martes, 8 de marzo de 2016

Mujeres y letras


¡Oh género femíneo, encogido y frágil! ¿Por qué no fue también a las hembras concedido poder descubrir su congojoso y ardiente amor, como a los varones? Que ni Calisto viviera quejoso ni yo penada.


Agonizaba ya la Edad Media cuando la enérgica voz de Melibea se alzaba, por primera vez en lengua castellana -al menos, hasta donde yo sé- contra el papel de mero objeto de deseo pasivo y dependiente, y nunca de sujeto deseante, que la vida en sociedad parecía haber asignado implacable e inexorablemente a las mujeres.

Y no solo de palabra: también Melibea, personaje insólito de nuestra literatura durante siglos y siglos, romperá con convenciones, ataduras y sentimentalismos impuestos para disfrutar de la vida (concretamente, del sexo) sin tener en cuenta  nada más, y cuando su amante Calisto muere, ella sólo lamentará no haber gozado más del gozo. Claro que el judío converso Fernando de Rojas hacía que esta actitud fuera consecuencia de la intervención demoníaca de una bruja, y el argumento de su obra era  una durísima diatriba contra la sociedad hipócrita que había obligado a convertirse a los judíos por una cuestión religiosa y ahora seguía relegándoles a la posición de ciudadanos de segunda, mostrándonos un mundo en que los valores no son más que cáscaras vacías que esconden las pasiones de unos seres que conviven aislados entre sí por su profundo egoísmo.

jueves, 3 de marzo de 2016

Amantes y amados



Dice Antonio Gala en La pasión turca:

"Nacemos con el papel de amante o amado repartido, y ése es el que representaremos durante nuestra vida. (...) Claro que el amado es un poco amante, y el amante, algo correspondido; pero la actitud previa y esencial la tiene cada uno señalada. En cada relación amorosa hay, en último término, un devoto y un Dios, un amo y un esclavo; hay quien rompe a hablar y hay quien responde. Para opinar, habremos de tener en cuenta lo que sabemos y lo que intuimos: el primer golpe de vista es importante.

martes, 1 de marzo de 2016

Marzo marcea.


Ya el campo estará verde
debe ser primavera
cruza por mi mirada
un tren interminable
el barrio en el que habito
no es ninguna pradera
desolado paisaje
de antenas y de cables
JOAQUÍN SABINA

Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.
(...)
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
ANTONIO MACHADO

A las aladas almas de las rosas
de almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.
MIGUEL HERNÁNDEZ

Mientras la vida enseña los dientes,
marzo marcea
y sonríe
porque esconde,
yo lo sé,
otro milagro de la primavera.

Porque no importan los dientes
que nos enseñe la vida
ni el tiempo
ni la edad,
los poetas demostraron
(aunque hoy ya pocos les crean)
que la primavera
está llena de milagros.

Y mi corazón espera
hacia la luz y hacia la vida.

Y marzo marcea.
Bienvenido, pues,
(que dirían en esta tierra ;)

Marzo es, tal vez, mi mes preferido. En un foro en que participaba hace tiempo, había un test de esos tontos de personalidad que incluía la pregunta de qué mes serías si fueras un mes. Yo puse marzo, claro, y la mayoría ponía, curiosamente, el mismo mes en que había nacido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...