oficial y supongo que alarmante: los profesores necesitamos una campaña así para que se nos tenga apoyo y respeto. Ni los camareros, ni los médicos, ni los policías, ni los curas, ni siquiera los funcionarios en general, los banqueros o los políticos necesitan una campaña que promueva los mínimos que cualquier profesional necesita para ejercer con dignidad su profesión. Sólo los profesores. Y sí, la campaña solo demuestra que esto está por fin observado, registrado, tasado por la estadística y oficializado. Porque los profes, la verdad, convivimos con ello hace tiempo.

Creo que todos los docentes hemos sido testigos o víctimas de situaciones de agresión, violencia, insulto, falta de respeto e incapacidad para ejercer la autoridad. Todos podríamos contar cientos de anécdotas en este sentido (y el que quiera, tiene este post para contar cuantas quiera) y todos hemos visto algún caso extremo en el telediario. Y creo que todos sabemos que la solución a esto no es una campaña institucional, que se hace solo para lavarse la cara y las manos, y tener alguna coartada frente a una verdadera tara social de la que nadie quiere ser responsable. Una tara. Un fallo. Una carencia. Algo que va mal pero cuyas causas y consecuencias son mucho más profundas y por tanto, deberían de ser atajadas también desde una profundidad a la que no se puede o no se quiere -cuánto cuesta distinguir estos verbos en la práctica- llegar.

En el aire que respiramos flotan continuamente las ideas que alimentan al monstruo. Por ejemplo, la idea de que para lo que ganamos vivimos estupendamente, porque tenemos dos meses en verano, y dos semanas en Navidades, y muchos puentes, y Semana Santa, y bla bla bla.  O la de que nuestra única función es atender -o aguantar- a niños y adolescentes mientras sus sufridos padres, que trabajan "de verdad", pues eso, trabajan. Bueno, que  nuestra función es esa, y dejar que consigan su título. No que aprendan, no que sepan, no que trabajen, no, no: que tengan un título.

Yo digo a menudo, porque es algo que he constatado en numerosas ocasiones en carnes propias y ajenas (pero siempre docentes) que la mayoría de los padres  firmarían sin dudar si se les garantizara que tras los cuatro años de la ESO su hijo saliera con el famoso título, aunque no aprendiera nada (y los hijos firmarían también sin titubear). Los padres se alarman solo y en el mejor de los casos. cuando las notas parecen hacer peligrar ese título prometido al final del camino. No se alarman por la incultura evidente, la mala educación escandalosa, ni por la  carencia descarada de destrezas, hábitos de estudio, capacidades, intereses o nociones culturales mínimas, no. La mayoría vienen a hablar con los profesores simplemente para conseguir aprobados, sean o no merecidos, signifiquen o no algo. Y los profesores no somos más que un medio o un obstáculo para conseguirlos.

He visto padres suplicar, amenazar o intentar sobornar por una nota. He visto padres buscar y alardear de "enchufes" para sus hijos en edad escolar. He visto padres llamar al instituto para justificar "todas" las faltas de asistencia de su niña, que tenía más de setenta. He visto a un grupo de  padres venir amenazantes a buscar a un profesor porque "para lo que le pagan, aprueba muy poco". He visto a padres llevarse a sus hijos del colegio para ir a las rebajas o para que se hicieran un tatuaje (y hasta enfrentarse con el profesor para ello). He visto a un padre acudir al centro porque a su hijo se le había sancionado por llamar "puta", a gritos y por costumbre, a una profesora, pero curiosamente, el papá en cuestión no venía ni cabreado, ni avergonzado, ni preocupado, como yo esperaría: venía exigiendo que esa profesora tuviera pruebas contra su angelito. He visto a un padre reclamar contra la expulsión  de su hijo por comportamiento agresivo reiterado, alegando que el mandárselo a casa por x días era en realidad un castigo para él mismo. He visto a un crío reclamar su suspenso en varias asignaturas de segundo de Bachillerato (cuya resolución requiere la reunión extraordinaria de los deparatamentos didácticos) sin alegar ningún motivo académico y explicando socarronamente a la funcionaria que lo atendía que reclamaba sólo para que los profesores "trabajasen un poco" (y estoy segura de que esa idea no se le ocurrió a él solito, que doy fe de que era poco ocurrente.. e intuyo dónde la habria oído, y seguramente más de una vez). He visto cosas que vosotros no creeríais... ¿o sí? ¿Tal vez incluso las intuiais también?

