jueves, 14 de abril de 2011

Hoy no

Hoy no puede ser el día de los quijotes nostálgicos
celebrando el sueño que pudo ser y no fue.

Hoy no.
Hoy no puede ser el día del recuerdo
ni el homenaje estéril a los muertos que perdieron su piel
en el camino en el que creían
con rabia y con ideas
con convicción y manos
con flores y con barro
con brazos y corazón
con rabia y con idea
con maza y con cincel,

Hoy no.

Hoy no puede ser el día
de ladrar a la luna y dejar que la tercera sea un sueño
que tal vez llegue
en un mañana lejano y etéreo como una interrogación.
Hoy no puede ser otra vez vivir en un mañana efímero
que sigue siendo efímero ochenta años después.

Hoy no.
Hoy no puede ser el día del recuerdo y el brazo caido,
de la añoranza de lo que no conocimos y nos contaron
ni de la resignación por lo que conocemos
 aunque nunca nos lo cuenten de verdad.
Hoy no.
Hoy no puede ser el día de sentirnos buenos
por recordar a aquellos que sí creyeron y si hicieron
y sí se mancharon
y si se atrevieron
a dar pasos de gigante
a ser los gigantes a cuyos lomos nos subimos
para mirar al horizonte
medio siglo después
y tantas veces no lo contamos
y tantas veces no se lo agradecimos
y tantas veces, incluso, lo olvidamos.

Hoy no.
Hoy no puede ser el día de gestos y canciones y colores pasajeros
para mañana volver al circo nuestro de cada día
aunque sea viernes, y semana santa
y los analgésicos nos ayuden a sobrellevar la decepción
y el dolor.
Hoy no.

Hoy no puede ser de nuevo el día
en que todos sabemos que lo nuestro
es ver, oir y hablar
solo para hablar
a ratos
a solas
y entre los nuestros,
solo para quejarnos
de que nada cambie
solo porque en el fondo y a nuestro pesar
nos creemos
lo que ellos quieren
lo que les interesa:
que nada puede cambiar.

Hoy no.

Hoy no puede ser el dia de nuevo
en que nos quedemos en briznas al viento
que no saben dónde acabarán.
Hoy no puede ser el día de nuevo
del abismo entre la palabra y el hecho
entre el sueño aquel
 y esta, la de siempre,
 la realidad.

Hoy no.

Hoy no puede ser el día
de mirarnos y cuidarnos el culo
cada uno el suyo
nunca el nuestro
que esa es la trampa
que hará que nada ni nunca
pueda cambiar.

Hoy no.

Hoy no puede ser el día en que intentemos convencernos de nuevo
-qué cansancio, qué aburrimiento-
de que otro mundo es posible.
Porque es mentira.
No es posible.
Es urgente.

Es imprescindible.

Así que hoy no.

Salud y república.

 Y basta ya.


Otros 14 de Abril en Robando rosas:

1 comentario:

NoSurrender dijo...

"Aunque el otoño de la historia cubra vuestras tumbas con el aparente polvo del olvido, jamás renunciaremos ni al más viejo de nuestros sueños" Miguel Hernández.

Salud y República!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...