jueves, 18 de octubre de 2012

Tened presente el hambre: recordad su pasado.



Por hambre vuelve el hombre sobre los laberintos

donde la vida habita siniestramente sola.
Reaparece la fiera, recobra sus instintos,
sus patas erizadas, sus rencores, su cola.

Se ejercita en la bestia, y empuña la cuchara
dispuesto a que ninguno se le acerque a la mesa.


Ayudadme a ser hombre: no me dejéis ser fiera

hambrienta, encarnizada, sitiada eternamente.


Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente,

los que entienden la vida por un botín sangriento.

M.Hernández



Tened presente el hambre.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...