Hace tiempo que tengo la sensación de que a los únicos que nos preocupa la evidente falta de educación de muchos jóvenes es a los profesores. De que los únicos empeñados en que vengan a clase y no estén desperdigados y descontrolados las seis horas diarias de horario escolar somos los profesores. De que los únicos conscientes de la importancia del derecho a la educación y de mantener el logro social que ha sido la enseñanza obligatoria somos los profesores.  De que los únicos empecinados  en valorar y premiar el trabajo y en que cada uno obtenga un fruto acorde al esfuerzo invertido somos los profesores. De que los únicos que queremos que los aprobados sean reflejo proporcional de los aprendizajes, el conocimiento y el trabajo somos los profesores. De que los que queremos que nuestros chicos y chicas aprendan, y sepan, y sean críticos, y autónomos, y sean capaces de organizarse, somos los profesores. De que los únicos que queremos que esto funcione, y tenemos fe en que puede hacerlo, somos los profesores. Tal vez por eso esta campaña nos declara oficialmente especie protegida. Porque tal vez estemos en peligro. Porque tal vez estemos en vías de extinción.

Porque a fuerza de ser los únicos, puede que terminemos por contagiarnos del descrédito general de la enseñanza, y claudiquemos, y nos limitemos a firmar aprobados cada vez con más facilidad, que es lo único que el mundo parece querer de nosotros (de hecho, en Andalucía llegó a hablarse de pagar a los profesores según los aprobados, y el profesor que aprueba a todos, os garantizo que no tendrá problemas con nadie, ni con padres, ni con alumnos, ni muchísimo menos con la Administración, a la que sólo parece preocuparle camuflar las alarmantes y vergonzantes cifras del fracaso escolar). Y entonces, cuando los profesores dejasen de ser los únicos salmones nadando contracorriente de forma inexplicable,  sin que nada ni nadie les dé un motivo sólido para ello, aferrados sólo a su propio convencimiento abnegado y altruista de que lo que hacen sirve para algo, entonces, la educación, la enseñanza y la formación tendrían que ser buscadas en otra parte (apuesto que en selectos colegios privados con un enorme derecho de admisión reservado) y por otros medios (apuesto que pagando  dinero).

Tal vez de ahí venga esta bonita campaña institucional que ya sabemos que no va a servir para nada. Porque yo, como profesora, del mismo modo que creo que aprobados y suspensos deben ser reflejo de trabajo y conocimientos (o su ausencia),  creo también que el respeto y el apoyo de una sociedad hacia un colectivo (o su ausencia) son también reflejo de otra cosa. Más profunda, más compleja y más amplia que nuestros chicos de la ESO. Que son también reflejo y víctimas de esa otra realidad profunda, compleja y amplia que nadie quiere abordar o ni tan siquiera contemplar: la mierda de mundo que estamos haciendo. Y además, esa mierda de mundo se empeña en  hacernos creer que quiere cambiar a base de campañas. Me reiría, pero todo esto, que antes  me producia a veces miedo, a veces inquietud, a veces pena, ahora me produce una tremenda sensación de decepción sin esperanza. Y me temo que ese es un sentimiento bastante inútil.

Porque la caridad se pide siempre cuando no se quiere buscar otra solución, y la caridad no soluciona los problemas: los perpetúa (al evitar que estallen). Y esta campaña, en realidad, apela a la caridad con los profesores. Así que ya no hay otra solución. Lasciate ogni sperzanza voi ch'entrate. La próxima campaña tal vez sea   "apadrina un profesor".

