martes, 1 de febrero de 2011

Lo urgente y lo importante

Echo mucho de menos robar rosas. Poder dedicar unas horas a que broten las ideas, y que una me lleve a otra, y esa a otra, y esa a otra, e invertir una tarde perezosa en escribir un post, buscar algún vídeo, corregir y retecorregir los errores, las redundancias, los "farragos" que se me salen por todas partes y sin querer. Echo de menos ver como crecen las lágrimas en las lluvia, y poco a poco los números al lado de las etiquetas. Echo de menos el refugio y la mirada a la senda que serpea post a post, haciendo camino al andar.
Echo de menos andar para ir a ninguna parte sin tener que pensar todo el rato en llegar o no llegar.

Pero las circunstancias mandan, y no tengo ni horas para la divagación ni tardes para las rosas. Incluso escribir esto es un acto de nostalgia, de rebeldía, de capricho y de esperanza. Para recordarme que volveré, en cuanto me deje mi vida, Porque escribo esto casi con la comida en el plato, y mirando el reloj que amenaza con la hora de correr, de nuevo, a mi clase de inglés, cuyo examen ruge el martes, y tengo un libro por terminar, y cuatro exámenes que poner para la próxima semana, y una entrevista con el inspector el próximo miércoles, y mi Diente de león que necesita mi soplido, y mi Biblios completamente abandonado,  y por si todo esto  fuera poco, el azar de mi apellido se ha confabulado con el orden alfabético, y me ha obsequiado con un bonito expediente disciplinario por instruir. Y eso, sin contar conque soy aprendiz agobiada y permanente de profe de Español para extranjeros, y creo que estaba haciendo algún curso también sobre eso.

Así que las rosas que robe por hora serán como mucho, desahogos y paréntesis, Porque lo útil  y lo práctico y lo urgente me roba a mí el tiempo que debería dedicarle a lo importante. Que sigue siendo, claro, robar rosas.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Tareixiña verinesa,
robas menos rosas rojas,
pues te ocupan las congojas
del deber que siempre apresa.
No desfallezcas, Teresa,
que ya se avista la calma
que anhelando está tu alma,
y de nuevo en rojas rosas,
como siempre muy hermosas,
tu jardín tendrá la palma.

Bikiños de David e Isa, con una décima sin fiebre

kamala dijo...

jajaja ¡Muchas gracias por la décima!

Que yo aquí seguiré, aprendiendo a nadar en vasos de agua. Lo segundo más importante después de robar rosa.

¡Moitos bicos a ambos!

NoSurrender dijo...

ay, qué bien te comprendo. Yo tampoco tengo tiempo para nada, lo que me produce una sensación de fraude vital que me incomoda. Qué ganas de jubilarme :)

Besos y tiempo!

kamala dijo...

Sí... Nos estamos dejando tantas cosas en el camino que nunca hemos de volver a pisar. Qué mierda.

En fin, supongo que en algún momento la vida nos devolverá algo del tiempo que nos debe.

Besos y tiempo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...