martes, 29 de marzo de 2011

Tan cerca. Tan lejos

¡Qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama!
Lo que espero, ¡ay!, es mi pasado.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Solo es nuestro lo que perdimos
JORGE LUIS BORGES


Hay días en que cualquier detalle se convierte en una excusa que enciende el retrovisor. Sin saber cómo ni de dónde, la nostalgia ataca y miras tu ayer como si fuera de otra.... Los rostros que lo poblaron y las miradas silenciosas, fugaces y eternas que dejaron... Las mañanas de sol aquellas que amenazaban ya primavera, de camino tarde al instituto, intuyendo un encuentro azaroso que casi nunca lo era.,,, El despertar con la ilusión en la garganta, y la promesa de lo que vendría ríendo como un cascabel en la imaginación... Cuando la semana que viene era lo más importante de tu futuro, y tus incertidumbres más pesadas eran solo las del corazón.... Cuando no era demasiado pronto ni demasiado tarde para nada, cuando todo era primavera aunque tú te empeñaras en vestirla de otoño... Pero era primavera, aunque tenga que ser ahora esta otra, primavera, la que lo demuestre.

Y es tan fácil confundir nostalgias y premoniciones, ecos y anuncios, recuerdos y deseos. Y es tan fácil, a pesar de saber que están tan lejos, por cualquier excusa, tal vez por  un sol insolente y mañanero, sentirlos de pronto tan aquí. Tan cerca que sientes cómo te oprimen el pecho. Tan lejos, que la memoria de las tripas tiene que ponerse de puntillas para mirar por encima del tiempo.

Tan cerca. Tan lejos.


Más nostalgias en Robando Rosas (son tantas, que podría hacer un tratado):



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...