El que pueda, que rece. Y el que no...

viernes, 8 de octubre de 2010

Tal vez no.




John Lennon - Imagine

Hoy John Lennon hubiera cumplido 70 años
y  todavía no hemos aprendido (qué pena)
a imaginar.

Hoy sería John un señor de 70 años,
tal vez separado de Yoko,
tal vez no;
Tal vez se habría operado la vista
y afeitado la barba
y cortado las canas;
tal vez no.
Tal vez estaría desencantado
tal vez habría ido desechando luchas
e imaginación;
tal vez habría dejado de soñar
o de actuar
o de escribir
o de cantar
o de fumar marihuana.
Tal vez no..
Tal vez viviría aferrado a la fama
a las cuentas bancarias
a derechos de canciones
a la publicidad
o a la esperanza de llegar a ser el mito
en que su muerte temprana le convirtió.
O tal vez no.

Tal vez hubiera vendido su vida
para alguna película de esas luego oscarizadas
o para una biografía autorizada
o para algún programa de televisión.
Tal vez no.

Quién sabe cómo serían los 70 años de John Lennon.
Quién sabe si se habría traicionado
o diluido
o hundido con sus naves arrastrado por los elementos.
Quien sabe si tal vez
o tal vez no
 seguría siendo él,
el que se declaraba celoso
y soñador que sabía que no era el único
(aun siendo único),
el que cantaba a la mujer desde el amor,
el que fue capaz de imaginar
-a quién se le ocurre-
un mundo sin países,
ni cielo
ni nada por lo que morir
con all the people leaving life in peace.
El que pidió desde la cama
una oportunidad para la paz
El que definía el amor como querer ser amado
y sabía cómo obrar el milagro imposible
de dejar que ese amor envejeciera
empezando de nuevo otra vez,
El que decía que contaras con él
cuando la noche hubiera llegado y todo estuviera oscuro
y la luna fuera la única luz que ves...

La noche ha llegado
todo está oscuro
yo no miro demasiado a menudo la luna
y John no está.

Y hoy, al recordarlo,
de verdad, no es broma ni es pose ni es nada,
he sentido unas absurdas
inexplicables
traidoras
e inconfesables
ganas de llorar.

(Últimamente lloro por nada)

Debe ser el tiempo
o la edad.

O tal vez no.

Quien pudiera
todavía
imaginar.



[Más sobre John Lennon en Robando Rosas:

Imagina

Lo bueno de lo malo

Guerra y paz

La mujer y las mujeres

¿Quién mezcló Madrid y cielo?]

jueves, 7 de octubre de 2010

Au revoir Camille


Esta fue su última fotografía en los montes de Ansó (Aragón), allá por febrero de este año. A partir de ahí, se pierde su pista, y hoy por hoy -y debido a su edad, casi 25 años- se le da por muerto.

Hasta tenía nombre, pero me atrevo a intuir que él no lo sabía. Es sencillo nombrar las cosas una a una cuando hay tan pocas. Él era, junto con la cría de Cannelle, el último oso pardo autóctono del Pirineo. Ahora mismo solo queda vivo "Canelito" para los españoles o "Aspe" para los franceses. Ese es el último ejemplar de oso pardo autóctono pirenaico. Su madre "Cannelle" fue abatida por un cazador francés en Urdos, cuando según el cazador "vio amenazada su vida por la presencia de la osa". La versión de la osa no la conocemos.

Camille, tampoco sabía que era uno de los dos últimos osos autóctonos que quedaban. Nosotros sí, por eso hoy algunos se entristecen. El drama no es su muerte, el drama es su soledad. Con ella nos condena un poco más a nosotros a la nuestra. El drama no es su ausencia en las cordilleras pirenaicas, el drama es la asuencia de los suyos.

La ausencia del Bucardo, del lobo, de los osos, del quebrantahuesos y otros tantos pobladores del Pirineo, nos empobrece como especie un poco más cada día. Mientras nos perdemos en debates sobre quién tiene más derechos, si los cazadores o los pastores o los animales o si las indemnizaciones son justas o injustas, y mil cosas más; ellos se van marchando. Dentro de poco todos esos debates anteriores ya no tendrán sentido. Tendremos unos montes llenos de ovejas, de campos rasos y de cultivos extensivos. Tendremos unos montes vacíos de vida.

En mi opinión solo hay una conclusión clara: nuestra incapacidad para convivir con el resto de habitantes (con los mismos derechos que nosotros) del planeta, es aterradora. Somos incapaces de ello.

Cuando al mirar ya no veamos nada más que a nosotros mismos y a nuestras grandes obras, quizás entonces podamos entender.

"Este destino es un misterio para nosotros, pues no comprendemos el que los búfalos sean exterminados, los caballos bravíos sean todos domados, los rincones secretos del bosque denso sean impregnados del olor de muchos hombres y la visión de las montañas obstruida por hilos de hablar.


¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.

¿Qué ha sucedido con el águila? Desapareció.

La vida termina. Ahora comienza el sobrevivir."

Atribuida al Jefe Indio Seattle

 
 

martes, 5 de octubre de 2010

Cuentos IV. De la desilusión y la pena



"En el barrio de Cerro Norte, un suburbio de la ciudad de Montevideo, un mago ofrecía una función callejera. Con un toque de la varita, el mago hacía que un dolar brotara de su puño o de su sombrero.

Cuando terminó la función, la varita mágica desapareció. Al día siguiente, los vecinos observaron que un niño descalzo andaba por las calles, varita mágica en mano; golpeaba con la varita cuantas cosas se encontraba en su camino y se quedaba un rato esperando.

Como muchos otros niños del barrio, ese niño de nueve años solía hundir la nariz en una bolsa de pegamento."

E.Galeano


La mayoría de esos niños inhalan para escapar de la miseria que envuelve toda su vida. Son el escalafón más bajo dentro de nuestro orden social: son nuestros "chandalas". Los otros niños pobres aún pueden servir como mano de obra barata: cosiendo balones, arañando vertederos, ofreciendo sus jóvenes cuerpos... Pero el sistema no puede absorberlos a todos. El resto, los que sobran, no son rentables ni lo serán jamás. El mercado no los necesita, ni los necesitará jamás. Su viaje de mierda, entre la caja de zapatos que fue su cuna y el rincón o la cloaca donde mueren, seguramente será interrumpido por una bala o una navaja, una paliza o algún atropello. Jamás nadie los quiso, jamás nadie los querrá. Nunca, en toda su miserable vida, sentirán lo que es eso.

En un sistema donde el derecho a la propiedad practicamente es el único derecho, a ellos ni siquiera los quiere en propiedad nadie: al contrario, ellos no poseen nada. Si los "nadies" cuestan menos que la bala que los mata, los hijos de los "nadies" son solo sombras, espectros que vagabundean por los caminos abiertos de una sociedad que les enseña en escaparates y televisiones lo que les niega permanentemente.

El final de sus días está marcado en una esquina de cualquier barrio de mierda, tumbados, inertes bajo la lluvia, con su pequeño cuerpo encogido y sus grandes ojos negros abiertos al cielo, mientras furgonetas llenas de "nadies" que se dirigen a los basuseros cercanos, los esquivan como a un mero obstáculo y mientras otros desarrapaditos observan, por si alguna de las prendas del desgraciado pudiera servirles, o por si todavía quedara algo de pegamento que llevarse a su pequeña nariz, en sus bolsillos.

Unos 150 millones de niños viven en esa situación en todo el mundo.

domingo, 3 de octubre de 2010

El poder del amante...




Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

ERNESTO CARDENAL


...y la fragilidad del amado.


(Más sobre amantes y amados en Robando Rosas, pinchando aquí)






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...